Santa Fe y un mal inicio de temporada
Foto: Caracol Radio

Para nadie es un secreto que el final de la anterior temporada fue algo histórico, impensado hasta para el más incrédulo en materia de fútbol y soñado por cualquier aficionado que sigue a su equipo las 24 horas del día.

El héroe, Harold Rivera, que llegó a Santa Fe a tratar de menguar un poco el desastre dejado por la inexperiencia, improvisación y la manera incorrecta de manejar un equipo. Rivera terminaba el 2019 sin trabajo, pero el milagro ocurrió y se ganó el corazón de la hinchada a punta de buen fútbol, seriedad y trabajo.

Y no es para menos, los siete partidos en línea ganados, un clásico que difícilmente olvidaremos por las genialidades de Balanta, Sambueza y los demás guerreros que defendieron los colores y el escudo frente a su máximo rival, nos permitieron terminar a un paso de la final, olvidando claro está, ese último partido frente a los diablos rojos.

Llega el 2020 con un Santa Fe de cambios, la ida de Roa, Salazar, Duque y Balanta, hicieron ver en apuros al técnico tolimense para rearmar el equipo y dar los mejores resultados para este año. 

La expectativa es grande, el punto tan alto que se dejó en el remate del semestre obligaba a Rivera a dar resultados en las primeras fechas, pero, ¿qué ha pasado? ¿por qué aún no se ha dado la victoria? ¿estaremos de nuevo con el miedo de repetir una crisis que nos llevó al desespero?

Dos empates y una derrota reciente ante Águilas Doradas es el balance de estos tres primeros partidos del semestre, el equipo en un 70% es el mismo que terminó la temporada pasada; donde más hubo cambios fue en la delantera, los dos que marcaban la diferencia eran Balanta y Duque que ya no están, Anselmo y Miranda pasaron sin pena ni gloria, por lo tanto se debía reemplazar a esos jugadores un perfil muy similar, pero aún los que llegaron, Valdés, Cucchi, Orozco, Gómez, no han mostrado lo que se quisiera.

Colectivamente, vimos en la era Rivera, un equipo compacto, inteligente, ordenado, que llegaba al ataque y al área rival con velocidad y explosión, con Arboleda y Balanta que explotaban la zona derecha y Herrera por la zona izquierda, las genialidades de Sambueza y Velázquez, y un Pérez y Giraldo que actuaban como muro de contención para destruir los ataques rivales.

Ahora, para este semestre poco cambió en nómina, a parte de los delanteros hemos visto un buen arranque de Jeisson Palacios quien ya anotó hasta ahora el único gol del equipo en empate 1-1 ante Envigado.

En estos tres partidos Rivera ha probado distintas variantes en el frente de ataque, y ahí ha estado el problema, el bendito problema que acoge a los cardenales desde hace ya varias temporadas: La Definición

Se han dado las variantes: Valdés – Cucchi, Gómez – Cucchi, Orozco – Valdés como inicialistas y aún hemos visto más goles desperdiciados que goles anotados, los palos, los tiros cerca a la red, arqueros que han salido figuras por detener una y otra vez los remates cardenales.

Aún falta terreno, pero recordemos que en este semestre sólo clasifican los cuatro primeros, así que el número mágico rondará los 35-37 puntos y para ello hay que empezar a sumar y no regalar puntos de local, como sucedió frente a Envigado, partido que se hubiera podido ganar, así mismo contra Águilas, aún falta ver ese equipo compacto y ordenado, con sorpresa y velocidad, es difícil exigir que los nuevos jugadores rindan en un 100% o que suplan toda la necesidad, pero el tiempo apremia, necesitamos a un Velázquez y Sambueza más conectados y mostrando ese liderazgo y generación de fútbol, que quizás la ha habido, pero como siempre, la puntada final no esta tejida, necesita el profesor Rivera más trabajo adelante, y no desconocemos su trabajo, sé que al igual que los hinchas está preocupado por eso.

El equipo va mejorando, sí, pero sin definición será muy difícil conseguir los resultados y los puntos necesarios, hay que cuadrar la caja y empezar a ganar.

Vienen retos muy exigentes, Junior el próximo sábado, América, el 'vecino' azul, Nacional y luego otro clásico ante el cuadro de la corporación azul y blanco s.a. Donde Harold y sus muchachos deberán contrarrestar este mal inicio, que no es terrible, pero si debe dejar una sensación de inconformidad ante la premura del tiempo y la necesidad de sumar, mucha fe y mirando hacia adelante. ¡Vamos Santa Fe!

MEDIA: 5VOTES: 55
VAVEL Logo