El Real Madrid asfixia a Baskonia en el tramo final
El Real Madrid asfixia a Baskonia en el tramo final. | Foto: ACB

El Real Madrid, intratable líder de la Liga Endesa ACB, impuso su ley este miércoles en el Fernando Buesa Arena al derrotar a Baskonia (69-81) para situarse con un espectacular balance de 13-1 que le permite abrir una importante brecha de tres victorias respecto a sus más inmediatos perseguidores (FC Barcelona Lassa, Valencia Basket y Montakit Fuenlabrada). Por su parte, el conjunto vitoriano suma su tercera derrota consecutiva en menos de una semana, se estanca en la zona media de la tabla (8-6) y ve peligrar su clasificación para la Copa del Rey, con nada menos que seis equipos acechando desde el undécimo puesto a tan solo un triunfo de distancia (7-7).

Un duelo marcado en su previa por las lesiones, que se están ensañando con ambos equipos este curso. Pedro Martínez no pudo contar con McRae (hombro), Malmanis (fascitis), Timma (codo) y Vildoza (conjuntivitis), mientras Granger (tobillo), Beaubois (virus) y Diop (dedo) llegaban significativamente mermados. En el otro banquillo, Pablo Laso continuaba teniendo las bajas de Llull (rodilla), Kuzmic (rodilla), Ayón (hombro) y Randolph (hombro), recuperando para este partido a Rudy Fernández y dejando fuera a Maciulis.

Centenarios Shengelia y Doncic, legendario Laso

En el lado positivo, este choque ha servido como prestigioso escenario para varios hitos individuales. El capitán baskonista, Tornike Shengelia y la joya blanca, Luka Doncic cumplieron cien partidos en Liga Endesa ACB mientras que el vitoriano Pablo Laso, con 490 partidos dirigidos en el Real Madrid, igualó en esta faceta en la historia del club al mítico entrenador Pedro Ferrándiz.

Laso reservó a Doncic, Rudy y Reyes en el primer cuarto

El encuentro comenzó intenso y brillante, con un triple de Causeur que aderezaba las bonitas luchas individuales de Poirier contra Tavares y Campazzo frente a Marcelinho Huertas (5-6, min. 3). El Real Madrid movía bien el balón con Campazzo y Causeur mientras Tavares cargaba el rebote ofensivo y Thompkins el defensivo (6-13, min. 6). Los locales insistían en buscar la superioridad física de Shengelia sobre el propio Thompkins y Radoncic en la posición de cuatro. La entrada en pista de Beaubois (triple incluido) daba por iniciada su pugna con el exbaskonista Causeur, líder de su equipo con once puntos en el primer cuarto (14-17, min. 8). Diop asumió el difícil reto de dar respuesta a Tavares en la pintura, anotando cuatro puntos y forzando dos faltas del gigante blanco para llegar con empate al final del período (18-18).

El Madrid supo frenar el ímpetu azulgrana

De dentro hacia fuera y de fuera hacia dentro, con dos triples consecutivos de jugadores interiores como Jones y Diop y una canasta bajo el aro de Beaubois, así comenzó el segundo acto con un arreón baskonista culminado por un mate de Poirier que forzaba el tiempo muerto de Pablo Laso (28-20, min. 13). La defensa, la fortaleza bajo aro propio, la intensidad en la lucha por cada balón y el juego de pase extra estaban resultando factores clave, con Beaubois replicando desde el triple a Doncic, Rudy y a un entonado Causeur en su regreso a pista (31-28, min. 15). El choque entró en una fase distinta, a tiros desde el triple, en la que solo Huertas y Rudy se mostraban atinados (36-33, min. 18). Tanto fue así que el marcador ya no se movió hasta el descanso. El Real Madrid había conseguido aplacar el impetuoso ritmo de juego baskonista (once asistencias por solo cuatro del rival), minimizando daños y manteniendo todas sus opciones de triunfo. Por su parte, Baskonia veía la botella medio vacía. Tres puntos eran un escaso botín para el nivel desplegado ante un rival de semejante entidad.

Baskonia no conseguía despegarse

Sin duda fue meritorio dejar al Real Madrid en 33 puntos al descanso, pero el reto iba a ser mayúsculo en la segunda parte para el mermado plantel a disposición de Pedro Martínez. El comienzo fue positivo para Baskonia, con Granger aprovechando las concesiones madridistas en el rebote ofensivo y Tavares cometiendo su cuarta falta personal (39-35, min. 22). Un brillante Campazzo, encontrando a Reyes y Causeur tras dos pérdidas de Granger, facilitaba un nuevo empate (41-41, min. 24). Una acción de dos más uno de Garino espoleó a un Baskonia valiente, que se animaba a correr en cuanto podía (46-41, min. 25). La reacción blanca llegó con un mate de Taylor y el descaro de Radoncic defendiendo a Shengelia, pero Jones transformó en tres puntos un rebote ofensivo de un voluntarioso Garino (51-47, min. 27). Marcelinho Huertas y Campazzo se retaron en ambos lados de la cancha, con Taylor, Reyes y el propio base brasileño como principales beneficiados (53-53, min. 29). Un triple lejano de Rudy permitió al Real Madrid llegar por delante al último cuarto (55-57).

Como el CSKA, el Madrid aprovechó el cansancio baskonista

Los grandes equipos se caracterizan precisamente por capear el temporal y penalizar cualquier error rival para decantar el partido a su favor. Un fallo incomprensible de Jones bajo el aro traía como consecuencia inmediata un triple de Doncic (55-60, min. 31). Los blancos aumentaron su intensidad defensiva y solo el rebote ofensivo mantenía a Baskonia con opciones mientras Doncic, en dos ocasiones, Rudy Fernández y Carroll castigaban desde el triple (66-74, min. 35). Shengelia lideró la resistencia local con otra canasta tras rebote ofensivo, una gran acción defensiva ante Doncic y un poderoso rebote defensivo. Un magnífico reverso de Thompkins, dos tiros libres de Campazzo, una pérdida azulgrana y un triple de Taylor certificaron el triunfo blanco (69-81).

Sin descanso ni tiempo para el lamento, el conjunto azulgrana deberá afrontar inmediatamente dos compromisos de máximo nivel competitivo en apenas cuatro días. El viernes (18:45 horas) Baskonia visitará la cancha de Fernebahçe Dogus, vigente campeón de Europa y el domingo (18:30 horas) recibirá en el Fernando Buesa Arena al campeón de la Liga Endesa ACB, el Valencia Basket. Estos dos grandes equipos fueron capaces de llevarse el triunfo en sus respectivas visitas al coloso de Zurbano esta misma temporada, ambas en Euroliga.

VAVEL Logo