Deck salva al Madrid sobre la bocina 
Baskonia-Real Madrid / @RMBaloncesto

El partidazo de la séptima jornada de Liga Endesa. Kirolbet Baskonia y Real Madrid. Dos equipos del 'big three' que se veían las caras por primera vez en esta temporada. Los vascos han sufrido más dificultades de las habituales en estas primeras jornadas. El balance es de tres victorias y tres derrotas, el mismo que en Euroliga. La paliza aplastante ante Bayern demuestra que este equipo empieza a recuperar la garra.

El Real Madrid busca mantener el pleno de victorias en la ACB. Tras el alivio que supuso el triunfo ante Alba Berlín, llegan a Vitoria para recuperar esa firmeza y esa confianza de equipo sólido con continuidad en el juego. Los hombres que tendría Laso en parqué eran los mismos que en esta última semana. Reyes, Thompkins y Mejri seguían fuera. Por parte local, volvía al equipo Michael Eric y se caía Shavon Shields.

Randolph arranca, Shengelia responde

El gigante de Baskonia, Fall estrenó a su equipo con un mate tras rebote. El Real Madrid partió con la segunda unidad de inicio y los primeros puntos llegaron con una penetración de Causeur marca de la casa. Instantes después llegó un arreón de Shengelia con un triple y una machacada de aro ante Mickey.

El Madrid se hizo fuerte en el interior y Anthony Randolph tomó la batuta en ataque. La muñeca del eslovenio se desató con tres triples consecutivos que se unieron a otro de Laprovittola para poner un parcial de 0-12 y el 7-14 en el luminoso. Perasovic solicitó tiempo muerto. No tardó en reaccionar Baskonia. Eric, Shengelia y Henry recuperaron la ventaja. El Madrid comenzó a perder balones como en las últimas jornadas y el partido se igualó. El primer cuarto finalizó con un 21-23 en el marcador.

Garuba impone su ley

Campazzo y Garuba entraron en cancha y a las primeras de cambio fabricaron dos asociaciones. La primera acabó en canasta y la segunda con tapón de Polonara. Después, el canterano anotó dos tiros libres. Garuba volvió a demostrar que no tiene miedo a nada y demostró quien manda en la pintura ofensiva y defensivamente. Nueve puntos consecutivos con un triple para redondearlo. El Baskonia perdió acierto y la apuesta de Laso con dos bases avivó el ataque blanco. El parcial inicial fue de 1-11 y Perasovic no tuvo más remedio que detener el choque.

Henry y Deck protagonizaron los compases siguientes. Los derrotaban a los marcajes y a las defensas contrarias. El jugador de Baskonia se echó el equipo a la espalda para recortar las distancias. Los bloqueos de Fall en la pintura a Tavares favorecieron la verticalidad local. Pero tres triples del Real Madrid (Rudy, Campazzo y Llull) mantuvieron el colchón. Pese a que Baskonia aumentó la dureza, ese acierto exterior merengue, unido a los rebotes de un colosal Garuba, dejaron el partido muy encarrilado para los blancos al descanso. Henry dispuso de tres tiros libres al final, pero solo anotó uno. De esta manera, el partido marchaba 34-47 al descanso.

Janning destroza a un Madrid dormido

El Baskonia debía cambiar la cara y fugazmente se estrenó con un 4-0. Canasta de Vildoza y regalo de Laprovittola a Janning. El alemán enchufó un triple y en apenas un minuto y medio el parcial era de 7-0. El partido se reabrió y el Madrid volvió a revivir los errores de los últimos partidos. Muchas pérdidas y errores en ataque. Un triple de Shengelia puso el 44-47 en el marcador. Tiempo muerto de Laso con bronca incluida ante la impasividad de su equipo.

Dos tiros libres de Randolph y una canasta de Mickey recuperaron algo de ventaja, pero apareció la asociación de Janning culminó la remontada. En apenas cinco minutos los hombres de Perasovic destrozaron al Real Madrid con un parcial de 17-4. Este partido ya no tenía nada que ver. Una guerra de poder a poder en el que Randolph mantenía con vida a su equipo. Vildoza recuperó el acierto y convirtió dos triples consecutivos. Otro de Shengelia puso por delante al Baskonia por primera vez en mucho tiempo.

La lluvia de puntos vitoriana estaba destrozando al Real Madrid. Cinco triples consecutivos pusieron la máxima diferencia a favor local. Parcial de 29-10, escalofriante. El Madrid se había vuelto a electrocutar. Garuba entró en cancha para rescatar a los suyos. Un triple de Janning sobre la bocina puso el 70-65 al final del tercer cuarto. Parcial de 36-18. Ver para creer.

Final agónico con Deck como héroe

El Madrid debía rearmarse. Desconcertado e incrédulo por lo que había pasado. Taylor metió un triple de salida. En la siguiente jugada, Rudy recuperó el balón y tras una jugada muy elaborada convirtió otro triple que puso al Madrid de nuevo por delante. Parcial de 0-6. Pero Vildoza seguía con la muñeca caliente y retomó la iniciativa local. El duelo no podía ser más trepidante. Rudy y Llull trataban de mantener con vida a su equipo.

El primero recuperando y desgastando al rival y el segundo anotando. La experiencia es un grado. Un parcial de 0-7 ponía al Madrid 78-80 por delante. Perasovic paró el encuentro. Llull (3/7 en triples) parecía hacer despegar al Madrid. pero Shengelia y Vildoza no estaban por la labor. Esto se decidiría en los instantes finales. Fall en la pintura castigaba a los blancos y el corazón de Llull empujaba a los suyos. Canasta de uno y canasta de otro. Sucesión de tiempos muertos. El talento de los jugadores vascos superaba a la defensa merengue mientras que al Madrid le costaba muchísimo trabajo elaborar. A falta de un minuto, el partido estaba empatado y Randolph metió dos tiros libres a los que Eric respondió con un mate. 

A falta de 15 segundos, llegó otro tiempo muerto. La última carta para que el Real Madrid ganara el partido o se fuera a la prórroga. Campazzo con el balón, buscó a Deck y el argentino desde el tiro libre enchufó la canasta decisiva para salvar la imbatibilidad de los blancos en ACB.

El Madrid ha vuelto a sufrir. Un tercer cuarto desastroso ha estado a punto de causarle un disgusto. El Baskonia a base de casta recuperó el devenir del encuentro, pero la veteranía y la pegada blanca han tirado al traste todos sus esfuerzos.

VAVEL Logo