La última cátedra de Curry: 51 puntos y victoria ante los Wizards
Foto: @warriors

En este equipo están Curry, Klay, Kevin… El problema, es que a veces a veces uno solo de ellos se basta para ganar partidos, y el que siempre suele hacerse notar en este apartado es el mismo que anoche reventó a los Wizards con triples desde todas las posiciones, ángulos y metros. ¿Rango de tiro, eso existe para algo?

Derrochando espectáculo por cada metro de la cancha del Oracle, como si supiese exactamente cómo le va si tira desde cualquier punto exacto de la pista. Hoy se ha bastado él solito, y no necesitó jugar un partido entero o tirarse 40 tiros, solo necesitó ‘el picorcito’.

Porque sí, hoy fue una de sus noches, de esas noches en las que mete todo lo que tire desde donde lo haga, da igual.

El primer cuarto fue una completa locura. Steph no paraba de pedir la pelota, sabedor de que estaba totalmente on fire, pero sí cabe un par puntos por encima de ese nivel máximo.

Foto: @WashWizards
Foto: @WashWizards

Los Wizards llegaron a ir perdiendo de hasta 27 puntos en la noche en la que fueron un simple muñeco de trapo en manos del dos veces MVP. Lo curioso es que esa máxima ventaja la lograron ya con los suplentes en el partido, sin Curry, Green o Durant, solo con Klay y cuatro más.

Empezó con una simple bandeja, tímida poniendo a Golden State por delante 14-12, hasta entonces partido igualado en los poco más de cinco minutos que llevaban disputados. De ahí se fue al primer triple para poner el 29-22 gracias a una buena finta con la cintura. Falló Washington y el rebote de Jerebko, bola para Curry, catch&shoot y dentro. A metro y medio de la línea de tres, pero vamos, ni vio dónde estaba, levantó la cabeza y listo.

Fallaban de nuevo los Wizards y el rebote iba de Looney directo a las manos de Curry, subió la bola y en un leve despiste de su par (en realidad tenía a tres jugadores rivales muy cerca) levantó la cabeza y lanzó. Y dentro, claro, 37-25 ante la desesperación de Wall. Misma tónica para ir acabando el primer cuarto, rebote de Looney y pelota para el ‘30’, la sube, un leve quiebro llegando a la línea de tres, paso atrás y tiro. 40-25, el Oracle reventaba. 19 puntos en 9 minutos con Cousins flipando en el banquillo. Y Crawford ya era historia, por cierto, 5º máximo triplista de la historia con 2.156 puntos, por ahora.

Y aquí una jugada que demuestra su confianza: una simple falta mientras iba a hacer una penetración, y ya con el juego parado lanza el balón unos siete metros hacia arriba y cae de lleno dentro, un choff espectacular inválido pero que sirvió de nuevo para que todo el público aclamase al base a gritos de ‘¡¡MVP, MVP!!’. El espectáculo ya siguió en el segundo cuarto, casi acabándolo, porque Kerr no consideró oportuno que enrase pronto y lo reservó. Con dos minutos y medio para el final del cuarto, otro triple y los Warriors ya por encima de los 70 puntos. Pero antes incluso de que acabase el segundo cuarto, 2+1 gracias a la falta de Wall en un gran giro de Curry al que el base de los Wizards no supo contrarrestar. Y 29 puntos ya.

Solo quedaban 12 minutos de espectáculo aunque ninguno lo sabíamos, y la fiesta continuaba, primero metiendo un triple de nuevo tras un fallo de dos. Después una gran jugada entre él y Kevin Durant no finalizaba en alley-oop, pero Curry encontraba el rebote, se salía de dos y buscaba el triple, sacando primero la falta y luego los tres puntos, oportunidad de jugada de cuatro puntos.

Triple de Iguodala (que poco a poco va teniendo más minutos y sintiéndose importante de nuevo), fallo y el rebote de Looney para Curry, se sale y desde la esquina lanza de nuevo, tres más. Recibe de Durant, y desde el parking otro más. Reventando el localizador y con una cara de no tener explicación para lo que estaba haciendo, lógico. 46 puntos.

A 1:25 del final del tercer acto cogía el rebote y lo subía él mismo, triple y listo, 51 puntos con 11 triples. De nuevo un partido en el que todos nos enfadamos con Kerr: ¿hasta dónde habría llegado de haber jugador el último cuarto? Su récord personal son 54 puntos ante los Knicks y 13 triples ante los Pelicans, pero Steve no quiso arriesgar a lesiones a su gran jugador y pensó que con 31 minutos ya había estado bien.

Se recordarán sus 51 puntos y los 144 del equipo, pero por desgracia no se hablará mucho del gran partido que hicieron los Wizards, 122 puntos también en un buen partido en general de ellos en el que no fallaron en nada, ni en defensa, solo tuvieron el inconveniente de que Curry tuvo el día, fin. Porque hasta seis jugadores pasaron de los 10 puntos, pero nada que ver con los 100 que lograron Curry, Durant con 30 y Klay con 19, algo que no se veía desde el 2009 y también sufrido por los Wizards, pero esta vez con Kobe Bryant, Pau Gasol y Trevor Ariza como protagonistas.

El partido nos deja la siguiente stat: Steph suma ya en su vida cinco partidos de 50 puntos y al menos 10 triples anotados, siendo lógicamente el único en la historia en lograrlo.

De momento, balance de 4-1 para los Warriors e invictos en casa, los Wizards están 13º en la Conferencia Este con 1-3.

VAVEL Logo