Mucho Seeley y Radovic para Estudiantes (67-85)
Estudiantes-Zaragoza / ACB.COM

Mañana de baloncesto en el Wizink Center. Partido atractivo para abrir el domingo con un Movistar Estudiantes-Casademont Zaragoza. Colista frente a tercero. El conjunto colegial no llegaba en un momento idóneo a este partido. Independientemente de la racha de cinco derrotas consecutivas, la situación en la que está sumergido el club económicamente que está afectando a nivel deportivo y anímico a los jugadores.

A ello, se ha unido la salida de Darío Brizuela rumbo a Unicaja el pasado miércoles. La llegada de Toni Douglas podría suponer una bocanada de aire fresco. Una victoria permitiría calmar las aguas mientras que otra derrota mantendría al Estudiantes en el pozo. En frente, un Zaragoza imparable. El equipo revelación de la temporada que se mantiene en un ritmo vertiginoso sacando adelante sus partidos en Champions (victoria tras dos prórrogas ante Stone) y en Liga Endesa derrotando al Real Madrid de manera contundente. Mucho más que una victoria en juego.

Quintetos iniciales

Estudiantes: Pressey, Vicedo, Scrubb, Palacios y Kadji

Zaragoza: San Miguel, Seeley, Justiz, Radovic y Benzing

El Zaragoza aprieta antes del final

El Zaragoza comenzó tomando la iniciativa del partido con una canasta de Justiz. Acto seguido, Scrubb estrenó al Estudiantes. Los colegiales, gracias a la dirección del americano y al poderío en el rebote de Kadji y Palacios, logró un parcial de 6-0 que rápidamente desapareció. Mucho ritmo en los compases iniciales y un Estudiantes intenso desde el principio, consciente de que no salir así, podrían ser arrollados por la calidad de su rival.

Justiz mantenía al Zaragoza en la pintura. Los hombres de Fisac parecían tener la situación bajo control. El primer tiempo muerto del partido llegó con 12-12 a falta de dos minutos para el final de estos diez minutos. El choque perdió la dinámica del comienzo. A la salida, el Zaragoza pisó el acelerador con un parcial de 0-7 (triple y canasta de Brussino y otra de Vázquez) Dzikic paró el partido de inmediato. Un triple de Douglas, que supuso sus primeros puntos como jugador estudiantil puso el final del primer cuarto en 15-19.

Seeley se impone a los esfuerzos de Douglas

Barreiro abrió la lata en el segundo cuarto con un tiro en suspensión. La puntería local estaba disminuyendo, pero Douglas se encargó de reactivar a su equipo en ataque. Defensivamente, el Estudiantes elevó de nuevo la dureza y consiguió frenar el ritmo anotador del Zaragoza. El nuevo refuerzo del Estudiantes pareció darle alas a un equipo que en esta ocasión no se dejó llevar por la inercia del choque.

La defensa del Estudiantes frenó el ritmo eléctrico del Zaragoza y convirtió el duelo en una guerra atrás y de falta de acierto de cara al aro. Batalla a pocos puntos que parecía favorecer al cuadro local. Con 27-28, Fisac solicitó tiempo muerto. El Zaragoza mandaba, pero no tenía el partido bajo su control. Tras el tiempo muerto, volvió a apretar un poco más gracias a Seeley y sacó un parcial de 1-9. El partido llegó al descanso con 30-37 en el luminoso.

Seeley maquilla la remontada local

Como en la primera parte, el Zaragoza inauguró el marcador por medio de Radovic y el Estudiantes replicó gracias a Palacios. Ambos ala-pívot protagonizaron el duelo del comienzo del tercer cuarto siendo los únicos anotadores. Los locales apretaron gracias a Toni Douglas. El nuevo base del Estudiantes enchufó un triple y asistió a Vicedo para que anotase bajo el aro. El parcial de 7-0 obligó a Fisac a detener el choque con 41-44 en el marcador.

El partido estaba muy vibrante. El Zaragoza perdió acierto y el Estudiantes robaba y salía al contragolpe además de volver a hacerse fuerte en defensa. Una asistencia de Pressey a Arteaga tras un robo muy pillo del base, permitió a los colegiales empatar el partido. Seeley enchufó un triple que fue replicado por Scrubb. Este último perdió la oportunidad de poner por delante a los suyos tras una técnica a Porfirio Fisac.

Arteaga se tuvo que retirar tras cometer su quinta falta personal. El líder del Zaragoza en esta ocasión era D.J Seeley cuyos seis puntos consecutivos sobre el final taparon la reacción local. El tercer cuarto finalizó con un 55-61.

El Estudiantes se diluye

Todo por decidir en el último cuarto. Pese a que el Zaragoza tomaba alivio, el Estudiantes no iba a rendirse. Pressey tomó los mandos del equipo y dos triples suyos situaron de nuevo al cuadro colegial a tiro de su rival. Acto seguido, llegó uno de los tapones de la jornada, el de Justiz a Palacios. El partido alcanzó unas revoluciones muy altas. Un triple de Alocén volvió a abrir ligeramente las distancias. Con 63-69, Dzikic solicitó tiempo muerto.

A la salida del tiempo muerto, el base del Zaragoza se tuvo que retirar del choque tras torcerse el tobillo. El Estudiantes bajó el listón en el peor momento del partido. El Zaragoza comenzó a correr y a asentar el triunfo. A falta de cuatro minutos, tras un parcial de 0-6 el técnico local volvió a parar el partido.

Los locales ya no tenían gasolina. El partido estaba visto para sentencia tras convertirse en un monólogo visitante en los compases finales. La lluvia de puntos no cesaba mientras que la anotación del Estudiantes se frenó en seco. Triunfo trabajado del Zaragoza ante un cuadro colegial que no ve la luz al final del túnel.

VAVEL Logo