Análisis Millonarios vs. Once Caldas: sigue sin sobrar

El segundo tiempo del equipo azul mostró una cara diferente a la de otros partidos, con Ayron del Valle siendo el delantero de los goles, pero sigue el sufrimiento por anotar.

Análisis Millonarios vs. Once Caldas: sigue sin sobrar
FOTO: Caracol Radio

La victoria del domingo de Millonarios por 2-0 contra Once Caldas, en juego disputado en el Estadio El Campín, fue el regreso del equipo a la actividad del fútbol colombiano luego de tres semanas de descanso.

Al campo de juego, Miguel Angel Russo tenía las novedades de Santiago Mosquera ausente y Jáder Valencia como titular en el juego, además del regreso de Juan Guillermo Domínguez a la zona de volantes para acompañar a Jhon Duque en la contención:

El primer tiempo se puede resumir como un largo bostezo, con dos equipos que no sabían a qué jugar, los azules tratando de buscar espacios, tocar el balón y buscar definidores en el área, pero nada le funcionaba a los bogotanos, lo que parecía increíble porque se enfrentaban a un Once Caldas limitado y con pocas fichas para provocar daño.

No se sonataba una pizca de cambio, ni una gota de mejoría en un Millonarios que tuvo tres semanas de preparación para conseguir algo mejor de lo que estaba mostrando.

En la parte complementaria llegaron los cambios, con el ingreso de Elíser Quiñones, discutido por su pésimo rendimiento en los anteriores juegos, reemplazando a Valencia, quien no entró en el circuito de ataque en su tiempo de juego.

Las cosas no fueron cambiando mucho, aunque se notaba un poco más de movilidad pero sin nadie que abriera un camino de ataque más claro, sólo hasta la acción de penal de Maximiliano Núñez, algo polémica porque no se vio bien la falta pero siendo aprovechado por Ayron del Valle, quien completaba cuatro partidos seguidos anotando.

Vino el ingreso de Dúvier Riascos, quien regresaba a las canchas tras su lesión en agosto por la Copa Colombia, pero se le notaba la falta de ritmo porque no consiguió atinar en los pases, el espacio o al menos en disparar, en esta última falló el penal que podría haber aumentado la ventaja.

Como en partidos anteriores, Millonarios hizo sufrir a la afición al no asegurar la victoria, aunque el trabajo defensivo no estuvo mal, para ser más exactos, no pasó trabajo pues Francisco Maturana no tenía con qué hacer daño.

Para terminar el juego, fue Ayron del Valle quien se encargó de sacar del estancamiento a los azules, con una gran definición que acabó con el 1-0 de pasados encuentros.

Se vio más de lo mismo la mayoría de ocasiones, pero se siente un respiro el saber que Millonarios pudo hacer más goles y aferrarse al grupo de clasificados.