FC Barcelona Lassa - Olympiacos Piraeus: la remontada empieza aquí
Noelia Déniz / Vavel.com

Remontada: superación de un resultado o de una posición adversos. Así describe el diccionario de la Real Academia Española de la lengua el objetivo que se ha marcado el conjunto de Xavi Pascual para seguir en la lucha por este ansiado título, uno de los más difíciles, la Euroliga. Los culés son conscientes que tienen que realizar una proeza de esas que se recuerdan toda la vida, como las medallas de Jesse Owens en las olimpiadas o los múltiples goles de Iniesta in extremis para dar títulos a la selección española como al Barça.

El partido recuerda a uno de esas batallas históricas entre hispanos y helenos. Esas en las que solo uno salía victorioso y muy reforzado de ella. El que se lleve el gato al agua estará un paso más cerca de conseguir la clasificación, en cambio, el perdedor se hundirá en la tabla y solo un milagro les podrá llevar a los cuartos de final de esta edición. 

La afición en estos partidos es clave. Cierto es que en Barcelona no se llega a la locura alcanzada por los de Atenas, pero en las citas especiales, el Palau aprieta, y mucho. Se notará en cada falta pitada en contra, en cada tiro libre a favor de los griegos y en los momentos clave. Y si algo saben los seguidores blaugranas, es que cada detalle cuenta para ganar partidos de este tipo. Las 7.585 almas que se estarán en el Palau serán parte importante en el cambio de rumbo y de resultados negativos que necesita su equipo.

Todo o nada

El FC Barcelona Lassa no llega en su mejor momento y son conscientes de ello. La mala racha cosechada en la Euroliga y el mal estado de forma de los hombre de Xavi Pascual es alarmante, pero ellos se ven muy capaces de darle la vuelta a la situación. La prematura, y aún reciente, eliminación en los cuartos de final de la Copa del Rey a manos del Dominion Bilbao Basket, sigue escociendo dentro del vestuario azulgrana. De todos modos, los jugadores saben que deben pasar página y centrarse en los objetivos que les quedan. El primero de todos, ganar este partido para seguir sumando una racha de victorias importante y así poder optar a clasificarse.

El aire fresco que dará Joey Dorsey, recientemente fichado puede ser una de las claves del partido. Viene del Galatasaray turco, equipo en el que ha jugado también el base boricua, Carlos Arroyo. Además, el pívot americano conoce bien Can Barça ya que estuvo una temporada jugando a un muy buen nivel. Las grandes actuaciones que tuvo durante esa campaña le sirvieron como trampolín para cumplir su sueño NBA. Houston Rockets se hizo con sus servicios y con los su compañero de equipo por aquel entonces, Kostas Papanikolau. Tras un rol bastante discreto en la ciudad de los cohetes en el que solo jugaba para hacer descansar al mismísmo Dwight Howard, volvió a Europa.

Junto a Dorsey, se espera que llegue otro fichaje que se encuentra dentro del equipo. Su nombre es Ante Tomic, y el Barça necesita como agua de mayo que el croata vuelva a su mejor versión. Junto a estos dos jugadores se encuentra Arroyo que acaba de recuperarse de su lesión y se trata de uno de los mejores activos que tiene este conjunto.

Mismo objetivo, distinta situación

El Olympiacos llega con un parcial calcado al de sus rivales mañana, tres victorias y cuatro derrotas. En cambio, su situación está mucho más estabilizada que la azulgrana. Van líderes en la liga griega con 18 partidos ganados y solo uno perdido, y han vencido en sus últimos cinco partidos de competición doméstica. Además cuentan con la ventaja de haber ganado al Barça en Grecia en lo que fue un partido muy difícil para los culés. Spanoulis, se erigió en forma de dios griego para anular a un Fc Barcelona sin ideas.

Vasileios Spanoulis es uno de esos jugadores que se merecen un párrafo aparte. 1'93 metros de pura magia en sus manos. Es de los bases más completos de Europa: tiene un excelente manejo del balón, asiste dando pases de gran calidad y tiene un tiro exterior y una suspensión en el aire que hacen de él un auténtico jugón. De la actuación de este jugador y de cómo le pueda parar la defensa blaugrana, dependerá mucho el devenir del encuentro.

VAVEL Logo