Memoria 'verdolaga': el día que Atlético
Nacional fue un Huracán y eliminó al equipo argentino
Fotomontaje: VAVEL Colombia

Hoy inicia la Copa Sudamericana para Atlético Nacional. La 'otra mitad de la gloria' ha sido un torneo bastante esquivo para los dirigidos por Osorio, de hecho, el equipo colombiano ha llegado a tres finales, de las cuales perdió dos y  la otra no se jugó por el accidente de Chapecoense.

Sin embargo, el equipo de la ciudad de Medellín sueña con el título en esta edición y para lograrlo, deberá empezar con pie derecho ante Huracán de Argentina, el mismo rival contra el que comenzó su exitoso camino en la Copa Libertadores de 2016.

El 3 de mayo de ese año, Atlético Nacional y Huracán protagonizaron uno de los encuentros más recordados de la Copa Libertadores. En aquel entonces, el equipo dirigido por Reinaldo Rueda era uno de los favoritos al título (que terminaría ganando) mientras que los de Eduardo Domínguez apelaron al coraje y al arbitraje para justificar su eliminación.

Luego del 0-0 en Parque Patricios, el 'Rey de Copas' colombiano recibía en su estadio y ante su gente a un Huracán que desde el principio del partido quiso llevar el partido al duelo físico.

No obstante, el equipo local mantuvo su idea de juego lírico, ofensivo y productivo durante los 90 minutos. En este sentido, Víctor Ibarbo abrió el marcador con un penalti ejecutado al minuto 24.

Huracán empataría el juego tan solo dos minutos después, con gol de Cristián Espinoza que fusiló a Armani. Con el 1-1 los argentinos estaban consiguiendo la clasificación, por lo cual Domínguez fortaleció la zona defensiva.

Para el segundo tiempo apareció el show de Alejandro 'el Lobo' Guerra. El venezolano anotaría dos golazos para sacar ventaja en el partido. El primero de ellos luego de una pared con Orlando Berrio y una posterior acción individual donde gambeteó a 2 rivales para definir por medio de las piernas, del actual arquero de Boca, Marcos Díaz.

Mientras que el otro tanto, Guerra lo anotaría luego de aprovechar un rebote en el área de Huracán y definir al palo más lejano de Huracán.

Con el 3-1 en el marcador y el fútbol arrollador de Nacional parecía imposible que el globo tuviera chances de descontar. Sin embargo, Ramón Abila le pondría suspenso al partido con un golazo (3-2) de chalaca pese a que estaba ligeramente adelantado.

En los últimos 10 minutos Nacional supo aguantar las arremetidas de Huracán y lo líquido con un gol de Jonathan Copete en un contragolpe al minuto 93.

De esta manera, el encuentro finalizaría 4-2 a favor de un equipo verde que le hizo tributo al fútbol bonito frente a un Huracán que desahogó, escondió y justificó su inferioridad futbolística en el juez central del compromiso.

Por esto, el partido de hoy por Copa Sudamericana es llamativo y especial para ambos elencos. Nacional tiene la obligación de ganar por buena diferencia ante su gente, Huracán buscará un resultado que deje la serie abierta para la vuelta en Argentina.

VAVEL Logo