La noche mágica de Édgar Rentería
Foto: EFE

Esta semana con la consagración de los Dodgers y la distinción del jugador más valioso de la serie mundial para el campocorto Corey Seager, se trajo a colación quien fue el último jugador de esa posición en ganar el MVP de la serie final de la MLB.

Si un colombiano, el nacido en Barranquilla, el niño como se hizo conocer en las mayores, en aquella noche del 1 de noviembre de 2010 en Arlington (Texas), como sucedió en este año, un campocorto se convertía en el jugador más valioso del título para los Gigantes de San Francisco.

Y es que Rentería, tras un año cargado y lleno de lesiones, en los playoffs demostró su categoría.

En aquella séptima entrada del juego 5, Cody Ross y Juan Uribe abrieron el episodio poniéndose en circulación con un sencillo. Acto seguido, Aubrey Huff con un roletazo en el cuadro, permitía que ambos corredores se instalaran en posición anotadora. Pat Burrell le puso suspenso a la entrada, provocando que llegase al conteo máximo, sin embargo, el dominio de Lee se impuso y le propinó un ponche.

Vendría el momento cumbre de Rentería, Cliff Lee conociendo la peligrosidad del bateador, le hizo dos lanzamientos fuera de zona, pero el colombiano no caería en la trampa y permitió que el conteo quedará a su favor, sin embargo, el tercer lanzamiento viajó por todo el centro de la zona de strike y Rentería lo conectó de forma magistral enviando la pelota a las gradas para la ventaja definitiva a la novena de San Francisco.

Como en la serie mundial de la temporada 1997, un batazo de Rentería era definitivo para la obtención de la serie mundial. Además, Rente se convirtió en el MVP de la final, disputando los cinco juegos de la serie, bateando de 17-7 para un promedio de .412, con 2 jonrones,  6 carreras anotadas y 6 carreras impulsadas.

VAVEL Logo