Del 'Tata' a 'Falucho', la zaga 'verdolaga' con tinte 'albiceleste'

En Atlético Nacional, los argentinos son sinónimo de garra, talento y alegrías. Desde el arco hasta el ataque, los jugadores 'albicelestes' tienen una comunión con el equipo 'verdolaga' que da garantía de buenos resultados.

Del 'Tata' a 'Falucho', la zaga 'verdolaga' con tinte 'albiceleste'
Fotomontaje: VAVEL Colombia

En poca cuantía pero con la misma relevancia, Atlético Nacional ha contado con centrales argentinos de jerarquía, recordando hombres como Miguel 'zurdo' López, Óscar Calics, Jose Luis 'Tata' Brown, Cristián Tula y ahora con Diego Braghieri, los zagueros 'gauchos' han venido con recorrido, títulos y mucha experiencia. 

Por eso quisimos exaltar algunos nombres sin el ánimo de comparar ni mucho menos, simplemente referenciar esos 'gauchos' que han sabido poner garra, ser técnicos y elegantes, aprender y dejar escuela a futuros centrales criollos. Porque el fútbol no es solo dejar títulos, hay que marcar generaciones y dejarlo todo por unos colores, como esa sangre 'albiceleste' ha estado inmersa en los más de 70 años de historia nacionalista. 

En los 70's, propiamente entre 1971 y 1973, un bonaerense nacido el 18 de noviembre de 1939, llegó a vestirse de 'verde' para aportar fuerza, ganas y no 'achicarse' en las adversidades. El señor Óscar Calics jugó 125 partidos y tuvo la fortuna de levantar una copa, siendo parte de esos hombres que le pusieron fin a una condena de 19 años sin alegrías. Calics con sus buenas actuaciones se ganó un lugar en la Selección Argentina. 

Más tarde un 'diablo' con 'paladar negro' y liderazgo llegó a Medellín desde Avellaneda. Miguel Ángel 'zurdo' López fue parte de ese Independiente imbatible multicampeón de América. Campeón en 1976, este zaguero conquistó los corazones de los hinchas 'verdolagas' de vieja data quien destacaban como el manejaba la defensa y salía jugando con la pelota al piso. Atrás quedaban los mitos del '6' rústico y que mandaba la pelota de 'punta para arriba'. 

Me tildarán de mentiroso por la imagen y el título de mi texto, que solamente hablaría del 'Tata' y de 'Falucho'. Pero que mejor para introducirlos a los zagueros argentinos nacionalistas que hablar de dos campeones que supieron defender la camiseta de Nacional como un arriero más. 

Entramos a hablar de José Luis 'Tata' Brown, porteño de ley, llegó tras ser multicampeón de América con Estudiantes de La Plata. Los que se dieron el lujo de verlo en vivo, dicen que era un zaguero con todas las condiciones que debe tener alguien que quiera honrar esa posición en el campo de juego. Aguerrido, de pierna fuerte, con juego aéreo y buen manejo con los pies, salía desde el fondo y podía sumarse al ataque sin problemas. Jugó 54 partidos entre 1983 y 1984 donde marcó tres goles. Ha sido el único jugador en la historia de Nacional que fue campeón del Mundo, para más señas, anotó en la final del Mundial de México 1986 contra Alemania. 

Hay que enunciar también a los que vinieron con mucho cartel, pero se fueron con más pena que gloria. En el 2012 y como parte de un equipo 'estelar' que soñaba con la segunda Copa Libertadores, Cristián Tula llegó desde San Lorenzo al Atlético Nacional. Estuvo tan solo unos meses donde jugó un puñado de encuentros y marcó un gol, donde mostró categoría en un 2-2 contra Deportes Quindío en Armenia. Bajo excusas y una operación estética, Tula se fue del 'verde' sin mostrar sus cualidades que lo hicieron brillar en equipos como el River de los 'cuatro fantásticos'. 

Tras seis años de aquel suceso, Nacional le vuelve a apostar a un zaguero argentino, hombre de confianza del técnico Jorge Almirón, jugador con personalidad, talento y de pierna fuerte, aquel que no le tembló para irle en 'plancha' a Ronaldinho, aquel que cuando tiene que meter la cabeza lo hace y que desde equipos como Arsenal y Lanús supo mostrar esa sangre ganadora que tienen los 'gauchos'. Diego Braghieri se pone una mochila pesada, esa que sus compatriotas supieron llenar a base de trabajo, títulos y reconocimiento. No será fácil, pero 'Falucho' tiene las condiciones para quedarse en la rica historia 'verdolaga'. Solo el tiempo lo dirá.