Al campeón no le sirve una remontada heroica y cae ante Baskonia
Bassas conduce el balón ante la defensa de Laprovittola | Fotografía: ACB.

A punto estuvo de suceder. El Santiago Martín, acostumbrado a gestas históricas este año, se quedó a centímetros de vivir una remontada que se antojaba imposible para la mayoría. El Iberostar Tenerife cayó en su feudo ante el Baskonia por 72-76 después de ir perdiendo por hasta 20 puntos de diferencia. 

La resaca del conjunto local, que llegaba al partido después de proclamarse el pasado domingo campeón de la Basketball Champions League, duró demasiado. Los de Vidorreta no se encontraron así mismo sobre el parqué hasta bien entrada la segunda mitad y, aún así, casi fueron capaces de darle la vuelta a un encuentro que estaba más cuesta arriba que ningún otro. Hanga, con 14 puntos y 19 de valoración, y Richotti y Doornekamp, ambos con 19 de valoración, 18 y 17 puntos respectivamente, fueron los mejores del partido.

Los locales partieron de inicio con San Miguel, Grigonis, Doornekamp, Hanley y Bogris. Por su parte, el cuadro vasco hizo lo propio con Beaubois, Hanga, Laprovittola, Tillie y Voigtmann. Abrió las hostilidades el pívot baskonista Voigtmann con un gran triple desde la parte frontal al aro. La respuesta llegó de la mano de un oportuno Bogris que, si bien se había despistado en la marca que costó el primer triple en contra de los suyos, esta vez sí estuvo acertado justo sobre la bocina de posesión.

El conjunto visitante arrancó el partido muy enchufado desde la línea de tres. Tanto que sus tres primeras canastas llegaron tras sendos aciertos desde esta distancia, dos con la firma de Voigtmann y otro de Hanga.

Los aurinegros se mantuvieron de pie pese al buen comienzo visitante

El Iberostar, lejos de echarse atrás ante el enorme acierto del Baskonia trabajó mucho sus ataques y se mantuvo en el partido en todo momento. Gracias al buen hacer de Bogris bajo el aro y una buena canasta de Doornekamp, los de Vidorreta fueron cogiendo ritmo poco a poco.

El lanzamiento de tres pasó a convertirse al final del primer cuarto en la principal arma de los de Sito Alonso y el más grande agujero de los tinerfeños. Rápidamente los visitantes pusieron tierra de por medio en el marcador que, a falta de poco más de dos minutos para el final del primer acto, reflejaba un 13-23.

La respuesta canarista llegó por medio de Fran Vázquez. El pívot finalizó en mate un alley-oop de Bassas que hizo despertar a los suyos, o al menos detener la sangría atrás. Dos tiros libres de Shengelia cerraron el primer cuarto con un 16-25 en el marcador.

Que el Iberostar no estaba cómodo en el parqué era fácil darse cuenta. Tampoco lo estaba Vidorreta, que la pagó con uno de los árbitros, que terminó pitándole una técnica al comienzo del segundo cuarto. Los aurinegros crecieron en defensa pero no terminaban de sacar provecho de este buen trabajo atrás con efectividad ofensiva.

El pabellón estalló en contra de los árbitros después de las técnicas a Vidorreta y San Miguel

La insatisfacción del equipo canarista con el arbitraje no cesó. Corría el minuto tres del segundo acto cuando una nueva técnica le calló esta vez al base Rodrigo San Miguel tras protestar después de haberse ido al suelo cuando trataba de subir la pelota. El pabellón entró en calor con estas continuas protestas que, a falta de acciones de su equipo en ataque, necesitaba de algún que otro tipo de aliciente y este sirvió.

A base de continuar con el trabajo y buscando ese acierto tan necesitado en ataque llegó el momento esperado por los locales. Un triple de Doornekamp puso a su equipo a diez puntos (25-35) con tan solo el final del cuarto por disputarse. Bajar de esa barrera psicológica de los diez dígitos era en este momento la tarea que tenía fijada el cuadro de Vidorreta. Con un Baskonia más exigido en ataque y menos cómodo se empezó a notar que el rumbo del partido podía empezar a hacer amagos de cambio. Una canasta de Richotti, muy serio hasta el momento, rebajó a ocho tantos la diferencia.

Baskonia daba la sensación de dominar en todo momento y de tener bien amarrado el partido, a pesar de los intentos canaristas. Rafa Luz se aprovechó de un nuevo error en el cierre del rebote para convertir un triple que de nuevo calló como un jarro de agua fría en un pabellón que ansiaba ver a su equipo soltarse. Al descanso se llegó con un 28-40. Las claves hasta este momento de la superioridad vasca estaban en la falta de acierto del Iberostar que, por momentos ansioso, no estaba teniendo serias dificultades para encontrar tiros aunque sí para materializarlos. El pobre dos de catorce (14%) en tiros de tres  de los de Vidorreta ejemplificaba a la perfección este aspecto.

Un vendaval aurinegro casi da la vuelta al partido

El comienzo de la segunda mitad puso todavía las cosas peores para los intereses locales. Primero un triple de Hanga y, acto seguido, un dos más de uno de Blazic llevaron el 28-46 al marcador. Ni con tiempos muertos ni cambios aparecía el Iberostar.

San Miguel cometió su cuarta falta personal y la entrada de Bassas dio un respiro a su equipo. El base fue capaz de anotar dos buenos triples en pocos minutos y de dar un poco de fuerza a su escuadra, que se contagió por medio de Doornekamp, que imitó a su compañero y puso el 39-50 en el marcador.

El partido fue coqueteando con las diferencias entorno a los diez y 15 puntos. Los locales remaban contra corriente y trataban de acercarse lo máximo posible a un conjunto vasco que, sin excesivo brillo, se mantuvo siempre serio y capacitado para anotar en los momentos más necesarios. Se cerró el tercer acto con un 48–60 que dejaba el encuentro con mucha de estar sentenciado de cara al último periodo.

El inicio de último cuarto del Iberostar ajustó el partido

Pero más bien sucedió todo lo contrario. Se valió el Iberostar de acciones casi heroicas, al filo del tapón o forzadas, para mantenerse en el encuentro. ‘Los pequeños’ -un enorme Bassas, Richotti y con la ayuda de Kirksay- fueron los encargados de dar vida a un encuentro que por momentos pareció listo para sentencia. El arreón canarista llevó el 56-63 al marcador y el Santiago Martín creyó por momentos en una posible remontada.

El encargado de meter el miedo en cuerpo a los baskonistas fue Doornekamp. El alero anotó el 58-63 a falta de 7:30 para el final del partido. Sito Alonso solicitó tiempo muerto y sus continuas protestas a los árbitros hicieron que una nueva técnica cayera sobre él.

La confirmación del buen momento aurinegro y de la realidad de una posible remontada llegó un triple de Richotti que puso el ajustado 62-63 en el luminoso. El Canarias estaba ya ahí. Ver para creer lo que estaba sucediendo en el partido, con un acercamiento muy serio por parte del Iberostar en apenas tres minutos.

El partido estuvo en un pañuelo por momentos

El encuentro cogió aires por momentos de disputa. En un pañuelo consiguió dejar el partido el CB Canarias. Sin embargo, un triple de Rafa Luz sobre la bocina de posesión prácticamente, llevó el 64-70 a un marcador que permitía al Baskonia respirar tras unos minutos frenéticos. A la vuelta de un tiempo muerto de Vidorreta fue de nuevo el capitán canarista, Nico Richotti, el que se empeñó en que el encuentro no muriera. Un triple del argentino volvió a apretar un luminoso que refleja un cada vez más ajustado 67-70.

Contagiado ya todo el equipo de esa energía que otorgan las remontadas épicas de este tipo, Niang fue el que dio continuidad al triple de su capitán. Un mate del pívot senegalés, que finalizó un pase de Richotti en aley-oop, puso a los suyos a tan solo un punto cuando tan solo faltaba por jugarse minuto y medio de encuentro.

No les tembló el pulso a ninguno de los equipos en el último minutos. Beaubois primero y luego Doornekamp intercambiaron triples que dejaron para el último medio minuto de partido el marcador en un 72-74. Baskonia no aprovechó sus 14 segundos de posesión y los últimos 19 quedaron para los de Vidorreta. Richotti no materializó el tiro que le quedó a su equipo y su balón, a pesar de tocar tablero buscando el rebote para entrar en el aro, se pasó de largo. Ahí murieron las aspiraciones aurinegras y el enfrentamiento se saldó con el 72-76 final.

VAVEL Logo