Independiente Medellín aprovechó su casa y se lleva la mínima
diferencia para Argentina
Foto: DIM Oficial

El plantel de Aldo Bobadilla llegaba a este encuentro en deuda con su hinchada, gracias a que, en sus últimas dos actuaciones el desempeño del equipo fue en decadencia, sin embargo, en una noche donde el capitán del rojo, Andrés Ricaurte, tomó el timón del partido, el poderoso sacó en su casa un 1-0 importante para ir a Argentina a definir la serie.

Desde que rodó el balón en el pitazo inicial, se vieron dos escuadras con movilidad y ritmo, deseando aumentar el marcador, pero, el equipo que oficiaba como local, fue quien pudo tener en su mayoría la pelota, sometiendo al rival a jugar en campo propio y a estar concentrado plenamente en defender su arco.

Justo en el primer cuarto de hora, una muy buena proyección por la banda izquierda de Yulián Gómez, genera la asistencia al dueño de la zurda mágica, Andrés Ricaurte,  para embocar el primer y único tanto del partido, obra de un remate rastrero pegado al palo de la mano izquierda, donde el arquero no llegó.

Atlético Tucumán no tuvo chance de reaccionar y en un remate al minuto del gol de Javier Reina, que pasó muy cerca, alertó aún más al club y en medio de desesperación, el gigante del norte buscó la recuperación por medio del juego fuerte y rápido, sin embargo, se encontraron con un oponente que supo manejar el espacio de sus jugadores en el terreno y anticiparon en la mayoría de intenciones de empate, controlando el tiempo de juego  con orden y táctica.

Independiente Medellín seguía con la tenencia de la pelota y en medio de las ideas de su '10' encontraba la vía indicada para generarle peligro al decano, especialmente dándole juego al lateral izquierdo, pieza que fue fundamental en el desarrollo del partido, producto de la versatilidad y agilidad del 'Rey' con el esférico. De esta manera, concluyó la primera mitad, donde Tucumán no tuvo claridad en su juego y no se vió con ideas.

Para el segundo tiempo, el decano de Argentina, salió con el afán de la igualdad y en los primeros 20 minutos de la parte complementaria,  jugó en campo contrario, tuvo  varias oportunidades desde el tiro de esquina con Gissi y Ortíz, y tiros libres que no logró concretar, puesto que el guardameta Mosquera, brindó siempre seguridad al pórtico rojiazul, en una de esas hubo una acción de gol que fue anulada por falta a él mismo.

Aldo Bobadilla notó el dominio del rival y mandó a la cancha a Leonardo Castro por Balanta, buscando regresar a la zona de ataque, cambio que surgió un poco de efecto y Medellín recompone para contrarrestar la intensidad que propuso el rival. De ahí en adelante el partido bajó mucho el ritmo, no obstante, el estratega Paraguayo persistía en el ataque y en el minuto 67, ingresó a Edwin Mosquera por Larry Angulo, dejando al equipo con un solo volante de marca en el momento más crucial del partido. Lo que la gente no pensó fue, que este chico de tan solo 18 años sería una pesadilla para la defensa argentina.

Para el final del encuentro, los jugadores de Tucumán se vieron obligados a jugar al pelotazo y a la contra, por momentos lo intentaron en los rebotes que DIM dejó pasar por alto, pero esto no trascendió en el marcador. El equipo del pueblo debe planear y analizar muy bien el partido de vuelta, con el que sueñan llegar a la fase grupos.

VAVEL Logo