Catherine Ibargüen: ‘la pantera negra’ del atletismo colombiano
Foto: Vanguardia.

Como una especie de fiera noble que se prepara día a día para conquistar y no dejar escapar ningún triunfo, así es la imbatible y mujer deportista del 2014.

Catherine Ibargüen, ha cultivado año tras año triunfos que hoy siguen siendo motivación para continuar escribiendo historia a punta de los colores de su bandera: amarillo, azul y rojo.

Sin duda alguna, sus méritos han hecho de esta mujer la campeona por siempre de Colombia. Consiguió el primer lugar del escalafón del salto triple, ganó la Liga Diamante y es la actual campeona mundial.

Desde inicios del 2014, como de costumbre, la antioqueña ya tenía muy claro sus objetivos a cumplir, los que lucharía zancada a zancada para lograrlos.

Su enfoque era mantenerse como la mejor del mundo en el salto triple (su disciplina ideal), mejorar sus registros personales y cumplir su participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

De la mano con su entrenador, Ubaldo Duany, la atleta contaba con una agenda muy amplia, la ideal para una deportista de su magnitud; entre sus actividades del 2014 estaban: las paradas de la Liga de Diamante, el Campeonato Nacional, el Grand Prix Internacional en Colombia, algunas competencias del circuito de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y los Juegos Centroamericanos.

Sin embargo, su mayor pilar era la Liga de Diamante, en la que se reúnen las mejores saltadoras del mundo, competencia que Ibargüen siempre asume como un reto para hacer su mejor presentación; lo único que tenía seguro Catherine era que el trabajo fuerte y el mejoramiento de su técnica le traerían los resultados anhelados.

Gracias a su tesón, disciplina y sacrificio, empezó a crear su año dorado con la primera Válida en Doha de la Liga Diamante, en la que sus zancadas fueron tan milimétricas que, cuando llegó a la línea de batida, pisó en el instante justo, sin ninguna falta, se elevó y sus largas piernas cayeron en la arena para el registro de 14 metros 43 centímetros, con el que ganó, pero su interior le decía que quería más.

Los 15 metros era lo único que a la imparable y autoexigente Ibargüen no le había podido ganar, era su reto personal que aún no lograba alcanzar.

Mientras los titulares de los medios de comunicación resaltaban “Catherine Ibargüen campeona” y todos los colombiano se llenaban de orgullo, por otra parte, su felicidad no era total, pues en su mente quería más, mucho más que una medalla de oro, plata o bronce, un reconocimiento, una elección como la Deportista del Año en Colombia, como la mejor del mundo en el salto triple.

Lo que  la ‘pantera negra’ anhelaba era superarse a ella misma, subir el listón y hacerse inalcanzable: vencer la barrera de los 15 metros en el salto triple se convirtió en una obsesión para la atleta colombiana.

Seguían las reuniones de la Liga Diamante, la colombiana cumplía su próximo encuentro en Roma con una marca de 14 metros 48 centímetros, liderando el salto triple. Continuaba la lucha, esta vez sería en Holanda donde impuso un nuevo récord de 14,63 metros.

Las válidas  de la Liga Diamante parecían eternas, en el mes de julio, nuevamente la antioqueña en Lausana sale como ganadora y como si fuera poco con la mejor marca del año en salto triple, 14,87 metros fue su registro, además liderando la tabla con 12 puntos.

¡Y por fin llegó la gloria! Y como dicen por ahí: la espinita se la sacó

Luego de estar cuatro años en la espera, ‘la pantera negra’ veloz e incansable del atletismo colombiano pasó la barrera de los 15 metros en la Liga de Diamante 2014.

Mónaco fue el epicentro donde cumplió su sueño, con 15, 31 metros de distancia; el salto perfecto, el que estaba buscando.

No solo se impuso en la jornada, ratificó el primer lugar en el salto triple con 16 puntos en la Liga, y lo más importante: dejó ese registro como el mejor en la historia de la competencia, superó la marca personal, impuso nuevo registro en Suramérica e hizo la mejor marca del año.

¡Ibargüen, Campeona de la Liga de Diamante!

Una mujer de oro, cierra con broche de oro, su presentación finalmente con 14,98m, en el sexto salto.

Catherine Ibargüen, que ganó por segundo año el título de la Liga de Diamante, llegó a 12 victorias consecutivas en esta competencia. Su última derrota data de ese 5 de agosto del 2012 en Londres, cuando Rypacova la derrotó, pero de ahí en adelante no ha tenido rival.

¿Qué más le podía pedir Catherine a la vida?

Quizás Catherine no le pedía más nada a la vida, pero Dios y la vida se estaban encargando de darle las justas recompensas por sus sacrificios.

Otras de sus hazañas y no menos importantes durante el 2014, fueron:

El Grand Prix de Ponce (Puerto Rico), en donde se quedó a 12 centímetros de igualar su mejor marca personal y  logró el oro en el salto triple con registro de 14 metros 87 centímetros.

Juegos Panamericanos de Guadalajara,  muy cerca del objetivo, con 14 metros y 92 centímetros, a sólo 8 centímetros de los 15 metros, ganó la presea de oro.

Copa Continental, Catherine Ibargüen, quien hace parte del equipo de las Américas, se coronó campeona de la modalidad de salto triple en la Copa Continental, torneo que se realiza en Marrakech (Marruecos), ganó con un registro de 14,52 m, el cual logró en su tercer intento.

Y por último en el mes de noviembre del año presente, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Ibargüen logró la medalla de oro en la prueba de salto triple. Esta fue la primera presea dorada de Ibargüen en estas justas con 14,57 m.

No todo ha sido color de rosa

Para la actual campeona de salto triple, la dueña de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la ganadora de dos Ligas de Diamante consecutivas (2013 Y 2014), no todo ha sido color de rosa, Catherine ha pasado por varias lesiones que han intentado quitarle los triunfos, dos para ser más exactos.

Probablemente muchos colombianos desconozcan que esta mujer conquistó dos de las pruebas más importantes de su carrera con lesiones comprometedoras, una para los Juegos Olímpicos 2012 y la otra la atacó en el Campeonato Mundial de Atletismo de Moscú en 2013.

A pesar de esto, la hija más célebre de Apartadó, recurre siempre a la fortaleza psicológica que la ha convertido en la numero uno del mundo.

En una entrevista con la revista bocas, la deportista reveló una gran enseñanza que le dio su entrenadora cubana, Regla Sandrino, una frase: “Yo no soy la mejor de Colombia, sino la menos mala”.

“No creas que eres el ombligo del mundo. El día que vos creas que eres la mejor, no vas a luchar para seguir siéndolo y te vas a conformar con eso” lo que mantiene siempre presente la atleta.

Como una pantera negra es Catherine Ibargüen, de 1,81 metros de altura y de 70 kilogramos de peso; ha dejado más que claro que nadie domina el salto triple como ella, la que ha hecho vibrar de emoción a todo un país que la sigue paso a paso y que cada vez que va a saltar la acompaña con las palmas arriba mientras toma la carrera, la campeona por siempre.

Así fue el año dorado de ‘la pantera negra’,  un 2014 que la lleva a una próxima gran meta: colgarse la medalla de oro en su cuello y ondear nuevamente la bandera tricolor en los Olímpicos de Río 2016.

Con mira a romper el récord mundial

 

“Es mi sueño, y cuando tengo un sueño, lucho por él. Y ojo que son pocos los sueños que me han faltado por conseguir. Y este, el del récord, no se me va a quedar corto” Catherine Ibargüen (revista bocas)   

VAVEL Logo