Harry Giles y una Summer League como logro

Harry Giles jugó su primer partido de baloncesto desde el 19 de marzo de 2017 debido a sus lesiones en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda.

La Summer League de la NBA ya ha dado comienzo tanto en Sacramento como en Utah. Estos partidos sirven para que los novatos vayan tomando contacto por primera vez con el frenético ritmo de la NBA en comparación con la universidad así como para saber lo que se siente al ver su nombre bordado en una camiseta de un equipo de la liga. No obstante, siempre hay muchas historias detrás de personas que tratan de hacerse un hueco tras no haber sido seleccionados en el Draft o incluso de veteranos que intentan llamar la atención de nuevo y conseguir un contrato garantizado.

Uno de esos relatos tan especiales lo tuvimos en el ‘roster’ de Sacramento Kings. El protagonista fue Harry Giles quien jugó en el Golden 1 Center su primer partido de baloncesto desde el 19 de marzo de 2017. Una estrella del baloncesto en categorías inferiores que estaba proyectado para ser número uno por delante de nombres que ya nos suenan mucho más como Markelle Fultz, Jayson Tatum o Josh Jackson. Ese sueño se vio truncado por varias lesiones en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda que cambiaría su juego por completo. Se comprometió con la universidad de Duke para pasar allí una temporada bajo el mandato de ‘Coach K’. Sus promedios se quedaron en 3,9 puntos y 3,8 rebotes en 11,5 minutos de juego en 26 partidos tras recuperarse de esa lesión.

Sacramento Kings decidió apostar por él con la elección número 20 del Draft de 2017. Sabían la historia que había detrás, todos en Estados Unidos la conocían y decidieron arriesgarse a pesar de prever que se perdería la temporada por completo. Giles nunca pudo mostrar todo su potencial porque su cuerpo no le dejaba. Sin embargo, está dispuesto a llevar a cabo un segundo intento, esta vez en la NBA. En su primer partido ante Los Angeles Lakers, logró 13 puntos y tres rebotes. Muchos familiares fueron hasta Sacramento para verle dar un paso muy importante en su carrera. No fue solo un partido de la liga de verano, sino toda una victoria donde pudo sentirse sano de nuevo. Giles sabe que va por buen camino.