Lance y su afición al barro

El jugador de Indiana ha demostrado ser capaz de plantar cara a cualquier jugador de la liga y ni ante LeBron se "achanta".

Lance y su afición al barro
Stephenson puso las cosas muy difíciles a los Cavs | Foto: Darron Cummings / Associated Press

Toda la cataratas de situaciones se dieron en el último cuarto: quedaban seis minutos para que finalizase el cuarto encuentro entre Indiana y los Cavaliers, ganando por Pacers 91-89. LeBron se dirige al banquillo tras señalarse tiempo muerto y ahí Lance Stephenson lo provoca, acude en su busca casi, siendo esto algo que se ha repetido durante toda esta serie. Siempre el ’23’ de los Cavs había pasado de líos, pero esta vez entró al trapo, llegando a empujar a su rival, cayendo incluso sobre el parqué en una acción que se exageró desde luego.

Pero la cosa no acababa ahí: el resultado, con los árbitros encima de lo sucedido, fue una técnica señalada en contra de LeBron. Lance Stephenson, después de días y años detrás de LeBron buscando su provocación constante de cualquier manera, conseguía sacarle de sus casillas, aunque fuera poco para la reacción que pudo tener LeBron, quien por supuesto no estuvo nada de acuerdo con lo que pitaron los árbitros: “No me deberían haber señalado técnica nunca. Hay un tiempo muerto y entonces un tipo me sigue al banquillo. Le di un pequeño empujón y entonces cae a mitad de la cancha. Venga ya”, replicaba LeBron en la rueda de prensa posterior al encuentro.

Pero no fue solo con LeBron, ojo. Sí es cierto que el jugador de Indiana tiene preferencia por él, pero Stephenson tuvo para todos, fue más allá y también tuvo sus más y sus menos con Jeff Green. Los hecho son los siguientes: fue también en el último cuarto, en el intento desesperado de Indiana por no perder el partido. Después de asistir a su compañero Victor Oladipo para que este colocara con un triple apoteósico el 100-103, quedaban apenas 10 segundos y pelota para Cleveland, que puso la bola en circulación en busca de la falta sencilla para cerrar el partido.

Stephenson pensó que había una mejor opción que hacer falta y esa pasaba por quitarle la pelota a Jeff Green de sus propias manos. El resultado fue una leve escena de lucha de Stephenson contra el ’32’ de los Cavaliers, acción que terminó con Green por el suelo, y con él también, y ambos muy cerca de enzarzarse en una pelea que finalmente no fue a mayores. Personal contra el de Indiana y Green que anota uno de los dos tiros libres para poner el 100-104 con el que el partido se le escapaba por completo a los locales.

La cosa finalizó y ya no fue a más, pero al menos en Indiana, porque el show, en todos los sentidos, sigue este miércoles, en Ohio. La serie, 2-2 y la sensación de que el último episodio en la vida de bad boy de Lance Stephenson aún no se ha acabado.