El Baskonia no se deja sorprender y pasa a semifinales
Fotografía: ACB

El Baskonia no se dejó sorprender en el partido inaugural de la Copa del Rey en su casa ante un Iberostar Tenerife que luchó hasta el final. Un impecable Shane Larkin fue uno de los culpables de que el equipo vitoriano esté en semifinales.

El choque empezó con un Iberostar Tenerife acertado desde más allá de la línea de tres, en especial gracias a la muñeca de Marius Grigonis, pero el Baskonia no se apagó ni mucho menos y endosó un parcial letal a los tinerfeños para poner la primera gran distancia en el electrónico (22-12). Un triple de Tariq Kirksay dejó a los insulares siete puntos abajo a la finalización del primer cuarto (22-15).

El Baskonia fue superior durante los 40 minutos

En el segundo periodo, el guión no varió y el Baskonia siguió dominando. Un Rodrigue Beaubois acertado atacó duramente al Iberostar, pero el conjunto insular tenía su gran respuesta, la de Davin White. El base americano se tiró el equipo a sus espaldas y consiguió poner a los suyos tan sólo dos puntos abajo (33-31). Cuando mejor estaban los visitantes, de repente apareció la figura de Shane Larkin para que el Baskonia respondiese con contundencia (39-31). El equipo gasteiztarra fue a más y siguió ampliando diferencias con un acertado Chase Budinger y un impecable Ilimane Diop, que hizo enloquecer al Buesa Arena con un espectacular alley-oop. Un 2+1 de Tim Abromaitis puso por debajo de diez puntos a Tenerife, pero otra vez volvió a responder Diop para cerrar la primera parte (45-34).

En la reanudación, el Baskonia siguió entonado, pero se encontró a un Iberostar Tenerife que lo metía todo desde todos los lados, con un gran Abromaitis (48-44). Pero a partir de ese instante, el equipo alavés fue a más y logró un parcial de 4-0 con un efectivo Andrea Bargnani para seguir haciendo daño a su rival cuando mejor estaba (52-44). 

Iberostar Tenerife volvió a espabilar tras unos buenos minutos de Kirksay y Rodrigo San Miguel, lo que permitieron al club insular cerrar el tercer cuarto tan sólo seis puntos abajo (61-55).

Ya en los últimos diez minutos de choque, el Iberostar hizo un amago de acercarse tras unas buenas acciones de Abromaitis, pero el Baskonia sacó su mejor cara al son de su estrella Shane Larkin, que hizo vibrar a todo el pabellón (78-68). Rodrigue Beaubois siguió aumentando las diferencias gracias a sus buenos tiros de media distancia y el conjunto dirigido por Sito Alonso sentenció prácitamente el choque tras un auténtico triple de Larkin a falta de dos minutos para el final.

El Baskonia ya espera rival en la primera semifinal (sábado, 18:30h.); saldrá del ganador del choque entre el Real Madrid y el MoraBanc Andorra.

VAVEL Logo