Anuario VAVEL Atletismo 2017: Eliud Kipchoge, luchando contra el reloj

Año 2017. La lucha por el premio del maratón de las dos horas.

Anuario VAVEL Atletismo 2017: Eliud Kipchoge, luchando contra el reloj
Fotomontaje: Jesús Pascual (VAVEL)

El 6 de mayo de 1954, un estudiante de medicina en la Universidad de Oxford batió el récord que el sueco, Gunder Hägg, ostentaba desde hacía nueve años en la mítica distancia de la milla bajando por primera vez de los cuatro minutos. Se trataba de Roger Bannister y esa carrera fue conocida como la “milla milagro” pues en aquella época eran muchos los que decían que no era posible rebajar ese tiempo. Solo 46 días después, John Landy batió el récord de Bannister por solo un segundo. Desde entonces muchos atletas han bajado de los cuatro minutos dejando totalmente derruida una barrera que se consideraba imposible de pasar.

Cuando en 2014 Dennis Kimeto consiguió su récord del mundo en Berlín, con dos horas, dos minutos y cincuenta y siete segundos, bajar de las dos horas en el maratón se convirtió en el reto a superar.

2017 ha sido el año en el que varios proyectos han salido a la luz para conseguir mejorar la quimera de las dos horas. El más avanzado es sub2 dirigido, desde hace cuatro años, por el científico Yannis Pitsiladis. Desde un centro de entrenamiento en Kenya, importantes investigadores ponen en práctica los más sofisticados métodos de entrenamiento con los atletas de más talento. Esto junto a otros avances, como un gel que permite asimilar hidratos de carbono sin dañar el estómago, son las armas de una empresa que ya tiene rivales.

Kenenisa Bekele | www.sub2hrs.com
KENENISA BEKELE|www.sub2hrs.com

No tardó en aparecer la respuesta desde las marcas comerciales que, con un presupuesto aplastantemente superior, 30 millones de dólares de Nike frente a los 300.000 dólares del proyecto sub2 mostraron como alternativa una mejora en I+D.

Desde Nike lanzaron el proyecto breaking2, con una filosofía en la que bajar de dos horas en maratón no estaba reñido con hacerlo en una carrera no homologada: con unas zapatillas que rozan el dopaje tecnológico, Eliud Kipchoge, Cersenay Tadesse y Lelisa Desisa emprendieron una carrera privada en el circuito de Monza en la que solo corrieron con sus liebres. El resultado, Eliud Kipchoge consiguió terminar en dos horas y veintiséis segundos quedando muy cerca de la marca deseada.

ELIUD KIPCHOGE EN MONZA | www.news.nike.com
ELIUD KIPCHOGE EN MONZA | www.news.nike.com

Por su lado, Adidas ha conseguido sacar unas zapatillas que reducen un 4% el consumo máximo de oxígeno, además tiene en nómina a los últimos poseedores del récord de maratón Dennis Kimeto, Wilson Kipsang y Patrick Makau. Aparte de Kenenisa Bekele, también del proyecto sub2, que en septiembre de 2016 ya consiguió una marca que se quedó a solo seis segundos del récord mundial.

Todo esto marcó la temporada 2017 de maratón

La primera gran cita fue Dubai, donde a pesar de no ser uno de los grandes maratones Kenenisa Bekele intentó batir el récord del mundo. Pero una caída en la salida dejó sin opciones al etíope que abandonó la carrera pasado el medio maratón. Su compatriota, Tamirat Tola, aprovechó la circunstancia y venció en la prueba llegando en primer lugar con un espectacular crono de 2:04:11. Mientras, en categoría femenina, la debutante Worknesh Degefa se adjudicó una gran victoria en un podio plagado de atletas etíopes.

Poco después, tendría lugar el maratón de Tokio, el primero de los major, donde Wilson Kipsang (2:03:58) ganaba de forma incontestable por delante de Gideon Kipketer y Dickson Chumba. En categoría femenina Sarah Chepchirnir ganó a Birhane Dibaba y a Amane Gobena. De esta forma Wilson Kipsang bajaba por cuarta vez de las dos horas y cuatro minutos.

SHALANE FLANAGAN | www. maratón.tokio.com

En Boston, Geoffrey Kirui ganó la prueba seguido de Galen Rupp y del japonés Surugu Osako. Una carrera que terminaba con seis norteamericanos situados entre los diez primeros clasificados. La carrera femenina fue dominada por Edna Kiplagat, siendo Rose Chelimo segunda y la estadounidense Jordan Hassey tercera. Tras esta carrera, se confirmaba que los corredores africanos no tenían una hegemonía tan consistente como en otros años.

Llegaba abril y el protagonista fue el maratón de Londres. Con dos carreras separadas por género, en la categoría femenina fue Mary Keitany la que rompía el récord del mundo de Paula Radclife dejándolo en una marca de dos horas diecisiete minutos y un segundo (cabe decir que Radcliffe mantiene el récord en una carrera con hombres con unos inalcanzables 2:15:25) imponiéndose a Tirunesh Dibaba que corría su segundo maratón y se convertía en la quinta mujer en bajar de dos horas veinte minutos. Con una salida espectacular, en la que corrió los cinco primeros kilómetros con una proyección de dos horas once minutos, nadie había corrido tan rápido en un maratón solo de mujeres. En el cuadro masculino, Daniel Wanjiru consiguió frenar la remontada de un Bekele tocado por su abandono en Dubai y que, en esta, sufrió una crisis al pasar el medio maratón.

A partir de aquí tocaba preparar el Mundial de Londres. Aunque el calor que vive la capital británica en agosto no era propicio para batir el récord de maratón y no había claros favoritos en la prueba de Filípides. Dominó la prueba Geoffrey Kipkorir Kirui llevándose la victoria, seguido por Tamirat Tola y por Gideon Kipketer. La carrera de las chicas fue atípica y muy lenta, Rose Chelimo se llevó el oro con un crono de dos horas y veintisiete minutos en una batalla en la que Edna Kiplagat quedó segunda y la estadounidense Amy Cragg fue tercera.

A finales de septiembre venía la cita que todos esperaban, Berlin. Eliud Kipchoge, Kenenisa Bekele y Wilson Kipsang se enfrentaban, y todos tenían en mente batir el récord del mundo. Kenenisa Bekele no pudo seguir pasado el medio maratón, Kipsang se paró en seco en el kilómetro 30 y Eliud Kipchoge se llevó la victoria pero se quedó a 35 segundos del récord del mundo, y casi es sorprendido por el etíope Guye Adola, que llegó segundo a 14 segundos. En la carrera femenina, Gladys Cherono se hacía con la victoria por delante de Ruti Aga y Valary Aiyabei, en una carrera lenta que no bajaba de las dos horas y veinte minutos.

En Chicago empezaron las sorpresas con la victoria de Galen Rupp sobre Abel Kirui y Bernard Kipyego. Rupp confirmaba el gran momento de forma que han tenido los corredores estadounidenses durante toda la temporada. En la prueba femenina, victoria para Tirunesh Dibaba seguida de Brigid Kosgei y de Jordan Hasay, en una carrera en la que la etíope hacía la tercera mejor marca del año y Hasay se quedaba cerca del récord de Estados Unidos. En categoría mayores de 50 años es de reseñar que Martín Fiz ganaba su quinto major, después de quedar segundo en Londres, quedando así a las puertas de completar su reto six majors y que volverá a retomar en el maratón de Londres 2018.

SALIDA ELITE DEL MARATON DE NUEVA YORK | www.tcsnycmarathon.org
SALIDA ELITE DEL MARATON DE NUEVA YORK | www.tcsnycmarathon.org 

Nueva York, como siempre, cerraba la temporada de los six major. La victoria fue para Shalane Flanagan por delante de Mary Keitany y de Mamity Daska en la prueba femenina y en la masculina para el keniano Geoffrey Kamworor, que sorprendía a Wilson Kipsang por dos segundos y al etíope Lelisa Desisa. Fue una carrera rodeada por grandes medidas de seguridad debido al atentado terrorista que vivió la ciudad la semana anterior.

Por último, en Fukuoka, un noruego de 26 años de nombre Sondre Moen batió el récord de Europa dejándolo en unas espectaculares 2:05:47. De esta forma derrotaba al campeón olímpico de maratón en Londres, Stephen Kiprotich, y al genial corredor japonés Suguru Osako.

El empeño de las marcas conseguirá que un día alguien corra un maratón en menos de dos horas, pero mientras, hay que disfrutar del espectáculo que los mejores corredores del planeta están brindándonos. Poco a poco, los registros se acercarán a las dos horas y también mejorarán los atletas con proyectos como sub2. Según Yannis Pitsiladis, el atleta que lo consiga es un atleta desconocido que vendrá del este de África. Este año no se consiguió siquiera batir el récord masculino del mundo, pero parafraseando a Verne: la ciencia está hecha de errores; pero son errores que son útiles cometer porque guían poco a poco a la virtud.