El Iberostar ya escribe capítulos en la historia del baloncesto europeo
Bogris, el mejor aurinegro, postea ante la defensa de Dragovic | Fotografía: Basketball Champions League.

Lo que antes parecía estar a años luz ya ni se roza con la yema de los dedos. Lo que antes parecía un imposible ahora es ya un hecho. El Iberostar Tenerife ya palpa con sus manos un premio al esfuerzo de largos años. Un reconocimiento al trabajo de muchos. La parroquia canarista ya viaja por el firmamento en el que se mueven los mejores equipos del baloncesto continental con una nave que vuela a la velocidad de la luz. Ya hay un sitio junto a las estrellas del baloncesto europeo para este equipo tinerfeño que ha hecho soñar a una isla y ahora le devuelve lo mucho que le da día a día.

Y este miércoles volvió a suceder. La afición aurinegra volvió a dárselo todo a los suyos. El Santiago Martín se llenó con 5166 espectadores para recibir al ASVEL de Lyon en la vuelta de los cuartos de final de la Basketball Champions League, la competición europea de la FIBA. En el encuentro de ida en Francia ambos equipos empataron y dejaron toda la emoción para la cita en Tenerife. Mal negocio para la mayoría de equipos este año.

En una increíble muestra de comunión entre jugadores y afición, los laguneros derrotaron a los franceses por 61-51 y se metieron en la final a cuatro en la que ya esperan el Banvit, el Umana Reyer Venezia y el AS Monaco.

La afición canarista anima desde uno de los fondos a su equipo | Fotografía: BCL.
La afición canarista anima desde uno de los fondos a su equipo | Fotografía: BCL.

Partieron de inicio los locales con San Miguel, Grigonis, Doornekamp, Hanley y Bogris. Los visitantes con Hodge, Lang, Kahudi, Dragovic y Watkins.

Disputa, poco acierto y nerviosismo en los primeros compases

Tardó en romperse el 0-0 inicial. Fue Bogris, el pívot aurinegro, el encargado de abrir las hostilidades con un tiro a la media vuelta desde el poste bajo. La respuesta del conjunto francés llegó de la mano de Hodge. El base anotó un buen triple desde la parte frontal para dar la vuelta al marcador. Brillaba en estos momentos en el encuentro la disputa y el poco acierto, además del nerviosismo. Clara muestra de ello fue la rapidez con la que el conjunto visitante acumuló sus tres primeras faltas, todas ellas en ataque, y la cantidad de balones perdidos por los Vidorreta.

A cuenta gotas llegaban las canastas. De nuevo fue Bogris (el mejor de los suyos con 12 puntos y 16 de valoración al final del partido) el encargado de hacer más grande ese aro que se le cerraba al Iberostar. El nuevo tiro del griego puso el 4-3 en el marcador y precedió a los primeros cambios de quinteto. Entraron Abromaitis y White.

El panorama cambió con el esperado intercambio de canastas. Primero fue Abromaitis desde debajo del aro. Hodge respondió con una nueva pincelada de su talento anotador desde el triple y Doornekamp respondió al desafío con el primer acierto lejano de los suyos que estableció el 9-6 en el marcador.

Las defensas no tardaron en imponerse con un planteamiento muy defensivo por parte del Asvel. Tal es así que ambos equipos sudaron más de lo normal para anotar. Doornekamp dejó el marcador al final del primer cuarto en un 13-10 tras convertir una penetración finalizada en aro pasado.

Hodge, el mejor de los franceses, elabora una jugada ofensiva | Fotografía: BCL.
Hodge, el mejor de los franceses, elabora una jugada ofensiva | Fotografía: BCL.

El Canarias salió a la cancha en el segundo cuarto con mucha decisión. Fran Vazquéz finalizó dos acciones colgándose del aro. Ferrán Bassas puso el pase y el pívot finalizó fiel a su estilo, forzando el tiempo muerto de JD Jackson y enloqueciendo a la grada. El marcador en estos momentos se situó en un 17-10.

La inercia a favor de los canaristas continuó. Con los cambios el ritmo no bajó y los de Vidorreta continuaron dominando y ampliando sus diferencias. Una canasta de Richotti llevó el 21-12 al marcador y de nuevo el técnico visitante se vio obligado a parar el encuentro con un tiempo muerto. Los locales crecían en defensa y movían mejor el balón en ataque encontrando cada vez más opciones de tiro cómodo.

Un parcial amplio a favor de Asvel dio la vuelta al marcador en el segundo acto

La reacción francesa no tardó en llegar. El Asvel convirtió tres canastas de manera consecutiva, la última de Dragovic y ese parcial de 6-0 le colocó a tan solo dos puntos (21-19) a falta de 3:10 para llegar al descanso. El tiempo muerto de Vidorreta no tuvo efecto inmediato sobre los suyos. Un triple de Lang puso el 21-22 en el marcador con el Asvel por delante tras un parcial de 0-9.

Trabajando cada ataque minuciosamente y leyendo bien la defensa rival, el Canarias encontró el camino. San Miguel abrió una autopista hacia el aro y puso el 28-24 en el marcador gracias a un dos más uno que dio oxígeno a su equipo en los últimos compases de la primera mitad.

Una mala gestión en su última posesión por parte del Asvel dejó los últimos segundos del segundo periodo con la posesión favorable a los locales. El capitán del Iberostar, Nico Richotti, tiró de oficio y recorriéndose toda la cancha anotó una buena canasta que dejó el marcador tras los primeros 20 minutos en un 30-24.

Richotti celebra una acción del encuentro | Fotografía: BCL.
Richotti celebra una acción del encuentro | Fotografía: BCL.

La primera canasta tras el paso por vestuarios llegó tras un triple de Abromaitis. El marcador se fue hasta el 33-24, la máxima ventaja a favor de los canaristas hasta ese momento. Las sensaciones seguían siendo similares, un partido muy físico y donde las defensas se imponías a los ataques. De ahí que la inmensa mayoría de los tiros se forjaban tras una gran exigencia al talento de los jugadores.

Por momentos el Iberostar parecía mostrarse más calmado. La buena combinación de pases que acostumbra a tener como patrón de juego el combinado aurinegro apareció para poner el 35-24 en el marcador y colapsar al Asvel de Lyon. J.D Jackson volvió a detener la contienda para tratar de que el encuentro no se les fuera.

Con un dos más uno casi calcado al que hiciera en la primera mitad, San Miguel se encargó de evitar cualquier tipo de reacción visitante, al menos hasta ese momento. Los tinerfeños se fueron en el marcador 38-26 en el ecuador del tercer acto.

Los franceses reaccionaron siempre a tiempo ante las mayores ventajas canaristas

Un triple de White pareció dejar muy lejos las aspiraciones visitantes. Sin embargo, los franceses encadenaron dos triples de manera consecutiva y se acercaron en el marcador (41-34). El parcial se amplió hasta el 0-8 para el Asvel y Vidorreta tuvo que detener el encuentro para reajustar las ideas de sus jugadores. El encuentro tomó hasta este punto diferencias importantes a favor de los locales pero la calidad del cuadro francés impidió en varios momentos que la sentencia llegara, algo propio de un partido de esta altura.

No fue capaz de detener la sangría el combinado lagunero. La diferencia a favor desapareció y el Asvel fue cogiendo confianza. El marcador al final del tercer cuarto se quedó en un apretado 41-38.

El último cuarto desató la fiesta en la grada

La ansiada canasta de los aurinegros llegó de la mano de Grigonis. El Canarias llevaba muchos minutos sin anotar viendo como el Asvel reducía la diferencia. El triple del aurinegro puso el 44-40 en el marcador y supuso un importante respiro para los dirigidos por Vidorreta. El lituano escolta del Iberostar asumió la responsabilidad. De nuevo desde la línea de tres retó a sus rivales aunque estos no dejaron que se fueran el marcador anotando siempre en momentos necesarios desde debajo del aro.

Cada balón se luchaba al cien por cien de las posibilidades de cada jugador. Ni un respiro dio el partido que, a pesar de la poca fluidez, estaba siendo muy atractivo y la tensión no dejó de respirarse en ningún momento.

Un triple de Kirksay inclinó la balanza

La jugada que buscaban los laguneros llegó a tras una buena circulación de balón. Kirksay convirtió un triple desde una esquina que dio alas a los suyos y puso el 52-44 en el marcador. La afición respondió ante la importancia de este momento que, a falta de 3:43 para el final, se antojaba vital.

Sin embargo, la calidad de los franceses bajó un poco el ambiente. Un triple como respuesta de Lang permitió dar al partido todavía más vida. Aun así, el oficio de los jugadores locales salió a relucir para congelar lo más posible los últimos minutos. Un ganchito de Vázquez fue lo más destacado en ataque para los aurinegros aunque lo más importante y la clave estaba atrás, donde los canarios trabajaron fuerte para cerrar el encuentro y, junto a los tiros libres típicos de un final de partido de estas características, asegurar la victoria.

La plantilla del Iberostar Tenerife celebra la victoria | Fotogragía: BCL.
La plantilla del Iberostar Tenerife celebra la victoria | Fotogragía: BCL.

Día histórico en la parroquia canarista, probablemente uno de los que más se recuerde en la historia de este club. 

VAVEL Logo