El Madrid vuelve a la senda del triunfo en Badalona
Llull saliendo de un bloqueo (Fuente: ACB.com)

Partido clásico de la Liga y siempre espectacular entre dos conjuntos que gustan del baloncesto rápido y el juego exterior. Los verdinegros, que han comenzado de manera brillante la temporada recibían a un rival tocado después de la mala situación de los merengues en la competición europea. Sorpresa en los quintetos iniciales, con Sergio Rodríguez en pista sustituyendo a un Llull dolido en la rodilla. Comienzo de encuentro muy trabado, con enorme cantidad de faltas por los dos bandos. Rápidamente se mostraba que las armas exteriores de los badaloneses son poderosas, como el misil de Goran Suton. Por el Madrid respondía Maciulis desde el perímetro.

Con tanto tiro lejano y poco acierto, cerrar bien el rebote defensivo se estaba convirtiendo en una clave del duelo, en esa faceta destacaba Gustavo Ayón. Primeras y rápidas rotaciones por la Penya, entrando en pista veteranos de mil batallas como Sergi Vidal y Albert Miralles. También movía Laso su banquillo alineando a Andrés Nocioni. Los dos equipos llegaban al bonus de personales. Eran los blancos los que estaban encontrando aro con mayor facilidad e imponían un demoledor parcial de 0-10 tras el triple del Chacho. Tiempo muerto de Maldonado. Reaccionaban los catalanes con las canastas de Paul y el canterano Llovet, demostrando que era un partido de ida y vuelta. Final del primer cuarto 12-19.

Ayón adelanta al Madrid

En los siguientes compases reajustó mejor su defensa el Madrid, dando minutos al capitán Felipe Reyes, que peleaba como un poseso todo rebote y además forzaba mucho en la marca al canterano Nogués. Pero los de Badalona tienen una enorme calidad individual, y hombres como Llovet no paraban de generar puntos. Más carrusel de cambios en los dos conjuntos, con los técnicos jugando una batalla en lo estratégico. El electrónico se quedó paralizado durante varias posesiones, las defensas estaban superando a los erráticos ataques. Buenos minutos del poderoso africano Drame.

Se desatascaba ligeramente el resultado cuando el Madrid podía correr las pista con hombres como Carroll o Llull (que llevaba una aparatosa protección en la rodilla). Tras el espectacular mate de Jeffery Taylor, mostrando su enorme potencia de salto, los madridistas se marchaban +8 de nuevo y Maldonado pedía otro tiempo. Demasiado precipitados los verdinegros en sus lanzamientos, mientras que los merengues medían mejor y asistían por dentro a un Ayón iluminado. Parcial de 0-9, pero no había nada sentenciado. El partido era un correcalles, y el mínimo error en un pase era castigado con rápida contra. Brandon Paul calentaba la muñeca y acercaba a los suyos. A vestuarios con 24-36.

Afianzando la ventaja

Comienzo de la segunda mitad y Demond Mallet a pista, uno de los mejores cañoneros de los verdinegros, y que todavía no había jugado un solo minuto en el duelo. De manera sufrida la Penya volvía a recortar puntos, mejorando su intensidad en defensa y forzando buenas faltas de tiro, cargando a los hombres interiores del Madrid. Un killer como Brandon Paul olió la sangre y conectó un tremendo triple que levantaba a la grada del Olímpico y obligaba al tiempo de Laso. Gran parcial de 11-4 de los catalanes que llamaban a las puertas. Pero el talón de Aquiles de los locales estaban siendo las pérdidas de balón (ya superaban las 10), que aprovechaban viejos expertos como Rudy o Reyes.

Mucha intensidad en cada posesión y bastante contacto, por lo que las faltas de tiro eran frecuentes. Esta vez los merengues se mostraban acertados en esta faceta, por lo que mantenían la ventaja. Grandes minutos de Sergio Rodríguez, que hizo una cruz en el suelo desde el 6.75 y bombardeó al Joventut. Después de fluctuar mucho la ventaja, la canasta de Reyes volvía a poner a los blancos en la máxima del partido (+14). Maldonado abroncaba a los suyos buscando una solución. Con el triple sobre la bocina de Nocioni culminaba el tercer cuarto (44-61).

Merecida victoria blanca

No quería marcharse definitivamente del partido el Joventut, Nacho Llovet y Albert Ventura apretaron el acelerador, leyendo bien los pases interiores y entrando en la zona con mucha convicción. Ahora eran los blancos los que cometían errores absurdos en los pases y habían bajado los brazos en defensa. Por si fuera poco llegaban ya al bonus de personales cuando aun restaba un mundo para el final. De hecho a un híper activo Nocioni le señalaban una dudosa antideportiva. De nuevo se frenaba la anotación, hasta que Jaycee Carroll conectaba desde la media distancia. La Penya sobrevivía a base de tiros libres bajando de los diez puntos, y a Ayón le caía la cuarta.

Momentos de la verdad y a pista volvían los veteranos del Madrid. Y lo hacían para aclarar las ideas de los suyos. Rudy robó dos balones consecutivos en defensa y lanzó contras que culminaba el rocoso Felipe Reyes, percutiendo a la perfección en la pintura verdinegra. De hecho, el capitán de los blancos estaba imperial en los rebotes ofensivos (llegaba a los seis), haciendo un roto a los locales. El triple desde casi ocho metros de Sergio Llull sentenciaba definitivamente el partido. Victoria a domicilio del Madrid (69-79) que fue superior en cada cuarto y pone el 6-1 en Liga Endesa.

Protagonistas

Enorme partido una vez más de Felipe Reyes (16 puntos, nueve rebotes, siete faltas recibidas, 4/4 en libres, 23 de valoración). El eterno ala-pívot blanco capturó muchos rebotes ofensivos, castigando la pintura rival. Buen trabajo de Sergio Rodríguez (15 puntos, tres asistencias, 3/4 en triples), que desatascó el ataque blanco desde el perímetro. Gustavo Ayón (11 puntos, siete rebotes, dos asistencias, dos tapones) comenzó como un tiro el encuentro, pero las personales le lastraron. Por último el guerrero Andrés Nocioni (12 puntos, cinco rebotes, 2/4 en triples) que destacó cada minuto en pista.

Por un FIATC Joventut bastante irregular en los tiros y tibio en la defensa, destacar sobremanera a dos hombres. Brandon Paul (20 puntos, cinco rebotes, dos tapones, cuatro faltas recibidas, 19 de valoración) fue el más incisivo de los suyos, aunque abusó de tiros forzados. El capitán Nacho Llovet (18 puntos, seis faltas recibidas, 5/7 en tiros de dos, 8/10 en libres, 21 de valoración) percutió la zona merengue con enorme valentía y acierto, pero se encontró falto de apoyos.

Fotos del texto: ACB.com // devuestrobasket.com //

VAVEL Logo