David Blatt, despedido como entrenador de Cleveland Cavaliers
David Blatt, dirigiendo a Cleveland Cavaliers (Fotografía: thesource.com)

El entrenador-jefe de los Cleveland Cavaliers, David Blatt, ha sido despedido hace escasos minutos en un movimiento que ha cogido de improviso al mundo NBA. Blatt se encontraba a mitad de su segundo año en Cleveland, lugar donde nunca ha gozado de total confianza por parte de las altas esferas, así como de los jugadores, empezando por LeBron. Obviamente así es muy complicado hacerte escuchar e implantar tus ideas, pero siempre fue la máxima del entrenador estadounidense.

Desde el principio se rumoreó con problemas internos con los jugadores, y el mal comienzo en la pasada temporada, ya dejó airear las campanas de una destitución. Aun así consiguió alzar al equipo y remontar hasta colocarse y asentarse, como el segundo mejor equipo de la Conferencia Este tras Atlanta Hawks. Gracias a este ascenso y a la mejor química de equipo, David Blatt mantuvo su cargo. Todo parecía que había dado con la tecla para sacar el máximo de este equipo y alcanzar el objetivo de ganar el campeonato.

Bien es verdad, que desde los medios locales, siempre se ha intentado hacer la cama a Blatt, sacando siempre trapos sucios de su dirección. Se insinuó que su asistente, Ty Lue, mandaba más que él y que incluso los jugadores solo le hacían caso al ex-jugador. También que los jugadores hacían un poco la batalla por su cuenta y daban de lado a Blatt.

Después de solventar todos esos problemas internos, Blatt redirigió el barco y marcó los Playoffs como su gran redención. Fueron los grandes dominadores de la Conferencia Este durante los Playoffs y llegaron sin problema, más allá de las lesiones, a la final de la NBA. Kevin Love fue el primero en caer. En la primera ronda, contra Boston, Love se lesionaba en un hombro, que le impediría disputar un solo minuto más en todo el campeonato. Más adelante, tras superar los escollos de Chicago -la eliminatoria más complicada- y Atlanta, a los que destrozaron sin piedad, les tocó luchar contra el mejor equipo de liga en ese año, Golden State Warriors. Blatt sacó su libreta de entrenador y puso al equipo de la bahía contra las cuerdas, al colocarse 2-1 en la eliminatoria y con el cuarto partido en The Q. No solo eso, tampoco podía contar con Kyrie Irving, que se lesionó en el primer partido de la serie en su rodilla. Finalmente no pudo llegar a buen puerto y cayó eliminado en seis partidos, perdiendo la final. David Blatt salió muy reforzado de esos Playoffs, lo que le valió para seguir comandando al equipo de Cleveland.

En esta nueva temporada, el equipo ha estado liderando desde el primer momento la Conferencia Este, y con bastante diferencia, ya que nadie ha podido hacerles sombra hasta el momento. Nadie podría haber predicho que esta situación llegaría. Con un récord de 30-11 y 11 victorias en los últimos 13 partidos, Blatt podía estar más que tranquilo en el cargo, pero a las 22:00 hora española saltaba la noticia desde el Twitter del periodista de Yahoo, Adrian Wojnarowski. Asímismo confirmaba que su sustituto sería Tyronn Lue, que ha firmado un contrato por tres años como entrenador-jefe.

Blatt deja el cargo con un récord total de 83 victorias por 40 derrotas y convirtiéndose en el segundo entrenador de la historia, tras Byron Scott, que son despedidos de sus equipos tras haber llegado la campaña anterior a las Finales de la NBA.

Tras conocerse la noticia, ya han llegado las primeras declaraciones del ya, ex-entrenador de los Cavs: "Estoy muy agradecido por tener la oportunidad de ser el entrenador-jefe de los Cleveland Cavaliers. También, me gustaría dar las gracias a Dan Gilbert y David Griffin por darme la oportunidad". También quiso acordarse de sus jugadores: "Ha sido un honor el haber entrenado y convivido con jugadores como LeBron James, Kyrie Irving, Kevin Love y todo el roster que conformaba la plantilla de este equipo". No faltó el guiño hacia sus ayudantes en esta etapa: "Me gustaría expresar mi gratitud hacia todos mis ayudantes, estoy en deuda con todos gracias a su profesionalidad, su trabajo duro, lealtad y amistad". David Blatt finalizó: "Estoy orgulloso de lo que hemos logrado desde que soy el entrenador jefe y deseo lo mejor para Cleveland desde esta temporada en adelante". 

VAVEL Logo