El 'backcourt' de mamá
McCollum y Lillard avanzan hacia el banquillo en un tiempo muerto (Fuente: Sporting News)

"Todo esto era campo". Cualquiera que viva en España ha escuchado esa frase alguna vez. Pues eso era algo parecido a lo que se podría escuchar en Portland hace unos meses, cuando cuatro de los cinco jugadores titulares en la temporada 2014/15 no continuaban en el equipo para la 2015/16. Un solar. Sólo quedaba Lillard. Pero encontró a su némesis.

Lillard & McCollum, McCollum & Lillard. Uno, Lillard, es rapero; el otro, McCollum, guarda un parecido con un rapero (Ludacris). Hasta en eso hay conexión. También hay similitudes, un poco más concretas y menos cogidas por los pelos, en su modo de vida. Ambos viven con sus madres. "No creo que sea inusual. Para C.J. y yo es gracioso venir de escuelas pequeñas y vivir con nuestras madres", responde Damian: "Muchos chicos que son grandes promesas en high-school están siempre en la carretera. Te vuelves más distante con tu familia que alguien como nosotros porque estás muy ocupado y te están metiendo presión constantemente para ser una gran estrella un gran día". Tras un verano de desilusión, esta pareja ha logrado levantar esos ánimos en Rip City.

Fuente: NBA
Fuente: NBA

Le dan la oportunidad y la aprovecha

C.J. McCollum ya estaba en Portland el año pasado. Y el año anterior. Aunque no con la participación con la que cuenta ahora. Este apasionado del periodismo fue elegido en el Draft de 2013 en 10ª posición por los Blazers. Pese a que el conjunto de Stotts se ha caracterizado estos últimos años por ser joven, físico y equilibrado, McCollum no tenía sitio. Fue enviado a Idaho Stampede, de la D-League. Volvió renovado, ya con un sitio en el banquillo, pero con una participación de corto recorrido. Hasta el día de hoy ha sido titular en todos los partidos de esta temporada.

Es el candidato principal al premio a Jugador Más Mejorado (MIP)La necesaria comparación entre este fulgurante inicio de temporada y la pasada campaña es hasta cómica. De 6'8 puntos, 1'5 rebotes y 1 asistencia a 21'1 puntos, 3'6 rebotes y 4'3 asistencias de media. Claro, la minutada hace la diferencia. McCollum ha pasado de estar en la rotación disputando 15'7 minutos a ser el primer escolta del equipo con 34'9 minutos por partido. Con un diferencial de +14'3 puntos respecto a la 2014/15, en la carrera por el premio a Jugador Más Mejorado va primero, con otros como el mismo Stephen Curry por detrás.

El equipo requería sangre nueva y C.J. ha dado la respuesta. Además, ha ocurrido un fenómeno que no por ser curioso deja de ser lógico. Tras la confianza depositada en él, responde: fue renovado para su cuarto año por una opción en su contrato y un mes después logró su tope anotador en la liga hasta el momento (37 puntos ante New Orleans Pelicans).

Lillard, constante como jugador-franquicia

La pregunta era tajante antes de comenzar la temporada: ¿podría Lillard con todo? Pues sí. Y con más, parece ser, porque esto se le está dando de lujo. Stotts posó sobre sus hombros la responsabilidad de dirigir a un equipo joven pero sin faro hacia el que dirigirse, y lo está consiguiendo.

Son el 2º 'backcourt' más anotador esta temporada

Ya no tiene a Aldridge o Batum con él, tiene a Aminu, Henderson o Plumlee, pero es casi indiferente. Cuando Damian Lillard sale a la cancha ya es sabedor de que es el franchise-player, el hombre-orquesta, el que juega y debe hacer jugar. Con McCollum forma una sociedad ilimitada, tanto que en las parejas de base-escolta sus números sólo son superados por los estratosféricos de los Splash Brothers de Golden State (51'4 puntos entre ambos).

Lillard tiene otra particularidad. Siendo uno de los más infravalorados ante los ojos de aficionados y oficiales de la liga, se empeña en desdecirles. Ya sea en la selección nacional o de cara al All-Star, nunca está en las quinielas. El último ejemplo queda patente cuando, tras no ser escogido para participar en el Partido de las Estrellas de este 2016, Lillard irrumpió en el primer partido de la liga tras el parón con 51 puntos, 7 asistencias y 6 robos (algo que nadie había hecho nunca) para vencer al vigente campeón Golden State Warriors. No hay mejor venganza que con hechos.

VAVEL Logo