El Real Madrid supera al Valencia en un espectáculo ofensivo (111-99)
Facundo Campazzo durante el partido contra el Valencia Basket | Foto: Twitter (@RMBaloncesto)

Quintetos titulares

Real Madrid de baloncesto: Facundo Campazzo, Fabien Causeur, Gabriel Deck, Anthony Randolph, Edy Tavares.

Valencia Basket: Guillem Vives, Jordan Loyd, Fernando San Emeterio, Louis Labeyrie, Bojan Dubljevic.

Los ataques triunfaron en el primer cuarto

El Real Madrid ha vencido este jueves en el WiZink Center al Valencia Basket (111-99) en el encuentro correspondiente a la Jornada 12 de la Euroliga. Los ataques de ambos equipos estuvieron muy entonados y los dos conjuntos rondaron la centena de puntos. Anthony Randolph y Mike Tobey fueron los máximos anotadores de sus respectivos elencos.

El choque comenzó con un parcial de 5-0 para los locales. Gabriel Deck anotó con una bandeja tras coger un rebote en su propio aro. Posteriormente fue Randolph el que se aprovechó de las rotaciones lentas en defensa para anotar un triple. Sin embargo, San Emeterio y Labayrie respondieron en las dos jugadas de los valencianos que no acabaron o en pérdidas o en malos lanzamientos. Pero rápidamente los ataques de ambos equipos se impusieron a las defensas. Tanto blancos como taronjas tenían las muñecas calientes y los aros parecían piscinas para los tiradores.

Hubo un tiempo muerto para cambiar la dinámica. Ambos entrenadores veían cómo sus sistemas defensivos se veían superados por el acierto de los rivales y esa tendencia, aunque no cambió del todo, sí se mitigó ligeramente. Sin embargo, el marcador al final de los primeros diez minutos reflejó perfectamente lo ocurrido (29-30, tras una bomba sobre la bocina de Campazzo).

El segundo cuarto también fue igualado

Ya en los últimos segundos del primer cuarto se vieron las intenciones de Laso y Ponsarnau. Mientras que el segundo dio entrada a Tobey y Marinkovic, el vasco introdujo a Rudy y Taylor, dos de sus piezas defensivas claves en el perímetro. La situación no cambió demasiado con el paso de los minutos. Los ajustes que realizaron los técnicos con sustituciones y tiempos muertos no surtieron demasiado efecto y a falta de cuatro minutos, el electrónico ya estaba cerca de los cien puntos combinados entre ambos equipos. Fue a partir de entonces cuando el Madrid pudo abrir una brecha de ocho puntos, superando los problemas que le habían provocado los hombres grandes tiradores del Valencia. Tras unos esfuerzos de los de Ponsarnau en el último minuto, la diferencia se estrechó un poco (53-49).

El Madrid abrió brecha en el tercero

La segunda parte comenzó con el Madrid haciendo la goma. Durante los primeros cuatro minutos del periodo, cada vez que el Valencia trataba de acercarse en el marcador, los madrileños abrían un pequeño parcial para volver a tener una renta cercana a los seis puntos. Dubljevic, al igual que Tobey antes, siguió castigando la movilidad de Tavares. El caboverdiano no cometía muchas faltas, pero tampoco era capaz de salir a tiempo para puntear los triples del montenegrino, que pasados 25 minutos tenía catorce puntos.

Pese a todo, con el paso de los minutos, el Madrid se sintió más cómodo. Con la mejora de su defensa, los merengues abrieron hueco. Mientras que los de Laso seguían en proyección de llegar a los cien puntos, los visitantes sufrieron más para llegar al aro y sumar puntos. Campazzo fue uno de los líderes de los madridistas. El argentino organizó a sus compañeros tanto con el balón como en la defensa. Carroll levantó posteriormente a todo el WiZink Center con un triple lejano que entró después de que sonara la bocina.

El Madrid quiso ampliar la ventaja, pero Valencia no lo permitió

Las buenas sensaciones del americano se confirmaron en los primeros minutos del último cuarto. El de Wyoming anotó cinco puntos más y el Madrid se escapó, llegando a los 17 tantos de ventaja. Esa buena racha del escolta provocó que los aficionados empezaran a corear su nombre. Entre tantos rumores sobre su futuro, los seguidores blancos empiezan a homenajearle cada vez que pueden.

Aunque el partido parecía decantado, el Valencia no dio su brazo a torcer. Gracias al acierto desde fuera y pese a las protestas desde el banquillo madridista ante algunas acciones, los taronjas volvieron a acercarse a menos de diez puntos. La diferencia se estabilizó alrededor de esa marca. Thompkins tuvo acierto desde la esquina y también contribuyó en defensa, viviendo por tanto sus mejores minutos de la temporada y después de su ausencia.

Uno de los momentos más emotivos para la grada llegó justamente al final, cuando se recordó la figura de Fernando Martín poco después de que se cumplieran tres décadas del trágico fallecimiento de la leyenda blanca.

VAVEL Logo