Remontada burgalesa para acercarse a la salvación
Remontada burgalesa para acercarse a la salvación. | Foto: acb.com

La fiesta del baloncesto no cesa en la ciudad de Burgos, que está viendo como su equipo atraviesa su mejor momento de la temporada. Ante el Morabanc Andorra, los locales volvieron a demostrar su casta y vencieron al equipo del principado a pesar de ir por detrás en el marcador durante muchos minutos, pero es que el equipo dirigido por Diego Epifanio no conoce la rendición.

El encuentro empezó con mucha imprecisión por parte de ambos equipos, con varias pérdidas que provocaron un juego poco continuado. En esta tendencia, sin embargo, los andorranos supieron sacar una ligera ventaja, con un Albicy y Jaime Fernández  muy atentos y veloces, colocando un 16-20 al finalizar el primer periodo.

Los andorranos dominaban con claridad

Al comienzo del segundo cuarto, los visitantes mejoraron y desplegaron su mejor nivel del partido. Jaime Fernández siguió dominando y con dos triples seguidos, se ponía el 18-26. El Burgos siguió sin reacción y sufrió mucho a manos de un Morabanc que disfrutaba de cierta comodidad, en la que destacaba su facilidad para coger rebotes tanto defensivos como ofensivos. Parecía que tenían un imán para coger el balón, pero se sabe que los rebotes nunca hay que buscarlos.

Con esta inercia tan inclinada a favor de los andorranos, y un marcador que reflejaba un demoledor 31-42, se llegaba al descanso con la sensación de que la distancia era mucha y estaba muy cerca de convertirse en inalcanzable, ya que los burgaleses solo habían hecho 31 puntos y estaban realmente espesos en ataque, pero Diego Epifanio volvió a dar con la tecla y consiguió que el partido cambiará su rumbo por completo al reinicio. A partir de este momento, con el tercer cuarto, comenzó un partido completamente diferente.

Cada parte fue un partido completamente distinto

La intensidad defensiva fue lo que más destacó en el renovado San Pablo Burgos, con un Deon Thompson soberbio. Los locales consiguieron en muy poco tiempo un parcial de 7-0 que les metía por completo en el partido. Ante esto, los andorranos supieron reponerse y anotaron un triple y alguna canasta, estableciendo una ventaja que bailaba entre los 8-10 puntos. En este punto, volvió a surgir la figura de Diego Epifanio, que pidió un tiempo muerto que resultó ser clave y que devolvió la fe a su equipo. El entrenador del Burgos parece manejar los tiempos de una forma exquisita y su equipo siempre responde a sus decisiones técnicas.

Deon Thompson volvió a ser el faro del Burgos con varios rebotes y cinco puntos consecutivos, que sumado a otras canastas locales, colocó un parcial de 9-0 que provocó el tiempo muerto de Joan Peñarroya, que veía como su equipo era engullido. Sin embargo, el tiempo muerto no tuvo un efecto parecido a los de Diego Epifanio y la tendencia se mantuvo sin piedad. Con un triple de Jenkins, el equipo burgalés se adelantaba en el marcador por primera vez en todo el encuentro. Finalmente, el Andorra frenó la sangría de puntos con un triple que cerraba el tercer cuarto con 58-60, pero con un Morabanc Andorra que estaba sufriendo muchísimo.

Burgos ya huele la salvación

En el emocionante último cuarto, comenzó un intercambio de puntos del que ningún equipo sacaba ventaja. La tensión era evidente y cada canasta era celebrada como un triunfo, aunque sin duda, la acción más aplaudida y ovacionada fue la de Fisher, que consiguió un espectacular 2+1 a falta de 38 segundos que daba casi de forma segura la victoria al Burgos. Finalmente, a pesar de un triple de Walker, el Morabanc Andorra no fue capaz de remontar en tan poco tiempo y el San Pablo Burgos se alza con la tercera victoria consecutiva y novena de la temporada, lo que les acerca muchísimo a la salvación. En el equipo del principado, la derrota les arrebata una gran oportunidad para seguir escalando en la clasificación y afianzar esa posición de playoffs.

VAVEL Logo