Indiana arrolla a Denver de la mano de David West

Indiana Pacers se sobrepuso a la derrota de la pasada madrugada en Orlando con una derrota contundente frente a unos Denver Nuggets en horas bajas, acumulando ausencias que diezmaron las posibilidades de robarle la victoria a los Pacers. Ty Lawson no jugó por una fractura en una costilla, por lo que su puesto en el quinteto titular lo tomó el joven Quincy Miller, estrella de instituto en los Estados Unidos y defenestrado en la NBA. Miller fracasó en su misión de sustituir al base titular de los Nuggets, firmando un lamentable 0 de 5 en tiros de campo. Ni él ni Randy Foye respondieron como organizadores de un equipo anárquico por naturaleza.

Indiana desde los primeros compases impuso su férrea defensa y su superioridad en la pintura con Hibbert y West a la cabeza. Los Pacers dejaron a su rival en apenas un 31% de acierto en tiros de campo y un 26% en triples. La ventaja que adquirieron a raíz de un sobresaliente primer cuarto de West (17 puntos) fue aumentando paulatinamente a medida que avanzaba el partido, de tal manera que al descanso Indiana ya ganaba de 21 y a falta de un cuarto de 29.

El encuentro arrancó con unos Pacers excesivamente relajados. Pronto se pusieron por delante en el marcador buscando reiteradamente los puntos en la zona, bien tras cortes a canasta o buscando a Roy Hibbert en el poste bajo sin encontrar oposición ni de Faried ni de Hickson. Denver acusó desde el principio sus carencias en la dirección. Sus ataques eran desorganizados y sólo lograban anotar cuando lanzaban desde posiciones más alejadas, pues cerca del aro la defensa de Indiana negaba la posibilidad de anotar. Sin embargo, con dos triples se lograron poner a un punto (11-10), la distancia más corta de ahí para adelante en el marcador. El encargado de romper la igualdad fue David West. Primero anotó desde la media distancia sin oposición, aprovechando los continuos desajustes defensivos de la pareja interior de Denver, pero poco a poco se fue animando para anotar con facilidad en la pintura gracias a su excelente juego de pies. Su recital de movimientos en el poste bajo denotan no sólo la calidad de West, sino su excelso estado de forma. El primer cuarto se cerró 31-20 para Indiana con Paul George habiendo lanzado una sola vez.

La defensa decidió el partido

"David West anotó 17 puntos en el primer cuarto"

El segundo periodo arrancó con 4 puntos de Lance Stephenson. El escolta tenía ganas de pasárselo bien y de divertir al respetable del Bankers Life Fieldhouse, dejando unas penetraciones más propias de un partido de exhibición que un encuentro NBA. Viendo de lo que es capaz el escolta de Brooklyn, sin contar su sobresaliente temporada,  parece mentira que se haya quedado fuera del all-star. Denver, en cambio, continuaba con sus problemas para encestar. La única vía para sumar puntos era desde más allá de los siete metros, ya que prácticamente no sacaban provecho en las proximerías del aro. Por si fuera poco, Foye tuvo que retirarse varios minutos al banquillo por molestias en el tobillo.

Indiana puso en liza a la segunda unidad durante casi todo el segundo cuarto, aunque acompañados de Stephenson. Sin embargo, el rendimiento del equipo no decayó y la ventaja continuó aumentando poco a poco. En parte, esto se produjo debido a las horribles defensas de los Nuggets, tanto que Indiana, uno de los equipos que menor cantidad de contraataques realiza de toda la NBA, encontró en varias ocasiones la posibilidad de anotar con rapidez y facilidad aprovechando las malas transiciones defensivas de Denver. En los últimos minutos de la primera mitad, Roy Hibbert se hizo fuerte en la pintura, donde solo encontró circunstancialmente la oposición de ‘Manimal’ Faried, frenado con contundencia por el center de los Pacers. Tres tiros libres de George Hill después de una falta estúpida sobre la bocina establecieron el 61 a 40 con el que se llegó al descanso. Indiana dominó durante la primera parte 31 a 18 el rebote, mientras que presentó un 58% de acierto en tiros de campo por un 34% de Denver.

La ventaja continuó creciendo

"Al descanso la ventaja era de 21 puntos"

Los terceros cuartos de Indiana son los más productivos de toda la NBA, pero en esta ocasión no les hizo falta emplearse a fondo después de llegar con más de 20 puntos de diferencia al inicio de la segunda mitad. Ésta arrancó con un intercambio de canastas en ambos lados de la pista, aunque la ventaja de 20 puntos de Indiana siempre presente, ya que el marcador oscilaba del +19 al +25 en estos instantes del partido. West anotó sus dos últimos lanzamientos poniendo fin a su brillante actuación ofensiva (25 puntos con un 11 de 13 en tiros de campo). Stephenson continuó deleitando a los espectadores con un par de entradas brillantes. Denver intentó reducir la distancia a través del triple, pero ni Foye ni Wilson Chandler estaban demasiado acertados. A mediados del tercer cuarto, los Nuggets empezaron a bajar el pistón, a sabiendas de que les era imposible ganar el partido. El ritmo del partido decayó y con él la anotación del mismo. Con dos minutos por delante para llegar al final del periodo, Indiana alcanzó los 30 puntos de ventaja merced a una gran canasta de Paul George, quien no estuvo acertado de cara al aro como en los encuentros más recientes que disputó.

El último cuarto ya no tenía historia. Vogel dejó al quinteto titular en el banquillo desde el principio y después de cinco minutos sentó a Luis Scola y Danny Granger. El argentino culminó un gran partido con 12 puntos en 13 minutos. Los jugadores más marginados de la rotación de ambos conjuntos entraron en pista. Entre ellos estaba el hoy titular en los Nuggets Quincy Miller, ausente después del primer minuto del tercer cuarto. Los “suplentísimos” de Indiana salieron con la intención de ganarse más minutos en los próximos compromisos y hombres como Sloan, Butler, Solomon Hill o Copeland aportaron intensidad e incluso aumentaron la distancia para cerrar el partido con el 119 a 80 final. De esta forma, Portland y Phoenix se mantienen como los dos únicos equipos en llegar a los 100 puntos en Indianápolis. 

VAVEL Logo