El Madrid pierde contra el Baskonia su tercer partido consecutivo (95-96)
Campazzo y Henry durante el partido | Foto: Twitter (@RMBaloncesto) 

El Real Madrid no ha podido resarcirse de las dos derrotas rusas tras volver a caer en la Liga Endesa, esta vez contra el Baskonia (95-96). Henry y Campazzo fueron los líderes de sus respectivos combinados, no solo por dirigir el juego desde la posición de base, sino por su habilidad anotadora. Pese a todo, Shengelia, que jugó los cuarenta minutos, decidió desde el tiro libre.

El Madrid, muy acertado en el primer cuarto

El partido comenzó con una ventaja clara en el marcador para el Real Madrid. El triple de Deck, posterior a tres tiros libres de Llull puso seis puntos arriba a los blancos. Dos minutos tras el salto inicial, el Baskonia anotó su primer lanzamiento lejano, obra de Matt Janning. Aunque a partir de entonces, el Baskonia se acercó, el Madrid volvió a estirar el marcador.

Los dos jugadores que llevaron a los madridistas a ponerse nueve puntos arriba (19-10) fueron los dos argentinos titulares, Campazzo y Deck. Los dos anotaron varios triples que hacían bueno el esfuerzo realizado por todo el equipo en la mitad propia de campo. Los vascos no conseguían tiros liberados y además cometieron errores en los pases que provocaron el tiempo muerto de Ivanovic.

Pese al intento del técnico serbio, el número siete del Real Madrid hizo del primero su cuarto personal. No solo contó con un acierto impresionante desde lejos (con tres de cuatro en triples) sino que también dirigió el juego de su equipo. El resultado al final de los diez minutos, con canasta de Garuba sobre la bocina incluida, fue de 32-18.

Los vascos se recuperaron de la mano de Henry

El Baskonia cambió completamente de cara al comienzo del segundo cuarto. Las tornas habían girado. Ahora era el Madrid el que no conseguía tiros claros, mientras que los alaveses conseguían sacar rédito al rebote ofensivo y a lanzamientos sencillos incluso lejos de la zona. Henry dio un paso adelante en este periodo.

Durante los siguientes minutos, Pierria Henry dejó claro por qué Ivanovic confía tanto en él. El americano no solo ayudó a su equipo en defensa sino que conseguía entrar a canasta con facilidad. Cuando eso no era posible, podía apoyarse en Fall o bien tirar desde media distancia. Con el paso de las posesiones, su confianza fue creciendo y daba igual quién le defendiera, se fue al banquillo con 19 tantos. Lo que es más importante, en este intervalo, su equipo se puso por delante en el marcador. Al descanso, el luminoso del WiZink Center reflejaba un 38-39.

El Baskonia sobrevivió sin Henry

El Baskonia comenzó el tercer cuarto surfeando todavía su buena ola. Janning anotó un triple, pero esas buenas sensaciones se esfumaron cuando la parte posterior del muslo de Henry dijo basta. El exjugador de Unics Kazan había jugado una media de más de 35 minutos en los últimos partidos y en esta tarde de domingo, solo se había sentado durante minuto y medio. Los locales aprovecharon su ausencia para conectar dos triples y ponerse en cabeza por 48-47, por lo que Ivanovic pidió tiempo muerto.

Aunque el equipo vasco ya no tenía a su líder sobre el parqué, otros jugadores tuvieron su oportunidad para dar un paso adelante. Polonara y Janning anotaron más allá del perímetro, al igual que Shengelia, que rompió su mala racha. Este parcial permitió al Baskonia retomar el mando en el marcador. Tras treinta minutos, los baskonistas lideraban 60-63.

El Madrid no aprovechó su ventaja y el Baskonia sentenció

Al comienzo del último cuarto, los alaveses trataron de abrir el marcador. Se presentaban diez minutos de pelea hasta el final, aunque los de Ivanovic no querían darle la oportunidad al Madrid de remontar. Pese a todo, los de Laso sí abrieron un parcial que les permitió conseguir una ventaja de cuatro puntos. No solo eso, sino que un triple de Campazzo puso a los merengues siete tantos por encima. Cuando los madridistas amenazaban con escaparse definitivamente, los visitantes abrieron un nuevo parcial de 0-12 gracias a dos pérdidas de Causeur y el acierto de Polonara.

El partido llegaba a sus últimos tres minutos con el Baskonia cuatro puntos arriba y sin su jugador principal de la noche, Henry, eliminado por faltas. Pero el equipo presidido por Querejeta ya estaba cuajando una actuación coral completa. Cada posesión aparecía un jugador que desequilibraba a la defensa diseñada por Pablo Laso.

Con 84-89, Youssoupha Fall cometió un error que comprometió a sus compañeros. Salió al trap tras bloqueo y el trío arbitral le señaló la quinta falta, expulsado. Entonces Stauskas hizo un aro pasado para quitarle esperanzas a la grada. Sin embargo, está se reanimó con el triple de Llull. El final fue de infarto. El base menorquín se esforzó por ganar el partido con otro triple pese a la oposición de Shields, pero finalmente la diferencia fue demasiado grande como para superarla (94-95).

VAVEL Logo