El Madrid vence a la adversidad en Milán (73-78)
Rudy y Sergio Rodríguez durante el partido | Foto: Twitter (@RMBaloncesto)

El Real Madrid ha ganado en la visita a Milán (73-78). Pese a las circunstancias que rodeaban el encuentro y el viaje en general a la capital lombarda, los blancos remontaron el gran partido de Micov y Moraschini. Rudy fue el máximo anotador blanco, mientras que Tavares volvió a ser decisivo.

El Milan dominó el primer cuarto

El encuentro comenzó con unas sensaciones extrañas. Ningún equipo parecía acostumbrado a competir al máximo nivel sin público en las gradas. Pese a todo, los italianos contaron con más acierto desde la línea de tres, provocado también por un movimiento certero del balón. El Madrid no conseguía tiros librados y al principio solo Carroll hacía daño a los milaneses.

Vladimir Micov fue el jugador más acertado del Olimpia. El serbio era indetectable para la defensa diseñada por Pablo Laso, colocándose en las esquinas y ejecutando desde más allá de la línea de triple. Pese a que los visitantes trataban de variar sus esquemas, el técnico vasco se vio obligado a pedir un tiempo muerto con 15-7 en el electrónico.

Pese a la charla del entrenador español, el Madrid no reaccionó. Sus porcentajes del primer cuarto (que acabó con un marcador de 25-11) contaban toda la historia. Los merengues no superaban el 25% ni en tiros de dos ni de tres. Mientras, el Milan anotaba cinco de los seis tiros lejanos que intentaron.

El Madrid intentó reaccionar en el segundo

Cuando los transalpinos se escaparon al comienzo del segundo cuarto a 17 puntos, sus rivales encadenaron un parcial de 10-0. Un triple de Rudy y otro de Laprovittola, unidos a la presencia interior de Tavares y Felipe, ayudaron enormemente para revertir la dinámica. Ni siquiera un tiempo muerto de Messina pudo evitar que en la jugada inmediatamente posterior el base argentino robara otro balón. El Madrid ya estaba a cinco (30-25).

La actitud de los madridistas había cambiado completamente. La defensa era mucho más dura, los jugadores punteaban los tiros lejanos y Tavares ponía tapones en la zona. Además, también volvió el acierto, con un gran Laprovittola a los mandos. Cuando el partido estaba empatado a 32, Moraschini volvió a hacer daño desde el 6,75. El italiano anotó y le sacó falta al capitán blanco, sumando en total cuatro puntos para poner al Olimpia en cabeza. Sus acciones abrieron un parcial que colocó a los locales con una ventaja de 45-35 al descanso.

En el comienzo de la segunda parte parecía que el Olimpia Milan podía seguir aumentando la diferencia. Una vez más, el Madrid había salido del descanso con un sentimiento de urgencia que le llevaba a cometer más errores de los debidos, tanto en forma de pérdidas como tiros que directamente no entraban.

La diferencia entre ambos equipos se estabilizó alrededor de los diez puntos. Durante los últimos minutos del tercer cuarto, ningún conjunto era capaz de imponer su ritmo anotador. Cuando el Madrid se acercaba, Messina pedía tiempo muerto y sus jugadores respondían. Así se llegó al último periodo entrecuartos, con una ventaja de los milaneses de nueve tantos (55-46).

El Madrid remontó en el cuarto y se llevó la victoria

Dos acciones ofensivas seguidas del Madrid permitieron a los blancos colocarse a solo cuatro puntos de sus rivales. A falta de ocho minutos el partido estaba muy vivo, pese a los errores continuos de los blancos. Posteriormente, dos faltas en ataque del Olimpia le dio pie a los españoles para colocarse por delante. Garuba anotó una bandeja en alley-oop y el Real estaba por encima. Un nuevo triple de Thompkins abrió la brecha (55-59) y Messina paró el choque con siete minutos por jugar.

Tras varios minutos sin anotar, y sufrir un parcial de 0-16, el Milan evitó por el momento que se le escapara el partido. Pese a todo solo Micov y Moraschini aportaban puntos de forma continua. Por el Madrid, Rudy entró en trance anotando varios triples y despertando del letargo a sus compañeros.

A falta de dos minutos, Micov tenía dos libres para poner a su conjunto a dos. Los merengues no habían jugado bien las dos posesiones anteriores, con un poco de ansiedad. Tavares apareció en ataque y defensa, con un gancho y un tapón, cuando más se le necesitaba. Cuando el partido estaba abocado a un final sin tensión, Sergio Rodríguez y Sykes anotaron dos triples que colocaron a los locales a solo dos puntos con 25 segundos restantes. Micov falló un lanzamiento lejanísimo y la victoria viajó a la capital de España.

VAVEL Logo