Anuario VAVEL Herbalife Gran Canaria 2017: sentando las bases para un gran futuro
Gran Canaria mira al horizonte con ilusión. | Montaje de Alvaro Garcia (VAVEL España)

Herbalife Gran Canaria se está asentando entre la élite del baloncesto europeo. Los "pío pío" acumulan varias temporadas jugando el playoff de la Liga Endesa y alcanzando éxitos impensables hace unos años. La fortaleza del equipo en su pista le convierte en uno de los mejores locales del campeonato, pero también han logrado hacer grandes cosas en Europa.

La etapa post Aito García Reneses no comenzó de la mejor forma, con un primer año en que los de Luis Casimiro no lograron los objetivos propuestos pero en que se comenzó a forjar un proyecto que en este inicio de temporada está notando esa mejoría. El inicio de año está siendo prometedor y parece que este 2017 está sentando las bases de un Granca ganador.

365 días han dado para mucho

El 2017 de Herbalife Gran Canaria no ha sido el mejor año de los canarios, perdiendo la final de la SuperCopa ACB y cayendo en los cuartos de final de la Eurocup y la misma ronda en los playoff de la Liga Endesa. Sin embargo, el proyecto que comenzó Luis Casimiro hace una temporada comienza a dejar ver sus primeros brotes verdes y el año está terminando de la mejor forma en las islas.

El año comenzaba con buenas sensaciones, pero en el tramo final de temporada los canarios fallaron en las citas importantes. En unos cuartos de final ante el  Hapoel de Jerusalén de Amar'e Stoudemire se despidieron de la Eurocup antes de tiempo y no pudieron volver a la final alcanzada dos temporadas antes.

Foto: Noelia Déniz
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

Tras el palo de la Eurocup llegaron los playoff de la ACB, los canarios se cruzaban con un poderoso Baskonia y, pese a forzar el tercer partido, terminaron cayendo por dos puntos y tras un triple fallado por Kyle Kuric que habría metido a los isleños en las semifinales del playoff ACB.

El primer tramo de año no terminó de la mejor forma, pero el verano trajo un total de seis caras nuevas, jugadores de nivel y que llegaron a la isla para mejorar una plantilla que ese verano había perdido a varios jugadores importantes como Kyle Kuric, Richard Hendrix o Sasu Salin. Hombres como Marcus Eriksson, Ondrej Balvin o Gal Mekel aterrizaron en las Islas Canarias para volver a llevar al club a lo más alto.

Después  un duro mercado llegó la hora de la verdad, con los amistosos ya disputados llegaba la cita más importante: la SuperCopa Endesa. Los canarios eran anfitriones y no querían decepcionar, alcanzaron la final pero no pudieron vencer ante su público y se quedaron a las puertas ante un Valencia Basket que demostró un gran nivel.

Los primeros meses de competición ya han terminado y el balance pío pío es bastante positivo. Lideran su grupo de Eurocup con mano firme y se mantienen en el pelotón de cabeza de la Liga Endesa, el juego que están dejando los de Casimiro es bueno y el proyecto avanza viento en popa a la espera de confirmar esas buenas sensaciones en los años próximos.

Hapoel y Baskonia fueron demasiado

El club canario alcanzó los cuartos de final en todas las competiciones que disputó. Sin embargo, el resultado en Copa del Rey fue el más decepcionante al caer en primera ronda y sin presentar mucha batalla. Pese a ese mal resultado, la actuación en Liga Endesa y Eurocup no fue mala; cayeron en cuartos pero siempre ante equipos complicados y peleando las eliminatorias.

Foto: Noelia Déniz
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

La primera eliminación fue ante Hapoel Jerusalén, que no era muy conocido para el público general pero que contaba en sus filas con Amar'e Stoudemire, Alessandro Gentile o Curtis Jerrels. Además, los canarios llegaron con el factor cancha en contra y, tras caer en el primer partido, debían vencer dos encuentros de forma consecutiva ante un rival muy complicado. No lo lograron y se conformaron con quedar entre los ocho mejores conjuntos de la segunda mayor competición europea.

Con la eliminación europea les llegó el momento de darlo todo en los playoff de la ACB. Terminaron en la séptima plaza a una victoria del cuarto puesto y esa séptima plaza les cruzó ante un Baskonia que llegaba de realizar una gran temporada. En los dos primeros encuentros se dio una victoria para cada equipo, así que todo se tuvo que decidir en un increíble último partido en el Buesa Arena.

El encuentro fue sensacional, con igualdad en todo momento y una incertidumbre total sobre el equipo que se plantaría en la semifinales de la ACB. Los canarios tuvieron el tiro de la victoria con un triple de Kyle Kuric, pero el lanzamiento no entró y Gran Canaria quedaba eliminado en los cuartos de final.

Tras esa derrota terminaba la temporada en la isla, una temporada en que no estuvieron cerca de los títulos pero en que compitieron por cada partido. El mercado veraniego aguardaba y en Canarias hubo mucho movimiento tanto de entradas como de salidas.

Borrón y cuenta nueva

Terminó la temporada y llegó el verano, uno de esos momentos especiales gracias a los numerosos fichajes que se producen. Caras nuevas, ilusión y ambición se mezclan en un perfecto cóctel que produce a los aficionados una agradable sensación de alegría y impaciencia por que su equipo vuelva a empezar la liga.

Foto: Noelia Déniz
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

Esta mezcla dejó en Gran Canaria a un equipo cambiado, con siete altas y siete bajas; llegaron dos bases de nivel, un escolta prometedor, dos interiores para cubrir bajas importantes y la incorporación de dos jugadores procedentes del filial para el primer equipo. En el apartado de bajas el equipo canario perdió a Kyle Kuric, Richard Hendrix, Bo McCalebb, Ryan Hollins, Sasu Salin, Darko Planinic y Shaquille McKissic.

Lo interesante del mercado fue que lograron mantener una importante parte del bloque de la temporada anterior y, pese a perder a alguna estrella, supieron suplir las bajas con jugadores de mucho nivel. El objetivo tras este mercado estival era claro: Mantenerse en la élite y tratar de lograr éxitos importantes.

Un inicio prometedor

La primera cita era la más complicada y la más ilusionante a le vez. Gran Canaria albergaba la SuperCopa ACB y estaba a dos victorias de levantar un título nacional en casa. La fortuna los cruzó ante Real Madrid, pero los canarios salieron a comerse a su rival en pista y, con un gran juego colectivo, se plantaron en la gran final ante Valencia Basket.

Foto: Noelia Déniz
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

El encuentro fue tremendamente igualado y Gran Canaria dominaba por 9 al descanso, pero un tercer cuarto imponente de Valencia Basket hizo que los de Luis Casimiro se quedasen sin el título. Herbalife se quedó con la miel en los labios y con ese golpe anímico que iba a afectar a la plantilla en el tramo inicial de temporada. 

Dejando atrás la SuperCopa al equipo canario le tocó pensar en la Liga Endesa y la Eurocup. En Eurocup cayeron en un grupo complicado, con rivales de nivel y ante el reto de mantener la buena actuación de la temporada anterior. 

Un buen arranque en ambas competiciones mantiene al equipo canario con las esperanzas intactas en sendos compromisos. La primera plaza en Eurocup aún es accesible para los canarios y también se mantienen en la parte alta de la clasificación, logrando grandes victorias y siendo uno de los conjuntos más anotadores de la ACB.

Albert Oliver, el Benjamin Button de Gran Canaria

La plantilla de Herbalife tiene grandes estrellas, jugadores de un nivel muy elevado y hombres con un carisma especial. Pero es Albert Oliver el que reúne esos tres factores y se convierte en ese jugador especial en la plantilla del club Canario.

Foto: Noelia Déniz
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

Un jugador que, a la joven edad de 39 años, debutó con la selección en las pasadas ventanas FIBA y lo hizo jugando a un gran nivel. Además de eso, Oliver es un pilar del equipo al que los años no le pesan y que ha jugado muy bien durante todo 2017

La llamada de la selección es una mera anécdota, pero Oliver también es uno de esos jugadores con carisma y al que todo aficionado quiere. Parece estar jugando mejor con los años y juega ese rol de veterano con experiencia que otros muchos no saben jugar, en definitiva Albert Oliver es aquel jugador que no debería faltar en ningún equipo.

¿Se puede soñar en 2018?

Este 2017 que dejamos atrás no ha sido el mejor para Herbalife, pero ha servido para que el conjunto canario sembrase su nuevo proyecto. Los frutos de éste se recogerán en junio del año que viene, pero Gran Canaria está haciendo un gran trabajo para que esos frutos que se recojan sean abundantes.

Pese a no lograr títulos el equipo pío pío supo mantenerse en la élite, perdió piezas y las ha sabido reemplazar bien y, lo más importante, su proyecto con jugadores jóvenes comienza a dar sus frutos. Oriol Paulí se está convirtiendo en un jugador importante, Marcus Eriksson está demostrando que en Barcelona solamente necesitaba oportunidades y Anzejs Pasecniks da la razón a los Orlando Magic por haberle seleccionado en el último Draft de la NBA. 

El proyecto que hay en Gran Canaria es interesante, ilusionante y competitivo. Tienen los tres ingredientes necesarios para que se cocine un equipo ganador y ahora tendrán que estar atentos, aprovechar sus oportunidades y demostrar que Herbalife puede ser un equipo aún más grande si cabe.

VAVEL Logo