Mirotic lidera la decimoquinta victoria del Barcelona en Euroliga (86-82)
Mirotic en el encuentro ante Estrella Roja / Fuente: Noelia Déniz, VAVEL Images

La vigésimo primera jornada de Euroliga concluyó para el Barcelona con un triunfo ante su público tras llevarse un encuentro muy trabajado, demostrando calma e inteligencia en los últimos instantes para evitar ningún tipo de sorpresa. El choque comenzó con una superioridad blaugrana evidente, de la mano de Nikola Mirotic, pero Estrella Roja se adelantó antes del descanso y estuvo cerca de darle la vuelta al marcador antes del pitido final. 

Quintetos iniciales 

FC Barcelona: Malcom Delaney, Kyle Kuric, Victor Claver, Nikola Mirotic y Brandon Davies.

Estrella Roja: Lorenzo Brown, Billy Baron, Ognjen Dobric, Borisa Simanic y Ognjen Kuzmic.

La clase de baile de Mirotic

El partido comenzó bastante igualado, con ambos equipos muy centrados en atacar la zona, FC Barcelona mas por necesidad debido a la falta de acierto exterior y Estrella Roja por pura lógica aprovechando que el camino al aro local no tenia demasiados obstáculos entre medias. Pasado el ecuador del cuarto, Pesic paró el encuentro con empate a 11 en el marcador tras una perdida de Mirotic.

El ala pívot montenegrino salió extra motivado del parón y anotó 10 puntos de manera consecutiva, con mate a una mano incluido aprovechando una de las múltiples perdidas de Estrella Roja, que se estanco sin poder penetrar con comodidad en la zona culé, ahora si bien defendida por los hombres de Pesic. Parcial de 18-8 tras dicho tiempo muerto y 29-19 al termino del primer asalto. Mirotic con 14 puntos y seis canastas de dos destrozo a su par, Simanic, que no volvió a jugar en todo el encuentro. 

La reacción de Estrella Roja a base de coraje

Todo el buen hacer y la ventaja construida por los azulgrana en el primer cuarto se desmorono en el segundo periodo cuando Estrella Roja le endosó un parcial de 6-12 en los cinco primero minutos. Pau Ribas dio algo de oxigeno a un Barcelona un poco desorientado con un triple, que prodrían haber sido dos si el segundo lanzamiento no se hubiera salido practicamente de dentro, pero el conjunto serbio no bajaba el ritmo, un triple de James Gist y una canasta de Stimac dejaban la desventaja en solo dos tantos, obligando a Pesic a solicitar un tiempo muerto. Tras el parón, la tónica fue la misma y, liderados por Vladimir Stimac, se colocaron con tres puntos de ventaja, el pívot natural de Belgrado no solo fue un titan bajo el aro sino que se atrevió con un triple y acertó.

Entre medias de este vendaval de Estrella Roja, el FC Barcelona sumaba muy pocos puntos y llegó a fallar hasta tres triples, dos de Mirotic y uno de Kuric, para un 2/9 en la primera mitad. Aun así, el tiempo se consumió y con otra canasta en la zona de Nikola el marcador quedaba 41-42 al descanso. Se atisbaba una segunda parte muy dura en la que los serbios no iban a dar su brazo a torcer. 

Máxima igualdad, duelo de pistoleros

 Cada cuarto de la primera mitad había sido de uno de los equipos, tras el paso por vestuarios tocaba igualdad y así fue. Ningún conjunto quería dejarse ir y cualquier error podía ser fatal por lo que el partido se torno un intercambio de disparos precioso. Cuatro triples consecutivos, dos para cada equipo, cada uno como respuesta al anterior del rival. Abrió la veda Kuric, al que contestó Dobric; Claver se quiso unir a la fiesta y Billy Baron tiró de galones para dejar claro que había mucho por jugar todavía.

Víctor Claver | Foto: Noelia Déniz, VAVEL Images
Víctor Claver | Foto: Noelia Déniz, VAVEL Images

Tras el éxtasis exterior, Brandon Davies quiso demostrar que los pivots también pueden sumar de tres en tres, dos mas uno bajo aro serbio, sin embargo, James Gist recogió el guante, rebote ofensivo y canasta mas adicional en el aro culé. A base de tiros libres los locales generaron hasta cinco puntos de ventaja (60-55), pero en un empujón final, el Estrella Roja le dio la vuelta al parcial a raíz de un triple de Kevin Punter, dejando el parcial final del cuarto en 21-24 a favor del conjunto serbio, lo que les otorgaba cuatro puntos de diferencia (62-66) antes del comienzo del ultimo asalto. 

Un Barcelona implacable en el ultimo cuarto

 Hay que saber elegir los momentos de partido, donde acelerar, donde frenar o ceder, lo ideal es ganar todo el rato de mucho puntos pero siendo realistas en este deporte suele ganar quien plantea los partidos con mas inteligencia. Como ha ocurrido con el Barcelona en este encuentro. El parcial hasta el ecuador del cuarto es de 15-4, con una enorme aportación coral en ataque, dos triples de Oriola y varios puntos repartidos entre Abrines, Delaney y Tomic; así como un tremendo esfuerzo defensivo para frenar el ataque serbio que venia de cerrar el tercer cuarto con mucho acierto. Tiempo muerto de Sakota para frenar a los culés que se habían puesto siete arriba (77-70).

Estrella Roja parecía estar KO, pero guiados por Lorenzo Brown y Vladimir Stimac, volvieron a recortar distancias hasta colocarse uno abajo. El final del partido se acercaba y los serbios no se desenganchaban y se mantenían al acecho esperando el fallo de los barcelonistas, sin embargo, Mirotic volvió a aparecer con un triple a falta de dos minutos que otorgaba cuatro puntos de ventaja a su equipo y algo de aire (82-78).

Pau Ribas | Foto: Noelia Déniz, VAVEL Images
Pau Ribas | Foto: Noelia Déniz, VAVEL Images

Los nervios atacaban a ambos conjuntos y cada punto valía oro, Estrella Roja aun mantenía opciones de llevarse el encuentro pero Pau Ribas sentenció con un triplazo a falta de 48 segundos que hizo estallar al Palau. Con seis puntos de ventaja, los serbios aun lo intentaron pero fueron incapaces de imponerse a un Barcelona que controlo los últimos segundos dejando morir el partido (86-82). Nikola Mirotic con 25 puntos y 6 rebotes fue el mejor los locales.  

Importante victoria en casa para el FC Barcelona que suma su decimoquinto triunfo y marcha cuarto en la clasificación, empatado a victorias con el CSKA que ocupa la tercera plaza. El acierto exterior que no estuvo presente en la primera mitad si apareció en la segunda parte y fue clave para sellar el triunfo. La nota negativa fue la posible lesión de Cory Higgins que se marcho al banquillo cojeando aunque al termino del encuentro abandono la pista por su propio pie. 

VAVEL Logo