Guía VAVEL Eurobasket 2017: dinastía Gasol
Los hermanos Gasol se preparan para liderar a España un año más en la que puede ser una de sus últimas batallas con la selección. | Fotografía: Montaje de Veronica Fernandez

Hablar de la historia reciente del deporte español es hablar de una familia, del apellido Gasol. De la mano de Marc y Pau, el baloncesto ha vivido una época de oro en España, en la que se ha conseguido ganar prácticamente todo.

Siempre al mando

Ambos llegaron a la selección muy jóvenes, con aún mucho que aprender, pero aterrizaron con una fuerza sobrehumana que les permitió hacerse los líderes del equipo tal y como aterrizaron en él.

Pau Gasol había conseguido coronarse como campeón del europeo sub-18 en 1998, así como en el mundial sub-19 en 1999. En su tercer verano consecutivo en este tipo de competición, tomó las riendas de un combinado sub-20 que se llevó el bronce en el europeo.

La calidad y liderazgo de Pau Gasol eran envidiables, como lo siguen siendo hoy en día. Tales cualidades hicieron que Imbroda no dudase en llamarle para competir con la selección absoluta en el Eurobasket de Turquía en 2001.

Haciéndose rápidamente con el timón de la selección, Pau Gasol lideró a sus compañeros hasta la medalla de bronce. Dicha medalla pudo parecer una pequeña decepción tras haber quedado subcampeones dos años antes en Francia. Sin embargo, supuso la carta de presentación de una nueva generación de jugadores que venían dispuestos a comerse el mundo.

Algo aún más increíble ocurrió con Marc Gasol, quién consiguió hueco en la convocatoria para el Mundial de Japón de 2006 a ultimísima hora. Llegando a la selección para suplir una baja, el pequeño de los Gasol (si es que ese adjetivo puede utilizarse con Marc) demostró rápidamente ser un jugador especial. Su gran habilidad en el poste, así como su gran visión de pase y la conexión con su hermano fueron claves para ayudar a una de las mejores selecciones que se recuerdan.

Gracias a la conexión Gasol, España consiguió lo imposible en Japón. Dominando totalmente la final ante Grecia, la selección que había conseguido eliminar a Estados Unidos, los españoles alcanzaron la gloria y se convirtieron en campeones del mundo. Pau, por su parte, consiguió ser el MVP del torneo y marcó el inicio de algo que ya no iba a parar.

En su primera competición juntos, los hermanos Gasol se hicieron con el trono mundial. | Fotografía: Yoshikazu Tsuno / Getty Images
En su primera competición juntos, los hermanos Gasol se hicieron con el trono mundial. | Fotografía: Yoshikazu Tsuno / Getty Images

Éxitos a raudales

Dicen que Japón es el país del sol naciente. No se equivocan demasiado. Los hermanos Gasol consiguieron, en el país nipón, dar el pistoletazo de salida de una dinastía que parece no tener fin.

Juntos lo han conseguido todo, compartiendo logros igual que han compartido parqué. Durante cuatro años seguidos, de 2006 a 2009, consiguieron colgarse el oro del mundial, una plata y un oro europeos y una plata olímpica en China, donde consiguieron plantarle cara a los Estados Unidos. Sobran las palabras.

Tras una actuación cuestionable en el mundial de 2010, volvieron a la carga en 2011, repitiendo título en el Eurobasket de Lituania y dejando claro que España no pensaba cansarse de ganar.

El siguiente año llegaban los Juegos Olímpicos de Londres y con ellos un nuevo reto. Si algo tenía ganas de conseguir esta selección, era la gloria olímpica. Con una plantilla que asustaba, consiguieron abrirse paso hasta una final en la que les esperaban los Estados Unidos.

Con un equipo plagado de estrellas, los americanos eran grandes favoritos. Pero algo recorría las mentes de los jugadores españoles. ¿Por qué no? ¿Por qué no podían ellos ganar?

Saltaron a la cancha con un plan, no poner absolutamente nada fácil a sus rivales. Con defensa, trabajo y un gran juego ofensivo, España consiguió estar todo el partido cerca en el marcador, realizando un auténtico partidazo de cabo a rabo. Los americanos acabaron imponiéndose, sí. Pero España maravilló al mundo entero.

Esa sería, por desgracia para los espectadores, la última gran competición que jugarían juntos los Gasol, hasta ahora. Ambos tuvieron que liderar a la selección cuando el otro no estaba, y lo consiguieron. Sin Pau, Marc se colgó un bronce europeo en 2013. Sin Marc, Pau alcanzó el oro europeo y un bronce olímpico en Brasil.

Igualmente exitosos han sido en sus carreras profesionales, tanto en sus inicios en España como en la NBA. Pau ha sido dos veces campeón de la NBA y seis veces partícipe del All-Star Game, lo cual lo sitúa como uno de los mejores jugadores no estadounidenses de la historia. Por su parte Marc acumula tres participaciones en el juego de las estrellas, y un premio al mejor jugador defensivo del año, un galardón muy respetado que muestra su trabajo duro año tras año.

Su impacto en Estados Unidos llegó a uno de sus puntos más álgidos en 2015, cuando ambos consiguieron ser titulares en el All-Star Game. En lo que fue prácticamente un homenaje a sus carreras, los Gasol protagonizaron una de las fotografías más emblemáticas del deporte en los últimos años al participar ambos en el salto inicial y dar el pistoletazo de salida al partido.

Marc y Pau han conseguido la gloria y respeto ahí por donde han ido. | Fotografía: Andrew D. Bernstein / NBAE / Getty Images
Marc y Pau han conseguido la gloria y respeto ahí por donde han ido. | Fotografía: Andrew D. Bernstein / NBAE / Getty Images

La guerra se acerca a su fin

Este verano, España podrá volver a disfrutar de ambos jugadores sobre la pista. Los hermanos Gasol quieren volver a demostrar lo que son capaces de hacer juntos en un campeonato particularmente especial para ellos.

Más allá de ser una competición en la que siempre han brillado y que han dominado año tras año, los Gasol son el rostro más reconocible de esa España que lo ganó prácticamente todo.

Por si fuese poco, muchos rumores apuntan a que este europeo podría ser la última gran competición de Pau Gasol. Con 37 años, la estrella española se acerca ya a la etapa final de su carrera y podría tomar, como otros tantos, la decisión de apartarse de la selección.

Pese a eso, Pau sigue a un nivel altísimo. Sin ir más lejos, este pasado verano ha firmado una renovación con los San Antonio Spurs que alargaría su estancia en Texas tres años más.

De tal forma, Pau aún estaría en la NBA cuando llegue el próximo mundial y, si él lo quisiese así, podría asistir a él. Estará en sus manos, por tanto, la decisión de compartir con su hermano otra gran competición al servicio de la selección española.

Por ahora, lo único que pueden hacer los aficionados españoles es disfrutar de este Eurobasket como si fuera la última vez que ven a los Gasol sobre la pista.  Solo falta ver, por tanto, si este es el capítulo final de esta preciosa historia o si quedan más por venir.

VAVEL Logo