Omar Pinzón: "En nuestro país, el apoyo al deporte y la educación no es una prioridad"
Fotomontaje: Karoll Pineda - VAVEL

En la historia del deporte colombiano, se destacan atletas que perseveran hasta alcanzar su objetivo, poniendo sus sueños por encima de cualquier precio o valor monetario. Este es el caso de Omar Andrés Pinzón García, nadador colombiano de estilo espalda y múltiple plusmarquista nacional, que hoy, a la edad de 26 años, lucha por tener los recursos necesarios para poder preparse completamente y representar a Colombia en los Juegos Olímpicos de Río 2016. 

Una carrera de 15 años, llena de éxitos, con obstáculos superados. Con un palmarés de: siete preseas de oro, cuatro de plata y cuatro de bronce en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, logradas entre las participaciones de 2006, 2010 y 2014; una medalla de plata en los 200 metros espalda en Juegos Panamericanos de 2011, la única para el país desde que Pablo Restrepo lo lograse en los Panamericanos de Caracas 1983; además, suma tres medallas de oro que logró en la Copa Mundo de la FINA en 2011. Completa tres participaciones en Juegos Olímpicos: Atenas 2004 (siendo el nadador cafetero más joven en participar en esto juegos), Beijing 2008 y Londres 2012. Sumado a esto, múltiples títulos nacionales y suramericanos en esta disciplina. 

Sin embargo, lo anterior lo parece suficiente para que obtenga apoyo sostenible para su carrera. Inspirado siempre por su familia, impulsado por la figura de su padre que lo dejó de acompañar en esta vida desde hace años, tiene intacta la ilusión de seguir consechando triunfos, cueste lo que cueste.

Desde Los Ángeles, Estados Unidos, Omar Andrés habló en exclusiva con VAVEL, para contar sus anécdotas y su situación actual. 

Omar Andrés Pinzón García
Foto: funkytrunks.com

Pregunta (P): ¿Cómo se inició Omar Pinzon en la natación?

Respuesta (R): “Bueno, desde el comienzo mi papá siempre tuvo un sueño personal de representar a Colombia en los Juegos Olímpicos, pero en su tiempo las políticas de este país no le permitieron. Llevaron al hijo de un dirigente en su lugar, cuando él había clasificado. Y desde entonces, siempre se dio a la tarea de a través de nosotros de vivir sus sueños. Nos dio fogueo en distintos deportes, practiqué futbol, baloncesto, tenis, en fin, muchos deportes, y la natación fue uno de esos donde yo era muy bueno. La sensibilidad con el agua era muy buena cuando aprendí a nadar. Y es una de esas experiencias que te quedan grabadas de por vida, cuando te metes en una piscina por primera vez y sientes que es tu elemento y desde entonces, le decía a mis papás que quería ir a nadar y me sentía muy bien”.

P: ¿En qué año pasas a la natación profesional, cuándo das el salto a la natación de alto rendimiento?

R: “Fue algo muy rápido honestamente, a los 9 o 10 años, ya sabía nadar bien, conocía los estilos. A esa edad cambié al equipo de natación que se llamaba ‘Nautilius’, del cual soy representante en Colombia, y a los 11 años empecé mi participación internacional en los Juegos del Caribe representando a Colombia. A los 14 años, me clasifiqué a mis primeros Juegos Olímpicos. Fue un salto muy grande… en esa época llegaron propuesta de patrocinadores del Gobierno y de la empresa privada”.

P: ¿Quién brinda el apoyo por parte del Gobierno y de la empresa privada para que puedas asistir a diversos torneos a nivel mundial?

R:  “Bueno, la verdad es que hay que decir que en nuestro país, el apoyo al deporte y a la educación no es una prioridad. Esta es la realidad de nuestro país; y en muchas ocasiones, vemos el ejemplo de nuestras entidades públicas el derroche de dinero, el malgasto de recursos y todo se da a medias, en la mayoría de ocasiones. En estos 15 años que he competido a nivel internacional por Colombia, no ha habido ningún año en que las entidades deportivas del Gobierno hayan dado la inversión para el 100% de la preparación. Entonces, desafortunadamente, sucedió que al comienzo vino (el apoyo) por parte de mi familia; una vez que hicimos algo importante, por nuestra cuenta, vino la inversión de las entidades del gobierno pero a medias; no fue un apoyo completo. Teníamos el apoyo de patrocinadores pero igualmente, la natación no es un deporte que trae mucha fanaticada, comparado con el fútbol, por ejemplo. Pero igual, todavía existen algunas empresas que creen que la natación se va a masificar en Colombia y que es una buena opción en invertir algo al deporte”.

P: Es decir, Omar Andrés Pinzón asistía a los eventos internacionales gracias al apoyo de su familia, por inversión propia…

R: “Sí, es cierto. Y hoy en día, llevamos un estadística de todo lo que hemos invertido en el proceso de preparación durante 15 años. Tenemos gastos y las estadísticas de cuánto ellos (entes deportivos del Gobierno) han aportado, y a decir verdad, no supera el 15% o 20% de lo que cuesta la preparación de un deportista de alto rendimiento. Sin embargo, ellos siguen hablando y diciendo que esperan resultados como si estuviesen invirtiendo el 100% en la preparación de los deportistas”.

P: En 2013, Coldeportes te sancionó por 2 años por haber dado positivo en cocaína y metilecgonina en los Juegos Nacionales de 2012, realizados en Cali. Más allá de lo que esto acarrea como la inactividad internacional y que además, el juicio se extendió hasta el TAS y fue este el que te absolvió de los cargos, mas no Coldeportes se retractó, ¿crees que te puedes sentir traicionado por un ente deportivo nacional que no te protegió o que simplemente, no hubo nada más que un mal trato de la prueba antidoping que te realizaron?  

R: “Bueno pienso que hay muchas variables para especular. Hubo varios errores en el análisis, eso se puede constatar en el estudio que hacen los expertos sobre los resultados que sacó el laboratorio de Coldeportes, pero es muy triste ver que tengamos un laboratorio con esta  serie de problemas porque hay un caso anterior al mío, entonces es algo recurrente. Sin embargo, la verdad es que somos humanos y es posible que alguien haya podido hacer una manipulación indebida de los resultados y se creen estos ‘falsos positivos’.

Esto es una historia del pasado y no me siento traicionado, de ninguna manera, porque como te digo: el apoyo no es algo programado y sustancial sino que es un apoyo a medias y que se ve faltando seis meses para los Juegos Olímpicos; es muy triste ver cómo se pronuncian como si apoyaran totalmente. Y más allá del tema del dopaje, es un poco irracional decir que los resultados no fueron los esperados cuando no aportan ni el 15% de lo que necesita un deportista”.

Omar Pinzon
Foto: AFP

P: Tres años después, luego de retomar tu lugar en la natación, ¿qué conclusiones sacas, lo positivo y lo negativo de haber pasado por una situación tan penosa para Coldeportes y tan perjudicial para tu carrera?

R: “Pienso que en lo negativo, en lo más obvio, siempre está el daño a mi imagen y a lo que he conseguido durante tantos años. Pero igual, creo que fue una bendición, en estas situaciones es donde te enteras realmente con quién puedes contar, quiénes son las personas que van a estar allí y pase lo que pase, siempre será mi familia y algunas personas que me conocen y siguen mi proceso. Sí, fue algo negativo, pero de esto sacamos algo positivo que fue trabajar en mejorar mi técnica, mi entrenamiento, la concentración. Fue una oportunidad que me dio la vida para trabajar en distintas cosas, fue un descanso también porque casi nunca habíamos tomado un descanso más largo de cuatro semanas”.

P: Omar Andrés, posterior a eso, ¿crees que esa situación terminó con el retiro total del apoyo de Coldeportes y de la Federación en la actualidad, y que eso ha llevado a que no tengas los recursos suficientes para viajar a Río 2016?

R:Sí, desafortunadamente, el apoyo cada vez es menor. Pensaría uno que con los años  el apoyo fuese más consistente; sin embargo, ciclo tras ciclo olímpico, el apoyo aparece faltando tres, cuatro o seis meses para los Juegos. Entonces, a esas alturas, el preparación va muy avanzada y elevar el trabajo es un riesgo. Por eso, me estoy preparando para los Olímpicos sin pensar en el dinero, en cuánto nos debemos endeudar más para que pueda ir a los juegos, porque durante estos años los viáticos han pasado por nuestra cuenta y después, contando con un poco de fe y de suerte, estas entidades del gobierno repagan ese dinero, si es posible a su totalidad o a la discreción que tengan, que puede ser del 50%, eso sin discutirlo porque no habría mucha opción de subirlo”.

P: ¿Cuál sería el presupuesto para cubrir los gastos para poder competir en unas justas olímpicas, es decir, desde la preparación previa y la estancia durante los Juegos?

R: “Son muchísimos gastos, el promedio necesario es de 60.000 dólares anuales (200 millones de pesos colombianos) que es lo que estadísticamente, en promedio, me he gastado en años anteriores, que solo permiten apenas algunos viajes, exámenes médicos, otros biomédicos, pero aún así, con esto se puede hacer una muy buena labor. Pero aún así, las entidades del deporte en Colombia creen que debemos estar contentos con lo que nos ofrecen y aún así, ellos dicen que los resultados 'no son los esperados'”.

P: Dentro todo eso y las situaciones que pasas, encuentro que la familia es una parte importante en tu vida… ¿de dónde viene el apoyo que te brindan; son ahorros familiares, años de trabajo de tu madre y de tu padre?

R: “Sí, es la sumatoria de esfuerzos, encabezados por mi padre, en su momento cuando estaba con vida, y mi mamá también. Gracias a Dios, tenían un empleo constante y seguro, lo que les permitía invertir en mi preparación. Y si tenían que acudir a un banco para un préstamo, con la mayor de las precauciones lo hacían. Nosotros, la verdad, pensamos que nuestros sueños son más importantes que ir a rogar a las entidades del deportes por un apoyo económico; en su momento además, mi papá nunca quiso que nos preocupáramos por el dinero, que hiciéramos lo mejor para prepararnos sin escatimar recursos. Lastimosamente, mi papá no está con vida y desde entonces, nos ha tocado más difícil pero Dios mediante, vamos a conseguir los recursos para realizar la preparación adecuada”.

Omar Pinzon
Foto: China Foto Press / Getty Images

P: Omar, ¿por cada medallas que logras, recibes algún incentivo económico?

R: “Sí, en los eventos del ciclo olímpico. Existe una ley o una reglamentación, que nos da a los deportistas un incentivo económico al ganar las medallas durante el ciclo, con diferentes cantidades porque la competencia cuando se acerca a los Olímpicos y son importantes, es mayor (el incentivo). Pero, durante muchos años, estos premios demoran dos a tres años para pagarlos, entonces no entendemos por qué se demoran tanto”.  

P: Actualmente, ¿dónde entrenas y bajo la supervisión de quién?

R: “Ahora estoy en los Estados Unidos entrenando en Los Angeles, en la Universidad del Sur de California, bajo la guía de dos entrenadores: uno es mi entrenador americano que se llama Dave Salo, que es el entrenador en jefe de la Universidad, y otro es mis entrenador colombiano que es una persona que ha estado conmigo durante muchos años, Sergio Aristizabal, es una alguien que estuvo conmigo en las buenas y más en las malas, ahora me ayuda a larga distancia, por así decirlo”.

P: Aristizabal, por lo que me comentas, te inculcó la mayoría de los conocimientos de la natación…

R: “Sí, fue quien me enseñó muchas cosas de las que ya sé. Me ayudó a corregir los defectos en los estilos. Y siempre que nos encontramos en Colombia, hacemos un balance del avance que hemos tenido y evaluamos muchas cosas”.

P: ¿Hace cuánto estás en los Estados Unidos?

R: "Yo logré una beca en los Estados Unidos hace unos siete años para estudiar en la Universidad de la Florida. Hace dos años terminé la carrera y vivo ahora en Los Ángeles”.

P: ¿Qué estudiabas?

R: “Economía”.

P: Respecto a lo que viene en el año, ¿qué campeonatos vas a disputar previo a los Juegos Olímpicos y cuáles son las aspiraciones para este año?

R: “Hay varias competencia preparatorias, entre esas la más importantes son los Suramericanos Abiertos de Natación que se realizarán al final del mes. En Estados Unidos hay buenos campeonatos, los Grand Prix como le llamamos, que son en Arizona y en Orlando, y tengo preparado otros campeonatos en Europa”.

P: Omar Andrés, ¿recuerdas alguna competencia en especial que haya marcado tu carrera profesional y que signifique una experiencia inolvidable para ti?

Omar Andrés Pinzón
Foto: Comité Olímpico Colombiano

R: “Sí, hay una competencia que recuerdo mucho cuando tenía 13 años, en los Suramericanos juveniles que se realizaron en Brasil. Mi papá estaba allá y fue de las pocas competencias que él tomó tiempo de sus vacaciones para acompañarme. Recuerdo mucho que fue un record de medalla para Colombia en campeonatos de natación juveniles, fueron cinco medallas oro, y fue la alegría de ver a mi papá lo que me marcó, tal vez, ver la felicidad que tenía porque veía cómo un sueño suyo como deportistas se hacía realidad en mi vida; son de esas cosas que no tienen precio, ese valor sentimental que no puedes cuantificar. Es algo que te cambia, que te motiva para el resto de la vida y te impulsa a seguir adelante y buscar tus sueños, sin dejar que nada de detenga”.

P: ¿Cómo se llamaba tu padre?

R: “Jose Omar Pinzón Useche”.

P: ¿Murió en qué año?

R: “En el 2013”.

P: Omar, para finalizar, ¿qué le quieres decir a la gente que creas que ellos deben saber, algo que lleves muy de cerca y que tengas muy presente?

R: “Pienso que nunca hay que dejar de soñar. Es algo que debemos cultivar desde muy niños, que no debemos de perder la fe y la esperanza de realizar nuestros sueños, no dejar que los pequeños obstáculos eviten lograr nuestros sueños, que esos obstáculos fueron hechos para hacernos crecer y volvernos más fuertes”.

VAVEL Logo