El Barça cierra la liga regular de la mejor manera posible
Heurtel fue el mejor jugador del partido. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

La Liga Endesa llega a su fin. O al menos lo hace su temporada regular. El Barça Lassa recibía a Tecnyconta Zaragoza en la última jornada de esta temporada 2017-2018. Sin ya nada en juego, ambos equipos llegaban al partido en posiciones muy diferentes. Unos con la tercera plaza asegurada y otros salvándose, por los pelos, del descenso, locales y visitantes debían disfrutar de este fin de fiesta.

Los que más disfrutaron, sin lugar a dudas, fueron los locales. El excelso nivel de juego ofensivo que mostraron fue suficiente para arrollar a un Tecnyconta que no tuvo respuesta alguna. Más allá de la gran imagen dada, lo más importante para el Barça ha sido la vuelta de un Rakim Sanders , que no saltaba al parqué desde hacía tres meses.

EL jugador estadounidense se ha mostrado, como era de esperar, algo oxidado. Sin embargo, ha logrado ocho puntos y ha vuelto a dejar claro que, si el Barça quiere el título, va a ser un jugador importante. Ahora el Barça deberá preparar la primera serie de estos playoffs en la que se enfrentarán a MoraBanc Andorra.

Los visitantes logran aguantar

El FC Barcelona quería cerrar le temporada regular de la mejor manera posible. En casa, ante su afición, la ocasión era perfecta para llegar con buenas sensaciones y confianza a los playoffs de la Liga Endesa. Esta ilusión se notó desde el primer instante, con un Barça muy activo en ataque que demostró todo de lo que es capaz.

A través de un gran movimiento de balón, los locales lograron conseguir unas geniales situaciones de tiro que les permitieron abrir una brecha en el marcador. Gracias a un casi perfecto inicio, los de Pesic de marcharon 18-11, poniendo tierra de por medio con un Zaragoza que no parecía tener respuesta alguna en defensa. El gran acierto exterior con el que comenzaron el partido los locales pareció desubicar a la defensa del Tecnyconta, que empezó a permitir tiros fáciles en la pintura en su intento de frenar la lluvia de triples.

Rakim Sanders volvía a la pista tras su lesión, mientas Jalen Reynolds sigue adaptándose. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Rakim Sanders volvía a la pista tras su lesión, mientas Jalen Reynolds sigue adaptándose. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Sus intentos fueron frustrados por un buen Barça que no se dejó intimidar y continúo ejerciendo su juego. Ya fuese desde fuera o en la pintura, los de Pesic eran demasiado para un Zaragoza que no lograba carburar del todo. De tal forma, el Barça terminó el primer cuarto con 12-18 en tiros de campo, además de un gran 4-6 en triples que les permitió anotar 31 puntos y marcar el ritmo del partido.

La tónica del primer cuarto ponía a Tecnyconta en una situación peliaguda. Si el Barça seguía anotando como lo había hecho en los primeros diez minutos, el partido terminaría mucho antes de lo previsto. De esta forma, necesitaban salir al segundo periodo con una marcha más e intentar, por lo menos, poner en apuros a los locales. Y vaya si lo consiguieron.

Con un gran parcial de 2-9, los visitantes se colocaron a cuatro puntos, incomodando sobremanera al Barça. Ahí comenzaron unos intensos minutos en los que ninguno de los dos equipos lograba dominar el partido. Los de Pesic parecían haber perdido un punto de intensidad en ataque, mientras el conjunto maño no era capaz de confirmar la remontada.

Poco a poco, todo pareció volver a su cauce, y el Barcelona fue capaz de recuperar su ventaja. Gracias a la grandísima efectividad de Heurtel, Tomic y Koponen, los locales lograron respirar un poco y volver a la ventaja de diez puntos. Así fue como el partido llegó al descanso, con un Barça superior pero un Zaragoza que aún mantenía la esperanza.

Rodillo blaugrana

Con diez puntos de diferencia en el marcador, el partido estaba al límite. Un buen parcial del Barcelona podía finiquitar la victoria para los blaugranas, mientras un par de buenos minutos de Zaragoza podía devolver la emoción al luminoso.

El Barça lo sabía y quería cerrar la victoria lo más pronto posible. Lo intentaron, eso sí, de una manera algo diferente a lo que habían probado en la primera mitad. Esta vez, subieron la intensidad defensiva y dejaron al Zaragoza en blanco, incapaces de lograr ningún punto en los primeros dos minutos y medio del tercer cuarto. Aunque el ataque local no carburaba con en el primer tiempo, la actuación defensiva les permitió agrandar, aún más, su ventaja.

Pero Zaragoza no estaba, aún, muerto. A la desesperada, intentaron descolocar al Barça, imprimiendo un ritmo más lento al partido que se acercaba mucho más a sus intereses que a los de los locales. Ralentizando el ritmo de partido, el conjunto maño logró sacar al Barcelona de su zona de confort y disminuir, en cierto modo, las diferencias que creaba el equipo local gracias a su físico.

Ante Tomic firmó un gran partido. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Ante Tomic firmó un gran partido. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

El Barça no estaba cómodo, y eso se notaba. Necesitaban salir de esa dinámica, y la mejor manera de hacerlo era recuperando la confianza. A raíz de atacar la pintura, los locales lograron encadenar una serie de canastas fáciles que les permitieron volver a sentirse cómodos. Poco a poco, recuperaron el control del partido y volvieron a atacar como lo habían hecho hasta el momento. Un gran empujón final les permitió, incluso, agrandar su ventaja en el luminoso y marcharse al último periodo con una ventaja de 16 puntos (76-60).

El último cuarto debía terminar de decidir un partido que parecía más que decantado por el bando local. Algo que no hizo más que confirmarse con la actitud con la que se presentaron los blaugranas al último periodo. Con muchas ganas de cerrar el partido por la vía rápida, los de Pesic salieron en tromba.

Una vez lograron poner más de 20 puntos de diferencia en el marcador, el partido había terminado. Ambos equipos aceptaron el destino del encuentro y se permitieron el lujo de hacer descansar a sus jugadores más importantes. Finalmente, los locales lograban cerrar una gran victoria por 100-84 que les permitía terminar la liga regular con muy buenas sensaciones.

La liga regular llega a su fin con resultados muy diferentes para los dos protagonistas del choque. Los zaragozanos terminan al borde del descenso, en decimosexta plaza, con tan solo diez victorias y 24 derrotas. Por su parte, los blaugranas logran terminar terceros gracias a un balance inverso al de sus rivales (24-10) y se mete de lleno en los playoffs. Unos playoffs que comenzarán el próximo domingo 27 de mayo frente a MoraBanc Andorra.

VAVEL Logo