El Joventut asalta el WiZink Center de la mano de Prepelic (83-86)

Quintetos iniciales

Real Madrid: Nicolás Laprovittola, Jayce Carroll, Gabriel Deck, Anthony Randolph, Edy Tavares.

Club Joventut Badalona: Nenad Dimitrijevic, Klemen Prepelic, Xabi López Aróstegui, Karem Kanter, Luke Harangody.

El Joventut de Badalona ha dado la sorpresa de la temporada. Los catalanes se aprovecharon de un Madrid con la vista puesta en la doble jornada de Euroliga para llevarse la victoria del WiZink Center (83-86). Klemen Prepelic y Tony Wroten fueron claves para la victoria del conjunto verdinegro.

El partido comenzó con un intercambio de canastas por ambos equipos. A lo largo de los primeros cinco minutos, ningún jugador metió más de una canasta en juego. Llamó a la atención, sobre todo, los fallos de Deck, que erró tres tiros debajo de canasta que normalmente sí encesta.

El Madrid cogió ventaja en el primer cuarto

Poco tiempo después, Tony Wroten pisó el parqué por primera vez como base del Joventut. El exjugador de los Memphis Grizzlies buscará abusar de su físico contra bases más pequeños. Sin embargo, su entrada, junto a la de un nuevo juego interior verdinegro no fue suficiente para evitar que los locales abrieran una ventaja de cuatro puntos tras un triple de Randolph. Carles Durán tuvo que pedir tiempo muerto tras un triple de Randolph liberado.

Ese error fue el que propició que el Real Madrid se fuera al periodo entrecuartos con una ventaja de siete puntos (17-10). El primer periodo se caracterizó por un acierto limitado por parte de los madridistas, que lo compensaron con una defensa intensa y solidaria que limitó el ataque de los catalanes.

El Joventut hizo la goma en el segundo

Pese a que en los primeros compases del segundo cuarto, el Madrid se escapó a nueve puntos, el Joventut reaccionó. Los de Badalona se beneficiaron de algunas pérdidas de los bases merengues y de mayor presión cuando Llull subía el balón. Sin embargo, progresivamente, los de Pablo Laso recuperaron su acierto, sobre todo desde el triple y aumentaron ligeramente su colchón, hasta los diez tantos. Una vez más, Durán paró el cronómetro para hablar con sus jugadores.

En esta ocasión la Penya sí reaccionó. Prepelic le sacó una falta de tiro a Felipe Reyes y posteriormente se anotó un triple. En conclusión, a solo 45 segundos del final de la primera parte, el Joventut se colocó a cinco, aunque con posesión en contra. A continuación, Llull aprovechó esa bola para anotar un triple y fijar el marcador con el que se llegaría al intermedio, 42-34.

El Madrid hizo rotaciones y el Joventut se aprovechó

En el tercer cuarto, el Real Madrid se fue imponiendo poco a poco. Laso desde la banda, hacía hincapié en la defensa del carretón de Prepelic. El esloveno ya se había establecido como el máximo anotador de su equipo, lo que no evitó que el público siguiera agradeciendo todos sus aciertos -puesto que todavía está cedido en Badalona y es propiedad del conjunto madridista-.

El Joventut trataba de contestar a la defensa del Madrid con triples. López Aróstegui era el ejemplo perfecto. Solo Tony Wroten era capaz de penetrar por su poderío físico superior al de Laprovittola. Sin embargo, los locales sí llegaban con mayor facilidad hasta el aro, de forma que intercalaban penetraciones con acciones exteriores, siendo Randolph y Carroll los más acertados. Un triple de Conor Morgan, que redujo la diferencia a nueve, provocó el tiempo muerto de Pablo Laso.

Wroten dictaba el ritmo y Prepelic ejecutaba

En el resto del cuarto, los dos equipos estuvieron igualados. El Madrid atacaba de forma más fluida, pero la Penya empezó a sentir los beneficios de tener en plantilla a Wroten. El americano no intentó demasiados tiros lejanos, pero sí generó juego para sus compañeros a partir de incursiones hacia el aro.

En el último cuarto, el Madrid siguió reservando a sus jugadores más importantes. Tavares y Rudy no fueron parte de partido en toda la segunda mitad, mientras que Gabriel Deck sí jugó el tercer cuarto entero, pero no se le vio en el cuarto. Fue entonces, cuando el Joventut aprovechó para acercarse más que nunca. Se había pasado de un colchón para los madrileños de diez puntos a uno de cinco, a falta de la misma cantidad de minutos para la bocina final.

Una Penya acertada se llevó el triunfo

Cuando quedaban solo cuatro minutos, Karem Kanter, hermano del jugador de la NBA, hizo acto de presencia con un triple y un dos más uno. Las acciones del turco, más una bandeja de Klemen Prepelic colocaron a los visitantes por encima por primera vez desde los compases iniciales del duelo. Laso no tenía otra opción que parar el partido.

El vitoriano echó mano de una de las armas que se había guardado: Deck. El argentino anotó una suspensión en el poste como lo hace siempre girando sobre su hombro izquierdo. Tras la defensa posterior, que evitó la canasta del Joventut, el alero argentino volvió a ser clave, al habilitar a Randolph en la esquina con un pase desde la zona baja de la zona. El Madrid volvía a estar cuatro arriba.

Los madridistas llegaban a los últimos cien segundos con solo dos puntos de ventaja, tras una acción individual de Prepelic. Causeur provocó dos tiros libres, pero solo anotó uno, ampliando la renta a tres. Esta se esfumó con un triple desequilibrado de Prepelic, pero el escolta francés madridista volvió a la línea de personal, anotando ambos esta vez. Una vez más, la Penya respondió con un triple, obra de Wroten.

Además, Causeur, que era el único dispuesto a jugársela, falló su penetración con la izquierda, cosa que no hizo Prepelic a falta de quince segundos. El Joventut ganaba por tres y el Madrid tenía oportunidad para ir a la prórroga. Randolph falló un triple liberado, pero Laprovittola tuvo otra oportunidad que también erró. Tras los cuarenta minutos, la victoria viajó a Badalona (83-86).

VAVEL Logo