Atkinson, fuera de unos Brooklyn Nets con muy poca memoria
Foto: @NBASpain

Kenny Atkinson, poco o nada podríamos conocer de los actuales Brooklyn Nets si él no hubiese aparecido en el camino, pero eso parece que no lo han sabido valorar en la franquicia neoyorquina que, a pesar de colocarse como séptimos en una complicada Conferencia Este sin sus dos estrellas (Irving y Durant), han echado a un “coach” que llevaba en el equipo desde la temporada 2016-2017 y que el sábado 7 de marzo tras la victoria vs Spurs (139-120) fue sustituido dejando su hueco a  Jacque Vaughn.

Años difíciles en Brooklyn

Final de la temporada 2015-2016 en la NBA, los Nets en los que destacaban jugadores como Brook López o Bojan Bogdanovic elegían a Atkinson como entrenador de la franquicia, para que actuara de “arquitecto” en el proceso de reconstrucción que debía sufrir el equipo, tras no entrar esa temporada ni a Playoffs.

Recordemos que los Nets venían de tener un quinteto más propio de un videojuego que de la realidad (Joe Johnson, Deron Williams, Paul Pierce,Garnett y Brook López),en definitiva, un equipazo.Pero pronto se dieron cuenta que crear ese quinteto en el año 2013, supondría en realidad, cometer uno de sus mayores errores como franquicia en el mercado de traspasos, ya que prácticamente hipotecaron su futuro a cambio de un presente muy poco esperanzador.¿Cómo?,pues “regalando” a Boston Celtics las rondas de Draft de  2014, 2016 (Boston eligió a Jaylen Brown) y 2018 (Robert Williams fue a Boston) a cambio de jugadores ya mencionados como Garnett o Pierce que si bien es cierto venían de dar un gran nivel en Boston, 1 anillo en 2008,en el año 2013 ya no tenían el nivel, pues ambos alcanzaban los 36 años de edad.

El “Big Three” de Brooklyn en 2013. Vía: NBA 
El “Big Three” de Brooklyn en 2013. Vía: NBA 

Esto supuso un gran batacazo (a nivel económico, deportivo y generacional) en la franquicia neoyorquina, ya que aunque  sobre el papel era una plantilla “top”, la edad no perdonaba y el quinteto lo notaba. Este batacazo dejó “noqueada” a la franquicia, hasta la llegada de nuestro protagonista, Kenny Atkinson.

La “cultura” de Atkinson

Llegaba Atkinson a Brooklyn Nets, un equipo roto sin alma sin fundamentos, en definitiva, llegaba a una casa por hacer. Atkinson pronto entendió que debía crear una “cultura”, una forma de entender el baloncesto que llegase al público, algo que en Brooklyn no estaban acostumbrados a ver en los últimos años. Por eso, decidió apostar por jugadores con poca experiencia (Dinwiddie,Goodwin,Hollis-Jefferson, Joe Harris o LeVert) y dejar a mínimos el número de jugadores con muchos años de juego. El juego y los resultados de la franquicia han ido mejorando año a año, basándose siempre en la “cultura” que Kenny ha defendido desde el primer día hasta el último. Por ejemplo, en su primera temporada en los Nets (y también su primera como entrenador principal) acabó con 20 victorias, cierto que a pesar de no ser una gran cifra, ese primer año sirvió para aplicar la “cultura” a unos jugadores jóvenes y con poca experiencia.

D’Ángelo Russell

Durante los dos siguientes años, la figura que aparecerá en el equipo neoyorquino será la del base americano D´Ángelo Russell, un jugador que procedente de Lakers iba a marcar un antes y un después, pues él sería (con su promedio de 19 puntos partido) quien lideraría al joven equipo formado por jugadores como Dinwiddie, Allen o LeVert. Recordemos que durante la temporada pasada (2018-2019) el equipo ya consiguió, con sus 42 victorias, entrar en Playoffs, siendo eliminados por Philadelphia.

Atkinson había conseguido crear esa “cultura”, hacer que el equipo jugase bien y conectase con el público y que, a partir de un jugador llamado a ser estrella como lo es DLo (así le llaman) empezaran a crear una estructura sólida.

2019-2020: Objetivo el Anillo

Llegó el verano, y con él la revolución en el equipo de Brooklyn, Atkinson tenía en sus manos la posibilidad de crear uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de la franquicia. Y así fue... Se desprendió de su mayor activo, D’Ángelo Russell que presumiblemente iba a ser la piedra angular del “Proyecto Atkinson” para conseguir a un jugador de la talla de Kevin Durant (que actualmente está lesionado), pero la franquicia de “la Gran Manzana” no se quedaría ahí sino que además también conseguiría en la agencia libre  a Kyrie Irving y DeAndré Jordan. A primera vista, el equipo no quedaba nada mal, pero a la hora probar su efectividad esta quedo en duda. ¿Por qué? Pues sencillamente porque Durant se ha perdido toda la temporada, Irving llegaba al equipo con dudas sobre su compromiso, ya que recordemos que en Boston Celtics (su anterior equipo) se autodenominó líder y acabó dejando el vestuario patas arriba debido a sus salidas de tono y su exceso de protagonismo, tanto dentro como fuera del parqué.

Así que cuando llegó a Brooklyn se le puso en el punto de mira y aunque si bien es cierto que no maneja malos números (27.4 puntos por partido) se ha pasado la mitad de la temporada “tocado” y por si fuera poco, el equipo juega mejor y con mejores resultados cuando él no está. El otro caso sería el de Jordan, pívot que también llegaba en la agencia libre con la esperanza de que junto a Durant e Irving pudiese ser titular y ganara peso en el equipo, pero Atkinson ha preferido apostar por Allen, un pívot mas joven, siendo así fiel a su idea de apostar por los jóvenes talentos por delante de la experiencia que otros jugadores puedan aportar.

Brooklyn Nets,un equipo de videojuego. Vía: Nets.
Brooklyn Nets,un equipo de videojuego. Vía: Nets.

Y de momento, la “jugada” no le estaba saliendo del todo mal ya que, Atkinson apostando por su quinteto de confianza (hasta que Durant e Irving volvieran) formado por Dinwiddie, LeVert, Princesa, Joe Harris y Allen se colocaba séptimo en el Este.

Las estrellas no querían a Atkinson

Esa es la verdad. A pesar de no estar realizando una mala temporada en Brooklyn, Atkinson fue despedido. El motivo principal va dirigido hacia tres jugadores: Irving, Durant y DeAndré Jordan, es decir, las teóricas súper estrellas del equipo, pues ellos no querían continuar con el entrenador Atkinson porque sabían que él era partidario de apostar por futuro y las jóvenes  promesas y veían con ello peligrar sus minutos de juego. Por eso, la dirección tuvo que elegir entre los súper jugadores que tanto les había costado conseguir o un entrenador que supuso la reconstrucción del equipo. Finalmente, los directivos de Brooklyn sucumbieron a las presiones de los “All-Star” y Atkinson tuvo que dejar su sitio a Jacque Vaughn.

Vaughn, un entrenador a medida

Vaughn lleva dos partidos como preparador y de momento, los jugadores (Irving, Durant, Jordan...) y los resultados le acompañan. Ha conseguido vencer tanto a Chicago Bulls (110-107) como a Lakers (102-104) apostando, al contrario que Atkinson, por jugadores con gran experiencia como lo son Chandler (32 años) o el propio Jordan, dejando a fuera a Jarrett Allen. Finalmente, veremos si sale bien la apuesta por la experiencia por delante de la juventud, manteniendo eso sí a jugadores como Dinwiddie o LeVert.

Vaughn, en su primer partido como “coach”. Vía: NBA
Vaughn, en su primer partido como “coach”. Vía: NBA

Hasta el momento, Vaughn acalla las críticas con resultados ¿conseguirán hacer unos buenos Playoffs?

VAVEL Logo