Carlos Cuesta: "La respuesta del equipo fue la acordada en el camerino"

El defensor central habló tras la paliza al Deportivo Cali por 5-1 que terminó dejando la Liga en la vitrina verde. Con 18 años fue titular indiscutible y ya demuestra que tiene corazón de campeón.

Carlos Cuesta: "La respuesta del equipo fue la acordada en el camerino"
Carlos Cuesta en la Sede Deportiva de Guarne | Foto: Juan Camilo Álvarez - VAVEL Colombia

Carlos Eccehomo Cuesta Figueroa: los futboleros de ley ya tienen apuntado ese nombre. Nació el 9 de marzo de 1999 y no hay un solo hincha de Nacional que discuta su titularidad. Junto a Henríquez aprendió todo lo necesario de su puesto. Junto a Francisco Nájera, hizo un partido redondo y facilitó la labor de Franco Armani. Es de la misma camada de Dávinson Sánchez, que desde que llegó al Ajax es el jugador colombiano con mayor regularidad en Europa. Y, al igual que Dávinson, su experiencia en la cancha parece duplicar la edad que consta en la cédula.

Carlos Cuesta es un jugador maduro al que no le cuesta admitir errores: "En Cali no nos salió nada, no se hizo un buen trabajo". Sin embargo, "este equipo tiene buena memoria futbolística y por un partido no se iba a perder, acá en el Atanasio siempre hemos sido fuertes y hoy no fue la excepción". El nivel general del equipo estuvo a la altura de una noche soñada. El Atanasio fue una caldera que se devoró al Deportivo Cali, que pudiendo jugar de igual a igual pagó cara la especulación.

Sin embargo, es de los jugadores más jóvenes del plantel. Esto representa muchas cosas. Por ejemplo, cuando le preguntaron qué sentía en los días previos la respuesta fue clara: "De todo: ansiedad, nervios, el saber que se podía dar o no se podía dar". Por fortuna para los intereses del cuadro paisa, corazón y cerebro se alinearon para lograr el objetivo: "La respuesta del equipo fue la acordada en el camerino". Pasados 15 minutos el equipo había logrado apagar el incendio que se desató en 'el Coloso' de Palmaseca. A pesar del gol de Duque que llenó de dudas a jugadores y espectadores, el primer tiempo terminó con un 3-1 que igualaba la serie y forzaba los penales.

"En mí se ha hecho un trabajo desde divisiones menores, desde mi casa", prosiguió Carlos Cuesta. Es un hombre agradecido y esto lo demuestra en su labor. Muchos de sus compañeros llegaron ya consagrados o, por lo menos, con bastante rodaje en el primer equipo. Para él, "el solo llegar a estar en el plantel profesional desde hace un año para mí fue una sorpresa. No por el trabajo que venía realizando sino por lo que es Atlético Nacional". Termina el semestre y Carlos Cuesta obtuvo más que una Recopa y una Liga: la confianza para labrar una carrera llena de éxitos.

Atlético Nacional