Lou Williams, tomando 'il crescendo'
Lou Williams subiendo el balón | Foto: LA Clippers

En el estado de Tennessee, concretamente en la ciudad de Memphis, nace en 1986 Louis Tyrone Williams. Empezaría su carrera de forma bastante temprana ya en el instituto de Georgia de South Gwinnett. Allí empezaría a saber lo que es codearse con jugadores de gran talento, pues se llegó a enfrentar a un por aquel adolescente Kevin Durant, y ya por aquel entonces Williams demostraba al estado de Georgia que era capaz de anotar más puntos que uno de los mejores jugadores en la actualidad de la NBA, pues en uno de los partidos de su instituto obtendría hasta 36 puntos por los 14 de Kevin Durant.

Con Durant en ese equipo de instituto, también se podían encontrar a jugadores ya más apartados de los focos de la liga como Ty Lawson.

Williams llegó incluso a participar en el McDonald's All-American, el concurso de mates de institutos, pero no consiguió ganarlo a pesar de los buenos pronósticos que le daban. Allí también se vio las caras con jugadores con los que serían posteriormente rivales o compañeros en la NBA, como Amir Johnson, Josh McRoberts y Gerald Green.

En sus años de instituto, Williams llegó a promediar 27 puntos, seis rebotes y cinco asistencias lo cual podía considerarse como una clara muestra del talento y calidad que podía ofrecer a tan temprana edad con un estilo de juego caracterizado por la facilidad de anotación desde el exterior como en penetración y con contacto, además de una buena capacidad para repartir juego a sus compañeros.

Tras su paso por el instituto, Lou no pasó por la universidad y fue directamente elegido en el draft de 2005 de la NBA desde el instituto, concretamente en el puesto número 45 de la segunda ronda por Philadelphia 76ers. En un draft donde sorprendentemente Andrew Bogut saldría elegido número uno, por delante de actuales estrellas de la NBA como Chris Paul.

Lou Williams estuvo sus primeras siete temporadas con Philadelphia, En sus dos primeras temporadas jugó soló 8 minutos de media. En su año de rookie sus minutos fueron casi inexistentes. Al comienzo del segundo año fue enviado a jugar a la liga de desarrollo de la NBA, donde estuvo hasta el 5 de diciembre jugando para los Fort Worth Flyers. Tras esta fecha es llamado de nuevo a las filas de los Philadephia 76ers, coincidiendo con los rumores de traspaso de hasta ese momento base titular del equipo, un tal Allen Iverson.

Es en las temporadas 2008/09 y 2009/10 donde se vio ya un mayor minutaje para Lou Williams y unas estadísticas algo más prometedoras, promediando 14 puntos, cuatro asistencias, dos rebotes y un robo, siendo el mayor anotador promedio del equipo jugando solo 38 partidos en el quinteto inicial. Se empezaba a descubrir un anotador compulsivo que no necesitaba mucho tiempo en pista para marcar las diferencias y que ya estaba entre los favoritos del público para llevarse el premio a mejor “Sexto Hombre del Año”.

Con Philadelphia, Williams participó hasta cuatro veces en los playoffs. Tras su paso por la Ciudad del Amor, en la temporada 2012/13 firma por dos años con los Atlanta Hawks. Su primera temporada en Georgia acabaría pronto, en enero, debido a una lesión en el ligamento cruzado anterior que hizo que tuviera que abandonar el partido que jugaba en silla de ruedas. Esta lesión también le iba a hacer perderse los primeros partidos de la temporada siguiente.

En esta segunda temporada Williams participó con algunos minutos en playoffs pero Atlanta cayó pronto en Indiana. Los promedios de Lou Williams nunca fueron superiores a los de su estancia en Philadelphia. Se puede decir que debido a la lesión que sufrió, su estancia en los Hawks fue un estancamiento provisional o un paréntesis en la progresión de su carrera.

Tras su segunda temporada en Georgia, Lou Williams sería traspasado a Canadá, a los Toronto Raptors junto con los derechos de Lucas Nogueira a cambio de John Salmons y una segunda ronda del draft de 2015. Su temporada en Toronto podría definirse como de recórd, pues aunque empeoró en otras estadísticas mejoró su anotación, llegando a promediar 15 puntos por partido en 80 partidos, saliendo en la totalidad de ellos desde el banquillo, con un promedio de 25 minutos por partido. Fue también en Toronto donde consiguió su mejor récord de anotación de su carrera hasta ese momento, un 22 de noviembre registraría en la victoria ante Cleveland Cavaliers 32 puntos.

Finalmente su estancia en Toronto tuvo su broche de oro en forma de premio, si bien es verdad que Toronto fue eliminado sorpresivamente por Washington Wizards aquel año en playoffs, eso no le iba a privar a Lou Williams de ser galardonado con el premio a “Mejor Sexto Hombre del Año”. Con este premio Lou Williams dejaba un recuerdo para la historia en la franquicia de Canadá pues nunca antes ningún jugador de los Raptors había recibido este galardón. Toronto sería el principio del desarrollo del torbellino ofensivo que resultaba Lou Williams.

Con la llegada del verano, el protagonista de la historia era agente libre, por lo que podía decidir en qué equipo jugar la temporada 2015/16. Lou se decidió por el glamour y prestigio de la ciudad de Los Angeles, donde firmaría un contrato de tres años de 21 millones de dólares con Los Angeles Lakers.

Su estancia en la franquicia iba a estar caracterizada por romper todos los récords personales posibles y algunos de la propia liga desde el banquillo:

  1. Anotar 23 puntos en el último cuarto y 44 en total en el partido suponiendo un nuevo récord de carrera para Lou Williams.
  2. Anotar 40 puntos desde el banquillo y dos días después 38 puntos, seis rebotes y siete asistencias, siendo la primera vez en su carrera que anotaba más de 30 puntos en dos partidos de back to back.
  3. En cuatro partidos seguidos anotar un total de 137 puntos, la marca más alta desde que la NBA empezó a tener registro de estadísticas sobre el 1970.

Williams finalizaría su periplo en Los Lakers promediando 18 puntos, dos rebotes, tres asistencias y un robo, todo eso casi siempre saliendo desde el banquillo. Esto conseguiría que los Houston Rockets se fijaran en él y vieran la pieza revulsiva que necesitaba su equipo desde el banquillo para encarar lo que quedaba de temporada. Lou Williams, que en sus dos temporadas en Lakers solo pudo aspirar a competir partidos en una franquicia en reconstrucción, pasaba a un equipo que empezaba a codearse con los equipos mayores de la Conferencia Oeste. En el traspaso Houston daba una primera ronda a los Lakers de 2017 y a Corey Brewer.

Al ser traspasado a mitad de la temporada 2016/17 a Houston solo pudo disputar 23 partidos de temporada y 11 de playoffs. Su media estancia en Houston fue caracterizada por algunos partidos superando la veintena de puntos. Pero aún con prácticamente las maletas sin deshacer, una vez acabó la temporada, los Rockets se interesaron mucho por la idea de juntar a James Harden con Chris Paul…

Aprovechando que el proyecto de Los Angeles Clippers estaba en periodo de depresión, los Rockets traspasaron en verano a muchos jugadores de banquillo (incluido Lou Williams) y al hasta ahora su base titular, Patrick Beverley, para que llegará el talento de Chris Paul a Texas en la actual temporada que nos encontramos.

Con esto se llega a la situación actual, la temporada comenzaba de nuevo para Lou Williams otra vez en Los Angeles, pero esta vez jugaría para el otro equipo de la ciudad, Los Angeles Clippers, que fijaron el rol del jugador en donde él se había sentido cómodo siempre, desde el banquillo. Eso precisamente hizo que el jugador tuviese varios partidos de más de 20 o 30 puntos, confirmando al equipo lo que habían visto de él en sus anteriores equipos.

Sin embargo, a veces el baloncesto es un deporte caprichoso, y en una oleada que sufrirían los Clippers de lesiones, dejarían al equipo sin muchos de sus jugadores titulares... por lo que en los pasados meses de la temporada, jugadores que en circunstancias normales serían suplentes, Doc Rivers se vio obligado a subirlos al quinteto. Las derrotas se fueron acumulando dejando rachas que desmoralizaron, no solo a la franquicia, sino también a los aficionados.

Los Clippers pasaron de ser un equipo situado en los puestos de playoffs, incluso liderar su Conferencia las primeras semanas de competición, a salirse de los ocho primeros puestos. Doc Rivers necesitaba un hombre que fuera el líder ofensivo del equipo con tanto titular fuera de combate… Es ahí donde apareció Lou Williams pues Doc decidió sacarlo del banquillo para que intentara hacer lo que llevaba haciendo toda su carrera… anotar. La idea de Doc Rivers no solo funcionó sino que puso los focos de toda la liga en el jugador.

Hace escasamente cuatro días Lou Williams reescribiría de nuevo la historia de su carrera en la NBA, anotando 50 puntos (nuevo récord) en 35 minutos ante el partido contra los actuales campeones, los Golden State Warriors, los cuales ganaron los Clippers. Lou hizo un 16/25 en tiros de campo un récord de carrera de ocho triples y un 10/10 en tiros libres.

Parece evidente que Doc Rivers no se arriesgará a devolver a Lou Williams al banquillo una vez retornen los lesionados que quedan en la enfermería salvo que Williams se apague.

No querrán que eso pase desde el entrenador hasta la directiva , pues ya se están hablando de rumores de renovación para Lou Williams, pues acaba contrato este mismo verano y desde Los Angeles no querrán que se vaya su, actualmente, principal torbellino del equipo ante seguro un panorama rebosante de pretendientes .

Independientemente de lo que decida Louis Tyrone Williams con su futuro , es evidente tras lo expuesto en estas líneas que el crescendo, ese aumento de la intensidad del sonido en notación musical, ha llegado a nivel profesional para Williams, quizá un poco tarde o no que sea a sus 31 años, pero todavía tiene carrera por delante.

VAVEL Logo