Chandler Parsons sufre un grave accidente de tráfico
Chandler Parsons | Fuente: NBA

Ayer salió a la luz una terrible noticia para el alero de los Atlanta Hawks. El pasado día 15, al volver a casa de un entrenamiento, Chandler Parsons, de 31 años, vio como un conductor ebrio que portaba alcohol consigo chocaba de forma violenta contra su vehículo. El jugador sufrió múltiples lesiones, incluidos un traumatismo craneoencefálico y daños en el labrum. Tres coches se vieron involucrados en el accidente, según ha informado Morgan & Morgan, el bufete de abogados que ha contratado Parsons.

Su futuro en la NBA pende ahora de un hilo, ya que está en su último año de contrato y al final de la temporada será agente libre y se habrá embolsado 25 millones de dólares. Además y más allá de los daños que el accidente haya podido causar al jugador nacido en Casselberry, Florida, el entorno del jugador se encuentra preocupado por unas secuelas que hacen presagiar lo peor, tanto a corto, como a largo plazo. 

La situación que está viviendo en los Hawks tampoco está siendo liviana para él, puesto que solo ha saltado a la cancha en 5 partidos, con un promedio de 10.8 minutos y 2.8 puntos. De igual forma y en líneas generales, se trata de un jugador que en todo momento ha aceptado un rol secundario, bien sea por no brillar por encima del resto o por las lesiones de rodilla que llevan persiguiéndole más de cuatro años, desde 2015. Sus mejores cifras las cosechó en los Dallas Mavericks, yéndose hasta los 16,6 puntos, 5,5 rebotes y cuatro asistencias de media por encuentro, 

''Quiero ayudar al equipo. Estoy sano y estoy en mi año de contrato, por lo que quiero mostrar al equipo que estoy en buen estado de forma, que puedo jugar y que puedo ayudar a conseguir victorias'', decía Chandler en una entrevista para el medio norteamericano HoopsHype, al igual que, con vistas al futuro más cercano, abría la puerta a firmar un contrato con otra franquicia. 

VAVEL Logo