Golden State Warriors 2014: un año para soñar
goldengatesports.com

El año 2014 será recordado en Oakland como el año de la confirmación del equipo. Después de conseguir rendir cada vez mejor y de formar un equipo joven con mucho futuro, los Warriors se clasificaban sin apuros para los Playoffs. Curry y Thompson en el exterior y Bogut y Lee en la pintura, habían liderado a una franquicia que se creía capaz de todo.

Sin embargo, Los Angeles Clippers se cruzaban en el camino de los inexpertos Warriors para apearlos de las fases finales en siete encuentros. Curry y compañía cerca estaban de dar la sorpresa y eliminar a los de Doc River, pero finalmente el talento de Paul, Griffin y Crawford se impuso a la franquicia entrenada en ese momento por Mark Jackson.

Fue entonces cuando, desde las oficinas, se optó por un cambio de rumbo en la franquicia. Mark Jackson dejaba el puesto de entrenador y se apostaba por un joven Steve Kerr, que hacía su debut en la NBA como entrenador principal. Además O´Neal, Blake y Crawford no seguían, pero se conseguía reforzar bien el equipo. Como base suplente llegaba Shawn Livingston y para el perímetro Leandro Barbosa. Además, volvió Brandon Rush para completar una plantilla muy completa y equilibrada que era más madura que años atrás.

Steve Kerr: el “novato” que rompe récords

Después de que Mark Jackson saliera de Golden State en contra de la opinión de los jugadores, Steve Kerr aterrizaba en Oakland con todos los ojos puestos en él. Había rechazado a otras franquicias como New York Knicks y había apostado por uno de los proyectos más prometedores de la NBA.

Ya en el verano, su comunión con los jugadores fue total. El ex jugador de Chicago Bulls mantiene una excelente relación extradeportiva con Stephe Curry y con el resto de la plantilla que ha contribuido a un gran ambiente que se ha saldado con un espectacular récord de victorias.

En lo deportivo, el técnico de 49 años ya ha hecho historia y eso que solo se ha disputado el primer tramo de la temporada. Kerr se ha convertido en el mejor entrenador debutante de la historia. El pasado 11 de diciembre Golden State Warriors conseguía su decimocuarta victoria consecutiva y establecían un récord de 19-2, algo que nadie había conseguido y que hacía que el entrenador de Warriors pase a la historia.

Pero la influencia de Kerr no se queda en un récord, que es algo anecdótico. Su influencia en el juego ha sido tal, que Golden State ha ganado en efectividad tanto en ataque como en defensa. En tareas ofensivas Curry dirige al equipo como siempre y las variantes hacen a los de Oakland un equipo muy peligroso. La primera opción es el base de Akron, pero Thompson o un resucitado Harrison Barnes, recuperado para la causa, puede ocasionar peligro desde casi cualquier zona de ataque. Además, Bogut, Lee o Draymond Green son capaces de dominar la pintura y de atacar y defender casi a cualquier juego interior de la liga.

Eso sí, sin duda la faceta que más han mejorado Golden State Warriors ha sido la defensa. El equipo, que el año pasado perdía más de diez balones en partidos importantes y que recibía más de 100 puntos por encuentro en muchas ocasiones, es ahora una franquicia muy seria y comprometida en defensa.

En la actualidad encajan 98 puntos por partido y encestan 108 (terceros de la liga). Además capturan 45 rebotes por encuentro, siendo tercer de la liga en esta faceta y los porcentajes de tiro de sus rivales han bajado considerablemente en solo una temporada.

Con estos credenciales, Golden State Warriors es sin duda uno de los equipos con más presente y futuro de la NBA. Su fulgurante arranque les permite soñar con llegar lejos este año y, por qué no, conseguir el ansiado anillo y comenzar una dinastía que puede hacer historia.

Estrella: Stephen Curry

Hablar de los mejores de la NBA es hablar de Stephen Curry. Un año más, el base titular de Golden State Warriors se ha erigido como uno de los mejores jugadores de la liga y su franquicia lo ha agradecido.

En una temporada en la que siguió mejorando, el de Akron condujo a los suyos a las fases finales de la NBA promediando 24 puntos y 8,5 rebotes por partido. Sin embargo y pese a que siguió mejorando sus números en Playoffs, su equipo caía en primera ronda. Tras un verano en el que de nuevo han rodeado a Curry de grandes jugadores para que ese año sí está decidido a dar el anillo a los suyos.

En este inicio de temporada sus estadísticas se han visto "afectadas" por la irrupción de Thompson o Barnes, que cada vez aportan más en anotación. En 28 partidos disputados (récord de 23-5) Curry está promediando 23 puntos y 7,7 asistencias por encuentro. Bien es cierto que ha sido capaz de hacer partidos de 30 puntos y 15 asistencias y que su rendimiento no preocupa porque el base es determinante cuando Kerr más le necesita.

Las lesiones, un lastre

Pero no todo es optimismo en la franquicia de Oakland. Las lesiones siguen siendo un año más una losa que está haciendo mella en los de Steve Kerr. Desde la enfermería siguen sin poder poner solución a los problemas físicos de David Lee y Andrew Bogut, los dos pilares en la pintura.

El ala-pívot titular solo ha podido jugar cuatro partidos de los 28 partidos que ha disputado su equipo. Sus problemas físicos le están impidiendo por el momento jugar un número considerable de minutos y su rendimiento se está viendo afectado. El ex de New York Knicks promedia, en sus cuatro encuentros, ocho puntos y cuatro rebotes por partido. Desde las oficinas se apuesta por la paciencia con el objetivo de que Lee recupere su mejor versión de cara a los momentos cruciales de la temporada.

Por su parte, Bogut sigue siendo baja y no parece que por el momento eso vaya a cambiar. El pívot es aún más importante en el juego de sus Warriors, no solo por su intimidación en la pintura, si no por su visión de juego, que le hace ser uno de los mejores pívots asistentes de toda la liga.

Este año comenzó bien, pero pronto los problemas físicos le hicieron alejarse de las pistas. Ha disputado 20 encuentros, pero su rodilla le impedirá jugar al menos hasta mediados de enero. Recientemente ha sido sometido a un tratamiento rico en plasma para su rodilla y solo la rehabilitación dirá cuándo puede volver un jugador vital para Kerr.

Las sorpresas: Green - Speights

Si un entrenador pierde a jugadores del calibre de Lee o Bogut, poco o nada se puede sacar de positivo. Sin embargo, en la franquicia de Oakland han aparecido jugadores que han asegurado un rendimiento similar al de ambos jugadores.

Draymond Green y Marreese Speights han aprovechado de manera inmejorable su oportunidad y cada encuentro van a más. Pese a ser un jugador muy joven (24 años), Green mejora cada partido y su talento le augura un gran futuro en la NBA. Capaz de luchar en la pintura, de anotar de media distancia y efectivo desde el triple, el jugador de Michigan promedia algo más de 12 puntos y ocho rebotes por partidos en este inicio de liga y cada vez se encuentra con más confianza. Su aportación como titular y saliendo desde el banquillo cuando Lee se recupere será muy importante en la rotación de Steve Kerr.

Después de probar suerte en diferentes equipos, Marreese Speight encontró acomodo en unos Warriors faltos de un pívot suplente. Sus inicios fueron difíciles pero Kerr ha sabido darle minutos y este ha respondido con creces. El jugador de Florida promedia 11 puntos y cinco rebotes por partido y sus porcentajes de tiro de campo están por encima del 50%.

El dúo Curry-Thompson es uno de los más efectivos de toda la NBA

Golden State Warriors, una franquicia con una plantilla muy joven, completa y equilibrada que ha encontrado en Kerr el complemento perfecto para conseguir el anillo. El dúo Curry-Thompson es uno de los más efectivos de toda la NBA. Su amenaza desde el triple les hace temible cada noche y para cualquier rival. Harrison Barnes ha vuelto a ser el del primer año y le ha quitado el puesto de titular a Iguodala, que sale desde el banquillo para dar rigor defensivo a los suyos. Si además Lee y Bogut se recuperan de una vez por todas volverán a ser con toda seguridad una de las mejores parejas interiores de la liga.

Estamos hablando por tanto de uno de los mejores quintetos de la liga bien complementados por un banquillo que rinde de manera espectacular. Si las lesiones les respetan de una vez por todas y Curry y compañía no bajan su rendimiento, Golden State Warriors serán uno de los candidatos al anillo esta temporada. Solo el tiempo dirá si esta plantilla puede marcar un antes y un después en la historia de la franquicia.

VAVEL Logo