Un Barça imperial certifica un Clásico en la final (81-96)
Heurtel moviendo el balón / Archivo VAVEL

Un Barça imperial certifica un Clásico en la final (81-96)

El cuadro blaugrana mostró un nivel sublime desde la pintura que destrozó por completo al cuadro maño. Los triples de Heurtel y de Kuric y el poderío de Singleton y de Hanga resaltaron como las piezas clave para desarmar el empuje de Okoye y de Justiz. El Barcelona Lassa se medirá en la final al Real Madrid.

miguel-angel-cazorla
Miguel Angel Cazorla

El Barça llegaba a Zaragoza a una victoria de adquirir su billete para la final. Ayer el Real Madrid cerró su eliminatoria y hoy los hombres de Pesic pretendían hacer lo mismo. Con sufrimiento sacaron el segundo triunfo ante el equipo de Fisac en lo que supuso un aviso de las intenciones de este tercer enfrentamiento.

El Pabellón Príncipe Felipe se llenó a rebosar ante esta cita histórica. Confiaban en que por fin Stan Okoye reluciera su mágica versión de la temporada, pero si enfrente están Thomas Heurtel, Victor Claver o Kyle Kuric siempre es complicado brillar. No obstante, el tercer asalto debía disputarse y el Barça necesitaría sangre, sudor y lágrimas para cerrar la eliminatoria.

Tomic y Pustovyi sacan provecho en la pintura

El partido comenzó a un ritmo alto. Tras un triple errados por parte de cada equipo, Alocén y Pangos, llegaron un 2+1 de Seibutis y un triple de Singleton. Ambos conjuntos apostaron por una defensa en zona. Tomic se hizo fuerte en la pintura para anotar tres puntos consecutivos. Sorprendió la falta de acierto exterior culé en los compases inciales, un 1/6. 

Okoye anotó cuatro puntos consecutivos con canastas a tabla, pero llegó la respuesta de Ribas con un ansiado lanzamiento desde el 6,25. Remangarse atrás, era la fórmula que utilizaron los 10 jugadores para salir airoso del acoso del enemigo. Con 12-16, llegó el primer tiempo muerto del partido. Okoye y Seibutis frente a Tomic y Singleton, el mano a mano de salida. Pustovyi salió tras la interrupción y logró tres faltas y tres tiros libres. Gracias a ello, el Barça se marchó por delante al término del primer cuarto, 19-23.

Hanga y Singleton frenan a Justiz

El Barça salió con una marcha más en el arranque del segundo cuarto. Oriola y Hanga seguían castigando desde la zona y ampliaron la distancia a nueve puntos. El único obstáculo que impedía al cuadro culé despegarse por completo era su falta de acierto exterior. Pesic realizó un cambio en todo el quinteto y le salió bien la jugada. 

El Zaragoza buscaba atacar en zona, pero la férrea defensa de su rival anuló sus intenciones. Kyle Kuric enchufó dos triples consecutivos que colocaron el 23-36 en el luminoso. Fisac solicitó tiempo muerto. Okoye y Justiz recortaron mínimamente las diferencias, pero Singleton convirtió cinco puntos consecutivos con los que devolver el orden. 

El Zaragoza subió la intensidad defensiva, pero el Barça adquirió mucho poderío en el rebote ofensivo permitiéndole así aprovechar segundas oportunidades. Justiz trató de echarse el equipo a la espalda para alentar a los suyos y alcanzó los 15 puntos. Gracias al pívot, la diferencia se redujo a siete puntos y Pesic interrumpió el juego. Dos triples de Hanga y Pangos enfriaron al Pabellón. 37-50 al descanso.

Justiz y Okoye empujan a la desesperada

Esos dos últimos lanzamientos dejaron mermado anímicamente al Zaragoza. Trataron de acosar a su rival en los primeros compases, pero cayeron en la precipitación y eso los aprovechó el Barça al contragolpe para seguir aumentando las diferencias. El parcial en los primeros minutos fue de 2-9 por lo que la renta era ya de 20 puntos. El partido parecía más que cerrado.

Justiz no podía hacerlo todo solo. Era el único destello brillante del lado local. Del lado culé, Heurtel regaló varias delicatessen que finalizaron en puntos. Una antideportiva de Kuric reactivó a los locales que culminaron un parcial de 8-0 para ponerse a 11 puntos. Pesic interrumpió el juego ante la aparente relajación de sus jugadores. Pudo aproximarse aún más, pero Berhanemeskel cometió un par de errores de precipitación que lastraron el amago de remontada. El tercer cuarto finalizó en 58-69. El Barça lo tenía en la mano, pero el Zaragoza se iba a dejar la vida hasta el final.

Habemus Clásico

Últimos diez minutos. Okoye intentó el mate del año en la primera jugada. No lo consiguió, pero le sacó la falta a Oriola para ponerse por primera vez en mucho tiempo a menos de diez puntos. Kuric enchufó un triple, pero de inmediato le respondió Alocén. Si había esperanzas, ahí estaba Thomas Heurtel para difuminarlas con tres triples consecutivos. De nuevo, tranqulidad.

Volvió a apretar el Zaragoza, pero el tiempo se agotaba. Kuric tomó el relevo para mantener la renta en más de diez puntos. El partido se revolvió tras un tiempo muerto. Los hombres de Fisac sobrepasaron el límite y llegaron rápidamente al bonus, lo que pausó el encuentro en favor del Barça. La fiesta de Kuric desde el triple continuba. 6/7. No había tiempo para más. Le puso entrega y corazón el Zaragoza, pero no pudo ser.

El Barça estará de nuevo en la final y se verá las caras ante el eterno rival. Los dos todopoderosos pelearán por alcanzar la gloria de la Liga Endesa. El sábado comenzará la auténtica guerra.

Zaragoza: Okoye (19) Seibutis (11) Radovic (6) Alocén (11) Vázquez (2) Justiz (22) Martín (6) McCalebb (0) Barreiro (0) Berhanemeskel (0) Martí (2) Santana (0)

Barcelona Lassa: Pangos (5) Ribas (3) Singleton (18) Claver (2) Tomic (11) Hanga (7) Blazic (0) Smits (0) Heurtel (15) Pustovyi (5) Oriola (3) Kuric (27)

VAVEL Logo