Marcus Camby, un luchador infravalorado
bleacherreport.com

Este larguirucho de 2,11 m y 100 kg fue seleccionado por los Toronto Raptors nada menos que en segunda posición del draft de 1996, tras ser Iverson el número uno. Nombres como los de Ray Allen, Kobe Bryant o Steve Nash fueron pronunciados después.

Camby tuvo que adaptarse al país canadiense pero su juego en la pista reflejó unos buenos 14,8 puntos 6,3 rebotes y 2,1 tapones en 30,1 minutos por partido y entró el mejor quinteto de novatos. En un partido de su primera temporada (23-3-1997) alcanzó los 37 puntos frente a nada menos que Mutombo (Hawks) y ese registro ya se quedó como la máxima anotación de su carrera.

La temporada siguiente fue pésima para el equipo ya que tan solo lograron 16 victorias pero Camby lideró la liga en tapones (3,7). En abril de 1998 consiguió dos triples-dobles a base de tapones; primero 15 puntos, 12 rebotes y 11 tapones y cinco días después lograba 13 puntos, 11 rebotes y diez tapones.

Ese verano le llegó la oportunidad de competir al máximo nivel al ser traspasado a los New York Knicks por Sean Marks, Charles Oakley y dinero. Individualmente retrocedió ya que su papel pasaba a ser el de suplente de Ewing y sus minutos bajaron a 20,5 por encuentro en los que aportó 7,2 puntos y 5,5 rebotes. Clasificados para los playoffs primero eliminaron a los Heat y luego a los Hawks y se enfrentaban a los Pacers en las Finales de Conferencia Este. Ewing se lesionó en el segundo partido de la serie y la eliminatoria quedaba 1-1. Aunque Camby siguió sin salir titular, sus minutos en cancha subieron mucho ante la ausencia de su compañero Ewing y se convirtió en la sorpresa de la eliminatoria ayudando a los Knicks a derrotar por 4-2 a los Pacers; por ejemplo en el tercer partido sumó 21 puntos, 11 rebotes, cuatro robos y dos tapones y en el quinto 21 puntos, 13 rebotes y seis tapones.

Larry Bird, por entonces entrenador de los Pacers, dijo: “Ha sido el MVP de la eliminatoria, sin ningún tipo de discusión”. Promedió en los seis partidos 14,3 puntos, 10,7 rebotes, 2,2 robos y 3 tapones. “Era mi primera experiencia en playoffs, así que no tenía ni idea qué esperar o hacer que no fuera salir a la cancha y entregar el máximo de mi juego”.

Los Knicks se plantaban en la final ante los Spurs y después de dos derrotas llegó la primera titularidad de Camby con el equipo. Perdieron 4-1 antes los Spurs con Camby saliendo de inicio en los tres últimos partidos. “Fui titular en unas Finales de la NBA. Eso mismo es lo que yo solía soñar cuando tan solo era un crío. Tan solo con ver lo que he conseguido en una temporada –de no jugar a ser titular en las Finales-, creo que eso dice mucho sobre mí”.

En las siguientes tres temporadas fue subiendo sus minutos en cancha, en las dos últimas disputó en torno a 34 minutos con unas estadísticas de unos 11 puntos y 11 rebotes pero no lograba jugar muchos partidos durante la temporada.

Lamentablemente fue protagonista en enero de 2001 de un incidente que le costó 25.000$ y una suspensión de cinco partidos. El jugador de los Spurs Danny Ferry para impedir que Camby fuera a por un rebote le soltó un codazo y un tortazo que el árbitro vio y calificó de técnica. Camby molesto fue inicialmente agarrado por el árbitro y algún compañero pero cuando parecía que todo se iba a quedar sin más fue directo a propinar un puñetazo a Ferry poniéndose por medio el entrenador de los Knicks , Jeff Van Gundy; al intentar evitar que su jugador golpeara al rival, Van Gundy se llevó el golpe y necesitó de 15 puntos para cerrar un corte sobre el ojo.

En 2002 es enviado a la Conferencia Oeste para vestir la camiseta de los Denver Nuggets. Tras dos temporadas cogiendo ritmo llegó su mejor etapa, especialmente defensiva, en la que empezó a ser reconocido como uno de los mejores defensores y en 2005 y 2006 le incluyeron en el segundo quinteto defensivo de la liga. Se consagró como en su segundo año como el mejor taponador, liderando la estadística tres temporadas seguidas (2006, 2007 y 2008). En la 2006-2007 promedió 11,2 puntos, 11,7 rebotes, 3,2 asistencias, 1,2 robos y 3,3 tapones y fue nombrado `Jugador defensivo del año´ y formo parte evidentemente del mejor quinteto defensivo. En la campaña posterior con partidos como el del 17 de enero de 2008 ante los Jazz (ocho puntos, 24 rebotes, 11 tapones) o el de la victoria histórica del 16 de marzo frente a los Supersonics, en el que los Denver Nuggets vencieron por 168 a 116 con un triple-doble de Camby (13 puntos, 15 rebotes, diez asistencias), el pívot alcanzó sus mejores promedios en rebotes (13,1) y asistencias (3,3) y con 3,6 tapones fue el mejor en ese apartado. Esta vez solo formó parte del mejor quinteto defensivo.

Sorprendentemente fue traspasado a los Clippers por una 2ª ronda aterrizando en Los Ángeles en 2008. Aquella fue su última buena temporada, ya que les aportó 10,3 puntos, 11,1 rebotes y 2,1 tapones, además fue con ellos donde alcanzó su tope de rebotes (27) el 17 de diciembre de 2008.

Después se sucedieron los cambios de equipo, pasó por Portland 122 partidos, Houston (19) y regresó a los New York Knicks en 2012. Una lesión en el pie le dejó jugar solo 24 partidos y acabó retirándose al final de la temporada con 39 años. Aunque seguía presente en los traspasos, fue enviado a Toronto, cortado y fichado por los Rockets pero no llegó a jugar.

VAVEL Logo