González, ni sorpresa ni festejo; atentamente: Nishikori
González, ni sorpresa ni festejo; atentamente: Nishikori. Foto: @ClaroSportsCo

Alejandro González se encontró con un intratable Kei Nishikori, rankeado número cinco del planeta, y cayó en su debut del Abierto Mexicano Telcel, segundo torneo ATP 500 de la temporada en latinoamérica y trasladado este año a superficie hard, luego de dos décadas de haber atestiguado grandes contiendas en canchas de polvo de ladrillo en Acapulco.

El cafetero mostró desde el vamos su intención de hacer de este un duelo memorable. Sólido en el servicio y lleno de confianza para disputarle los puntos largos a la siembra número uno del certamen, Gonzo llegó a tener doble break point en el primer juego de saque del nipón, pero la ansiedad le jugó una mala pasada y terminó cambiando tan valiosa oportunidad de adelantarse en el marcador por un quiebre en contra en el game siguiente.

Ambos tenistas sostuvieron la paridad ganando sin mayor sobresalto sus juegos de servicio, hasta que en el octavo game la segunda mejor raqueta del tenis colombiano volvió a tener la oportunidad de arrebatarle el saque a su contrincante. Sin embargo, las tres chances de las que dispuso Alejandro resultaron siendo estadística sin efectuar y la rapidez de Kei, combinada con su potencia, le permitió repetir la dosis de la primera situación: mantener su postura y vulnerar la ajena, para así definir el set con un 6-3 a su favor.

En la segunda manga, González optó por igualar la intensidad y no dejar su suerte a merced de los errores no forzados de su adversario, de modo que comenzó a sacar tiros ganadores de las más incómodas condiciones. Fue así como, contra todo pronóstico, Alejandro se recuperó en un set donde el tablero puntuaba 5-3 y el asiático llegó a disponer de doble match-point.

Para desdicha de los espectadores manitos, que encontraron en el colombiano el espíritu competitivo y la resiliencia que tanto se valora en el deporte, el primer quiebre de Gonzo en el encuentro solo sirvió para aplazar por unos minutos lo inevitable, pues Nishikori pasó de tercera a cuarta revolución y finalmente sepultó las aspiraciones rivales con el definitivo 6-3/7-5.

El deportista antioqueño había accedido al cuadro principal de singles en la máxima competencia mexicana de tenis del circuito ATP tras vencer en la ronda uno del qualy al local Aitor Aramburu (6-0/6-2) y superar en la qualy final al chino Jimmy Wang (6-4/7-6), con lo que aseguró 20 puntos en el torneo y su reaparición en el 'Top 100' del escalafón mundial.

VAVEL Logo