Randolph comanda una exhibición blanca
Antohony Randolph / @RMBaloncesto

Randolph comanda una exhibición blanca

El Real Madrid ofreció un espectáculo ofensiva y defensivamente de la mano del esloveno que finalizó con 24 puntos y 30 de valoración. El acierto exterior y la intensidad defensiva secaron al Valencia. El primer punto se queda en el Palacio.

miguel-angel-cazorla
Miguel Angel Cazorla
REAL MADRID DE BALONCESTOCauseur (11) Randolph (24) Rudy (5) Campazzo (5) Reyes (4) Ayón (6) Carroll (8) Tavares (2) Llull (9) Deck (2) Thompkins (8) Taylor (10)
VALENCIA BASKETAbalde (2) Labeyrie (2) Diot (0) Van Rossom (3) W. Thomas (10) Tobey (5) Dubljevic (8) Vives (8) Martínez (8) San Emeterio (6) Sastre (5) Doornekamp (15)
MARCADOR26-18, 48-33, 74-46, 94-72

En un Play-Off nunca hay tiempo para el descanso. Finaliza una eliminatoria e inmediatamente comienza la siguiente. Llega el turno del primer partido de semifinales entre el Real Madrid y el Valencia. Un duelo estrella del baloncesto español. Los blancos liquidaron por la vía rápida al Manresa mientras que los Taronja se vieron obligados a agotar todos los asaltos para noquear al Unicaja.

A pesar de las molestias, todos los jugadores del Real Madrid estaban disponibles para el encuentro. Del lado visitante, se podía decir lo mismo. Una de las incógnitas era la estrategia blanca de salida. ¿Aprovecharían el desgaste físico de su rival para aplastarle de inicio o cocinaría el partido a fuego lento? Sin más dilación había que comprobarlo. Suena la campana, comienza el primer asalto.

Randolph y Taylor fusilan de salida

El Real Madrid arrancó con la apisonadora en marcha. Randolph y Taylor pusieron el 6-0 de salida con dos triples tras un par de jugadas muy elaboradas. El Valencia no tardó en reaccionar con un triple de San Emeterio. No obstante, los de Laso tenían la consigna en la cabeza de abrir una renta importante. Campazzo y Rudy tomaron el mando y encontraron vías de escape en la pintura.

A la dirección del argentino y del mallorquín, se sumaron el acierto de Randolph y un imperial Taylor en el poste bajo. En los primeros cinco minutos el marcador reflejaba un 20-7. Ponsarnau solicitó el primer tiempo muerto del partido. A la salida, el Valencia puso más músculo en zona, pero las dificultades para penetrar en ataque seguían siendo una losa.

Will Thomas fue el encargado de encontrar ese poderío interior con el que recortar diferencias. El ataque merengue ya no era tan fluido y con un parcial de 4-11, Laso interrumpió el juego a falta de 43 segundos para el término del primer cuarto. Ayón sustituyó a Tavares para anotar los dos últimos puntos del mismo, 26-18.

Causeur se sube al cohete

Había que meter un poco más de potencia, eso pensaba el Real Madrid y así fue. Fabien Causeur encontró esa verticalidad que hace de su zurda un arma mortífera. A eso se sumaron otro triple de la metralleta Randolph y de un recién salido Sergio Llull. La diferencia se amplió hasta los 15 puntos. De nuevo, el Real Madrid secó al Valencia ofensiva y defensivamente.

Principalmente, por una razón, el acierto exterior. El porcentaje de acierto se disparó hasta el 57%, un número inusual. Los de Ponsarnau también lo intentaban desde el 6,25 sin éxito. El partido fluía a un ritmo bastante alto con pocas interrupciones, pero al compás de Sergio Llull y a la ejecución de Fabien Causeur. El técnico del Valencia paró el choque ya con 41-26 en el luminoso.

El partido se calentó en los instantes finales tras una antideportiva de Ayón y un par de revisiones en el Instant-Replay por una canasta de Reyes y alguna jugada rigurosa. No obstante, el marcador poco se movió. Al descanso, el Real Madrid vencía por 48-33.

El Madrid crea un parque de atracciones

El tercer cuarto arrancó en forma de espejo con el primero. Randolph disparó su quinto triple y dio en la diana. El inicio se convirtió en un correcalles y ese es terreno merengue. El parque de atracciones llegó al Wizink Center. Campazzo cogió la batuta y repartió asistencias como si de migas de pan se tratase.

Dos mates consecutivos de Randolph y Taylor obligaron a Ponsarnau a frenar el juego pues su equipo estaba volviendo a ser aplastado de salida. 62-38, en ese momento. Absolutamente todo salía y a mitad del tercer cuarto el partido ya tenía dueño. Debía suceder una hecatombe para que el rumbo cambiase. Jaycee Carroll debutó en el tercer cuarto con un triple característico. El microondas hizo acto de presencia. El festín no frenaba la ambición blanca y el tercer cuarto finalizó con 74-46 en el luminoso.

El sábado continuará la lucha

El único jugador merengue que faltaba por anotar era Gabriel Deck y lo hizo en el primer minuto del último cuarto. El Valencia arriesgó como no podía ser de otra manera, pero la distancia era insalvable. Doornekamp y Thomas dieron la cara para maquillar el resultado. Al igual que frente a Manresa, era esperar a que sonara la bocina.

El Palacio rugió con dos mandarinas consecutivas de Sergio Llull en medio de la relajación. No había tiempo para más. El primer punto es para el Real Madrid. El sábado tendrá lugar el segundo asalto.

VAVEL Logo