Previa San Pablo Burgos vs Tecnyconta Zaragoza: en busca de la felicidad
Tomás Bellas en el encuentro de la primera vuelta/ Foto: Basket Zaragoza

San Pablo Burgos se está convirtiendo en un imprescindible de esta Liga Endesa, en la que apenas lleva unos meses haciéndose un hueco. El tesón y compromiso de sus dirigentes consiguieron que un clásico de las posiciones de privilegio en LEB Oro finalmente pudiese cumplir un sueño y certificase en los despachos lo que la cancha ya les había concedido en varias ocasiones. 

De menos a más

Apenas a unas jornadas de cerrar su primera temporada en la máxima categoría del baloncesto nacional, se puede asegurar que el equipo de Diego Epifanio ha superado todos los pronósticos. Acariciando la permanencia con los dedos, los castellanoleoneses han sabido sobreponerse a un inicio de temporada adverso, en el que los resultados no acompañaban pese al incondicional apoyo de su hinchada, sin duda uno de los baluartes de este proyecto.

Tras un inicio de competición poco esperanzador (con siete derrotas en sus siete primeros compromisos), el calendario les deparaba entonces duelos ante los rivales de su verdadera liga... Y ahí es donde el conjunto comenzó a demostrar su potencial. Tras las victorias ante Betis, Tecnyconta, Bilbao o Joventut la confianza terminó por instalarse en un grupo que ha seguido creciendo en intensidad y cohesión, y luce un envidiable balance de 5 triunfos y 1 sola derrota en las últimas 6 jornadas.

Juego coral

Con un roster profundo pero sin grandes referentes, su fortaleza está precisamente en la falta de dependencia de la aportación de un solo hombre. Hasta 12 jugadores entran de forma sólida en la rotación de Diego Epifanio, con un reparto de minutos equilibrado donde sólo Deon Thompson excede los 25 minutos por encuentro. El alero norteamericano es el más valorado de la plantilla, un auténtico hombre-orquesta con excelentes porcentajes de tiro de campo, intensidad defensiva, capacidad reboteadora... su experiencia en Euroliga en Bayern Munich, Galatasaray o Estrella Roja sin duda son un factor desequilibrante en los momentos decisivos.

Junto a él Fischer, Jenkins, Sáiz, Huskic o Gailius suman con regularidad tanto en el perímetro como en la pintura y suponen un reto complejo para las defensas rivales ante su amplitud de recursos. Y apenas unos centímetros más allá en el banquillo, jugadores nacionales de calidad y experiencia como Álex López o Javier Vega son siempre un recurso fiable para el técnico burgalés.

Atrás, el compromiso es indiscutible (son el 5º equipo con mejor ratio de robos y tapones de la Liga Endesa), lo que es una garantía a la hora de competir cuando en ataque las cosas no andan finas... Y si se juega en casa, la hinchada local es un factor desequilibrante si el marcador está igualado.  

Recuperando sensaciones 

Por su parte, los aragoneses comienzan a generar de nuevo confianza en sus posibilidades tras la victoria de la última jornada ante Real Betis Energía Plus. La aportación de las recientes incorporaciones (Rey, Ennis y Bjelica) han permitido a Pep Cargol componer un repertorio en ataque donde el solista Gary Neal ya ano es el único argumento. No obstante, el problema sigue siendo que el juego de perímetro depende casi en exclusiva del crack norteamericano. La casi nula aportación en las últimas jornadas de los otros francotiradores del equipo (Blums o Michalak) y la escasa regularidad en el lanzamiento de Jonathan Barreiro o el capitán Tomás Bellas hacen que los sistemas defensivos rivales consigan ahogar sin demasiados problemas la circulación del balón sabiendo que el objetivo final del pase es el de Baltimore.

El juego interior aragonés ha sido el gran beneficiado con los fichajes, y es que la dupla Rey-Bjelica está resultando un tándem temible a ambos lados de la cancha, más teniendo en cuenta que en el banquillo quedan los hasta ahora titulares Dragovic y De Jong, y un Triguero con el que Cargol sigue contando para el trabajo menos edificante. Por contra, Álex Suárez es el gran perjudicado de estos movimientos, quedando fuera de la convoicatoria la pasada jornada.

Pero sin duda, la clave si Tecnyconta quiere tener alguna oportunidad de sacar una victoria en el Coliseum será su capacidad para mantener la concentración defensiva durante los 40 minutos. La segunda peor defensa de la competición ha mejorado sensiblemente con la llegada de Rey o Ennis, pero los problemas de concentración para evitar canastas y transiciones fáciles del rival siguen existiendo.

La victoria en la ida cayó del lado burgalés, tanto en la pista como en la grada. Habrá que ver si este domingo el equipo visitante consigue la revancha ayudado por los aficionados rojillos que se desplazarán a apoyar a su equipo en un partido crucial para sus aspiraciones. 

 

 

VAVEL Logo