El Real Madrid logra vencer a Panathinaikos con un gran último cuarto
Carroll lanzando sobre su defensor / Fuente: Twitter (@RMBaloncesto)

El Real Madrid se impuso al Panathinaikos en un nuevo compromiso europeo que enfrentó a dos de los equipos más sólidos del continente. Tavares, más allá de cumplir 200 partidos con la elástica blanca, fue el jugador más entonado del choque.

Un inicio muy físico

El Madrid comenzó haciendo daño en la pintura de la mano de Tavares y en el exterior gracias a Campazzo, los dos jugadores monopolizaron el ataque blanco. 

Por parte de Panathinaikos, el ataque fue coral, aunque tuvo problemas para comenzar a anotar gracias a la buena defensa del equipo español. 

Gabriel Deck y Campazzo lograron combinar para anotar tres canastas consecutivas que obligaron a los griegos a cerrar la zona. 

La lucha por el rebote entre Papagiannis y Tavares favorecía a sus respectivos equipos ya que ambos jugadores atraparon varios rebotes ofensivos que crearon segundas opciones, el marcador al primer cuarto fue de 27-16.

El Madrid se repuso desde el lanzamiento exterior

La defensa de Panathinaikos aumento en el segundo cuarto, obligando al Madrid a cometer errores. En el otro aro, los griegos encontraron canastas fáciles y redujeron la diferencia en el marcador. 

Con la entrada de Laprovittola el juego del Madrid se estancó y comenzaron a aumentar las pérdidas en el equipo blanco. Mientras tanto, el juego del equipo griego funcionaba perfectamente gracias a la batuta de Calathes, el máximo asistente de la Euroliga

Los españoles reaccionaron en ataque y, desde la línea de tres puntos, impidieron que Panathinaikos se acercara en el marcador. 

Papapetrou y Thomas no dejaron que la distancia aumentase y se echaron el ataque de los griegos a la espalda, a ellos se les sumaron Fredette y Calathes, quienes redujeron la distancia a menos de 10 puntos. 

Carroll volvió a despertar el ataque madrileño con dos canastas, rompiendo la sequía anotadora del equipo local y volviendo a poner la ventaja en 10 puntos. Papapetrou anotó un triple al borde del descanso que colocó el marcador 48-41.

Un cuarto con un final muy anotador 

Deck volvió a poner en apuros a la defensa griega al inicio del tercer cuarto con dos jugadas en las que el argentino intentó buscar una canasta bajo aros, anotando una y consiguiendo tiros libres en otra. 

Panathinaikos se echó al ataque otra vez guiado por Calathes, quien anotó, repartió juego y creo espacios para que sus compañeros pudiesen anotar fácilmente. Esto combinado a una férrea defensa, no permitiendo canastas fáciles, los griegos se colocaron a 3 en el marcador. 

Los últimos minutos fueron un toma y daca entre los dos equipos, anotando desde todos los lugares de la pista, un triple sobre la bocina de Thomas que no valió, envió el partido al último cuarto con un resultado de 73-65

El Madrid arrolló en el último periodo

El último periodo comenzó como se preveía, con los dos equipos volcados en ataque con la intención de resolver el partido lo más rápido posible. 

Thompkins asumió el control del ataque del Real Madrid en el inicio del último cuarto con grandes jugadas en el poste y un triple que permitió al equipo blanco adquirir un cómodo colchón en el marcador. 

Por parte de Panathinaikos, el acierto fue menor gracias a la intensa defensa del conjunto español, quienes dejaron sin ideas a su rival. 

Los dos equipos continuaron anotando, beneficiando esto al Real Madrid, quien iba ganando. Panathinaikos no encontró acierto en exceso y la distancia seguía creciendo. 

El Madrid entró en una sequía anotadora que aprovechó el equipo griego para acercarse en el marcador, pero la reacción llegó demasiado tarde y el resultado fue de 96-78.

 

VAVEL Logo