Spurs
110 - 95
Heat
26-20, 28-29, 20-29, 36-17
Los Heat se achicharran en San Antonio

Los Heat se achicharran en San Antonio

Los Spurs derrotan a Miami por 110-95 en un encuentro inaugural de las Finales NBA marcado por el fallo del sistema de aire acondicionado del pabellón de San Antonio. LeBron James, deshidratado y exhausto, se retiró con calambres musculares a falta de cuatro minutos, momento que aprovecharon los Spurs para sentenciar un encuentro muy igualado.

guillealvarez
Guille Álvarez
SpursPARKER (12), GREEN (13), LEONARD (9), SPLITTER (14), DUNCAN (21) –quinteto titular–. GINOBILI (16), DIAW (2), MILLS (9), BELINELLI (9).
HeatCHALMERS (3), WADE (19), JAMES (25), LEWIS (10), BOSH (18) –QUINTETO TITULAR–. COLE (2), ALLEN (16), BATTIER (0), ANDERSEN (2).
MARCADOR26-20, 28-29, 20-29, 36-17
ÁRBITRO#48 Scott Foster, #8 Marc Davis, #41 Ken Mauer
INCIDENCIAS18.581 personas en el AT&T Center de San Antonio, Texas. Un fallo en el sistema de refrigeración afectó a los jugadores y a la afición.

El ambiente en San Antonio asfixió a Miami, literalmente. El AT&T Center de San Antonio fue un auténtico infierno en el primer duelo de las Finales de la NBA 2014 por un fallo general en el sistema de aire acondicionado que elevó la temperatura hasta los 32 grados centígrados dentro del recinto. 20.000 almas y muchos abanicos para combatir un calor que pasó factura a todos, pero que se cebó con los Miami Heat –ironías de la vida– y con su estrella, LeBron James.

LeBron terminó roto en un ambiente que superó los 32 grados por un fallo en el
aire acondicionado

El astro se quedó clavado a cuatro minutos del bocinazo final, exhausto y cojo. Sin mover la rodilla izquierda, como si tuviera una pata de palo, LeBron se retiró al banquillo cabizbajo y con rostro de penitente en medio desierto. Fue la puntilla para los Heat, que cayeron por un engrosado 110-95 a pesar de batallar hasta los minutos finales. Entonces San Antonio aprovechó el desconcierto y la deshidratación para escapar del rival de la mano de Danny Green.

El especialista de los Spurs anotó su primera canasta en juego a a falta de seis minutos de la conclusión. Con 8 puntos consecutivos después de cinco fallos, dio un tumbo en el marcador que resultó definitivo con la renuncia obligada del guía visitante. Sin James, los Heat se vieron condenados al calor sofocante de la árida Texas. El pabellón fue una multitudinaria barbacoa de la que apenas salieron vivos los locales.

En un partido igualado y de una calidad tremenda, ambos equipos intercambiaron golpes en el primer tiempo. Como una exhalación, y recuperando el tiempo perdido en las pasadas finales, arrancó Manu Ginobili. El argentino propulsó a los suyos con 3 triples, 3 asistencias y 2 robos de balón en los siete minutos que disputó en el cuarto inaugural.

El partido fue más igualado de lo que refleja el resultado

Le contestó un Dwyane Wade, muy activo, con 12 puntos al descanso. El héroe de las finales de 2006 recordó a esa versión explosiva y joven que puso su nombre entre los mejores escoltas de la liga. Además, no permitió ni un respiro en defensa al propio Ginobili. La igualdad reinó gracias al festival de triples en ambos lados, con las muñecas de Chris Bosh, Ray Allen, Marco Belinelli o Kawhi Leonard al rojo vivo.

Al intermedio, sin embargo, llegaron con mejores sensaciones y una ligera ventaja los Spurs. Tim Duncan falló un solo tiro de siete intentos en la primera mitad y los miembros del Big Three sumaron en dobles dígitos al enfilar los vestuarios. En Miami se sumó a la tripleta un Ray Allen vintage.

La temperatura aún era tolerable, aunque el graderío insistía en darse aire con improvisados abanicos de papel. San Antonio salió con resolución y consiguió una ventaja superior a los 10 puntos que se difuminó en cuestión de segundos. El tercer cuarto perteneció a los visitantes, aunque LeBron James empezó a hacer muecas. Una premonición del desastre que estaba por venir.

Ray Allen protagonizó la jugada del encuentro con un mate improbable

Mientras tanto, Rashard Lewis (10 puntos) y Ray Allen (16) se apuntaron a una segunda adolescencia. El uno rescatado de la nada en Washington y anotando triples como si todavía estuviera en Seattle o Orlando. El otro, machacando el aro como si hubiera olvidado que ya tiene 38 años en sus piernas.

Parecía que Miami tomaba el control, como ha acostumbrado esta temporada, en el arranque de la segunda mitad. El termómetro decidió poner el reto un nivel más arriba y sobrepasó los 32 grados centígrados. La deshidratación empezó a destaparse en las caras de los jugadores y, de golpe, aparecieron los triples de Green y el abatimiento de LeBron, que recibió terapia intravenosa tras el choque.

El 'Big Three' de San Antonio dio un recital de eficacia y eficiencia; en especial Ginobili

En un par de minutos el infierno engulló a Miami y despidió a los Spurs, que respiraron aliviados cuando James frenó en seco a 4 minutos de la conclusión. El parcial ya era favorable a sus intereses, pero terminó siendo un indiscutible 31-9 –36-17 en el total del cuarto– a la conclusión del encuentro.

Los méritos de ambos equipos fueron notables a pesar del juego de resistencia en que se convirtió el asunto. Tim Duncan concluyó con 21 puntos y 10 rebotes en un casi perfecto 9 de 10 en tiros de campo. Tony Parker sumó 19 puntos y repartió 8 asistencias que completaron la exhibición de Manu Ginobili, autor de 11 asistencias completadas con 16 tantos. Danny Green sumó 13 y Tiago Splitter completó con 14 puntos y un 5 de 6 en tiros el rendimiento sin grietas de la pintura de San Antonio.

En Miami fallaron sobre todo Mario Chalmers y los interiores. A pesar de que Chris Bosh aportó 18 puntos y 9 rebotes, la mayoría llegaron desde el exterior. Nadie más pisó la pintura en ataque y tan solo LeBron James, con 25 puntos y 6 rebotes, intentó poner remedio al problema hasta que su cuerpo dijo basta. Dwyane Wade también se quedó sin gasolina a pesar de sus 19 puntos y, con James apartado, no tomó el liderazgo.

El calor liquidó a los que llevan su nombre estampado

Gregg Popovich dominó los tiempos y supo mantener la calma de sus pupilos. La entrega y la lucha, ejemplificadas en Boris Diaw –con un +30 para los Spurs con él en pista, el mejor de todos–, dieron el primero punto de los cuatro necesarios a los San Antonio Spurs.

El calor superó a los que llevan su nombre estampado en el pecho y elevó a los que conviven con él, sin playa alguna que lo remedie en el sofocante clima texano. La venganza todavía esta lejos, pero tras el bochorno, un poco más cerca.

Fotos: Getty Images / @ESPN / @SI_NBA

VAVEL Logo