Jesús Villalba: "Clasificamos con la ayuda de Dios"

El portero proveniente del Bajo Cauca antioqueño se ha encargado de que su equipo reciba pocas anotaciones en el Ponyfútbol y reduciendo el margen de error de su equipo a la hora de conseguir los resultados.

Jesús Villalba: "Clasificamos con la ayuda de Dios"
Foto: Darío Serna

El guardián del arco naranja Jesús Gabriel Villalba Vides le ha entregado la seguridad que necesita el Municipio de Envigado mientras sus compañeros hacen el trabajo de marcar los goles que conduzcan a la victoria.

En este Festival de Festivales 2018, Villalba solamente ha concedido dos goles de los cuales uno terminó en empate y otro en victoria, imprimiéndole mucha confianza a la zaga defensiva para que cada día hagan un mejor trabajo.

"Con la ayuda de Dios ganamos en el día de hoy y ahora a seguir trabajando para poder clasificar a la final", fueron sus primeras impresiones tras la cerrada victoria contra el conjunto de Santa Mónica Campo Alegre.

Este portero de 12 años que lleva un año con los naranjas es nacido en Caucasia, Antioquia, pero se identifica más con el municipio de Montelíbano, Córdoba.

"Fue difícil la victoria pero se consiguió el objetivo, ahora hay que seguir dando todo para lo que se viene", opinó el cancerbero de la Cantera de Héroes.

Su arquero profesional a seguir es el costarricense Keylor Navas por su técnica, reflejos y liderazgo positivo, en el que sueña poder emularlo en el Real Madrid.

Sobre la preferencia entre Los Alcázares y el Deportivo Cali como los posibles rivales en la semifinal, "No importa cuál sea, para ganarles hay que trabajar duro y esperamos conseguirlo con la confianza de los profes y de mis compañeros".

Su alta estatura lo favorece bastante en los juegos aéreos y en los disparos altos, entregándole una gran ventaja frente a los rivales de menor talla en el campeonato.

Envigado tiene el privilegio de tener a uno de los goleadores del campeonato y a uno de los porteros menos vencidos, lo que lo ratifica como uno de los favoritos para llevarse por quinta vez en la historia el Festival Ponyfútbol.