Toronto Raptors: las claves para entender su gran temporada
Kyle Lowry | Foto:Raptors.com

La temporada 2019-20 de la NBA está siendo una de las más locas que se recuerdan. Sin duda va a ser rememorada por la gran cantidad de acontecimientos extradeportivos que se han ido sucediendo a lo largo del año. El conflicto con China provocado por las declaraciones de Daryl Morey, el fallecimiento de David Stern, el trágico accidente que terminó con la vida de Kobe Bryant, su hija Gigi y los otros 7 pasajeros del helicóptero y ahora por el Coronavirus.

El pasado miércoles 11 de marzo Adam Silver, comisionado de la NBA, tuvo que suspender la competición tras el positivo de Rudy Gobert en COVID-19. Es la primera vez en toda la historia de la liga que se tiene que parar. Y lo estará como mínimo 30 días (siendo muy optimistas, lo cierto es que es improbable que dure tan poco el hiato). Por ello, con la liga suspendida temporalmente, es un buen momento para hablar algunas de las grandes historias que también está dejando esta temporada, como por ejemplo la de los Toronto Raptors.

La crónica de la temporada de la franquicia canadiense podría titularse así: ‘Año I después de Kawhi’. O lo que es lo mismo, año I después de ser Campeones de la NBA. Un año que difícilmente será olvidado por los aficionados de Toronto. Y es que, aparte de conseguir el deseado título de campeones, lo hicieron tras unos Playoffs memorables que quedarán seguro guardados en sus retinas.

Echando un vistazo rápido a aquellos Playoffs todavía me sigue sorprendiendo la historia que se iba desarrollando ante nuestros ojos: perdieron el primer partido contra los Magic prácticamente sobre la bocina. Se llevaron una batalla tremenda contra Embiid y los Sixers tras una serie épica que se decidió en el último suspiro del último partido con el ya famoso tiro de Kawhi Leonard que pasará a la historia.

Perdieron los dos primeros partidos de la final de conferencia frente a los Bucks de Giannis y fueron capaces de darle la vuelta a la eliminatoria sin dejar opción alguna al MVP. Y por último exhibieron su mejor juego colectivo en ataque, táctica defensiva y dominio de Kawhi para llevarse unas finales intensas ante unos Warriors mermados por las lesiones de KD, Klay, Looney y compañía.

Todo eso pasó en los últimos Playoffs. Y seguro que me estoy dejando algo. Más tarde, ya en pleno verano, Kawhi Leonard, como agente libre, decidió poner fin a su etapa en los Raptors. Una etapa de tan solo un año, pero que había dejado a su paso un legado increíble. Fue el MVP de las finales en el primer campeonato de su historia. Será recordado para siempre. Al anuncio de Kawhi le seguirían la marcha de hombres importantísimos en la rotación como Danny Green. Ambos pusieron rumbo a Los Angeles, pero a equipos diferentes.

Kawhi Leonard y Pascal Siakam durante el All-Star Game | Foto: Raptors.com
Kawhi Leonard y Pascal Siakam durante el All-Star Game | Foto: Raptors.com

Con todo esto, los Raptors afrontaban una nueva temporada con el reto de competir sin Kawhi Leonard y con la duda de si optar por una reconstrucción desde cero, o de intentar competir desde ya con las piezas que tenían. Muchos apuntaban a posibles traspasos de Marc Gasol, Ibaka (contratos ‘expiring’), Lowry por su edad… La ESPN en sus predicciones previas los colocaba 6º en el este con 45 victorias. Y, sin embargo, a mediados de marzo y con la liga parada, los Toronto Raptors están 2º en el este con un balance de 46-18 (1 victoria más de lo que presumía la ESPN) y con la sensación de que la plantilla está más preparada para competir de lo que todo el mundo pensaba.

¿Cómo es posible? ¿Cómo han conseguido mantener un rendimiento tan alto sin Kawhi ni Green? Aquí van algunas de las claves para entender su gran nivel.

  • Organización defensiva

Ya fue clave en la consecución del título el año pasado y este año lo vuelve a ser. La defensa es la característica principal de estos Toronto Raptors de Nick Nurse. Han perdido a Kawhi Leonard (2 veces mejor defensor de la NBA y 5 veces ‘All-Defensive’) y Danny Green (2 veces ‘All-Defensive’) y aun así se mantienen en la élite de la liga a nivel defensivo. Por poner un contexto, los Spurs perdieron a estos dos mismos jugadores en 2018 y pasaron de ser el 4º mejor equipo en defensa a ser el 20º de la liga.

Los Raptors no solo no han empeorado defensivamente, sino que han incluso mejorado. Han pasado de ser el 5º mejor equipo en ‘Defensive Rating’ (106,8) a ser el 2º mejor (104,9). Solo por detrás de los intratables Milwaukee Bucks. Si atendemos al ‘Net Rating’ solo Bucks, Lakers y Clippers son mejores que ellos. Es decir, los tres grandes aspirantes al título, lo cual ya habla muy bien de la temporada de Toronto.

Siguiendo con su defensa, destaca su gran rapidez de manos y su capacidad de llegar a prácticamente todo. Son muy agresivos en cada balón, lo cual se releja también en los datos. Los Raptors son el segundo equipo que más balones roba (8,8 por partido) y prácticamente el mejor en ‘Deflections’ (17,2 por partido).

Esta capacidad de ser agresivos con cada balón y de incomodar al rival en cada posesión posibilita las salidas en transición y aquí son letales. Son de largo el equipo que más transiciones ejecuta. Casi un cuarto de sus posesiones es así, sacando casi 30 puntos por partido de esta manera. De todas las transiciones que intentan, el 66% acaban en canasta. Son “asesinos”.

Por si fuera poco, también son uno de los mejores en balones perdidos, es decir, en esos balones muertos que no son de nadie. En realidad, sí que tienen dueño, los Raptors. Van como locos a por ellos, especialmente hombres como VanVleet, Lowry, OG Anunoby… Son perros de presa.

La enorme defensa que tienen los Toronto Raptors tiene como gran artífice a Nick Nurse y todo su cuerpo técnico. Han hecho y están haciendo un trabajo excepcional. Nurse tiene infinidad de variantes tácticas que le permiten adaptarse a cualquier sistema. Y también tiene la suerte de contar con jugadores súper inteligentes que son capaces de llevar a la pista lo que les transmite el técnico.

Nick Nurse, técnico de los Raptors | Foto:Raptors.com
Nick Nurse, técnico de los Raptors | Foto:Raptors.com

El principal esfuerzo defensivo de los Raptors se centra siempre (o casi siempre) en frenar a la estrella rival. Han utilizado muchísimas estrategias. Como por ejemplo 2x1 a Harden incluso antes de llegar a media pista, 2x1 a Giannis o Embiid cuando recibían el balón dentro de la zona, zonas de ajuste, zonas 3-2 con Siakam en punta… Y todo con el fin de minimizar el impacto de la estrella rival.

Lo cierto es que esta estrategia suele tener un efecto positivo. Los mejores jugadores rivales suelen anotar menos puntos de lo habitual frente a estos Raptors. Y no porque fallen (que también). Sino por que no les dejan lanzar, no les dejan entrar en ritmo y hacer su juego. Por poner algún ejemplo en algunos de sus enfrentamientos: LeBron James se quedó en 13 puntos y 15 tiros, Kawhi Leonard solo anotó 12 puntos en 11 tiros y Lillard 9 puntos en 12 tiros. Por su puesto sin olvidar los 0 puntos de Joel Embiid en el que fue un clínic defensivo de Marc Gasol. La lista sigue y sigue.

Kyle Lowry y Marc Gasol | Foto: Raptors.com
Kyle Lowry y Marc Gasol | Foto: Raptors.com

Precisamente Marc Gasol es otro de los baluartes defensivos de este equipo. Su capacidad de intimidación y protección del aro, sumado a su gran inteligencia a la hora de leer los espacios y saber lo que van a intentar los rivales hacen de Marc un jugador clave en el sistema de Nick Nurse. Marc es el 9º jugador con mejor Rating defensivo de toda la NBA. Y 6 de los que están por encima de él son jugadores de los Bucks. Un dato que habla maravillas del español. Además, Gasol también es una pieza fundamental en ataque, donde ejerce de distribuidor sin tener la necesidad de acaparar demasiada atención.

  • La Evolución de Pascal Siakam

Evidentemente otra de las claves por las que están funcionando tan bien estos Toronto Raptors es la tremenda evolución de Pascal Siakam. La historia del camerunés es increíble. Apenas hace 10 años que empezó a jugar a baloncesto. El año pasado consiguió ganar (además de la NBA) el premio al jugador más mejorado del año. Y este año va camino de volver a serlo. Al menos es un candidato serio.

Sus números no hacen más que subir y su aportación con respecto al año pasado ha crecido de manera exponencial. Con la marcha de Kawhi Leonard, Toronto le entregó a él las llaves de la franquicia y ya es la principal opción ofensiva del ataque.

Pascal Siakam | Foto: Raptors.com
Pascal Siakam | Foto: Raptors.com

Su versatilidad, su envergadura y su asombrosa agilidad a pesar de medir 2,06 hacen que sea un arma tremendamente peligrosa. Es capaz de lanzar de 3, de postear, tiene un gran juego de pies, es rápido, tiene dominio de balón, puede lanzar él los contraataques… Siakam sabe hacer muchas cosas y las hace todas bien. Y lo mejor es que no hace más que mejorar.

La duda con respecto a la estrella de los Raptors es si será capaz de mantener cierta consistencia en el tiro cuando en los Playoffs los esfuerzos defensivos del rival se centren en detener su producción ofensiva. Pero solo el tiempo tiene la respuesta. Por el momento, Siakam ya ha conseguido ser All-Star (titular, además) y está liderando a los Raptors a la segunda plaza de la conferencia este y en busca del segundo título consecutivo.

  • El paso al frente de los secundarios y la capacidad de adaptación

Con las bajas de Kawhi y Danny Green los Raptors necesitaban puntos por todas partes. No solo con el paso delante de Siakam les era suficiente. Necesitaban la aportación de más gente. Y esta ha llegado. Hombres como VanVleet, Norman Powel, Ibaka, el propio Marc… Todos han dado un paso al frente. Han comprendido que era hora de asumir más tiros y lo han hecho. Y además están brillando.

Los primeros meses de Fred VanVleet fueron impresionantes. Con la lesión de Lowry tuvo que asumir una responsabilidad enorme y su nivel estuvo a la altura de sus maravillosas finales. Norman Powel está jugando probablemente el mejor baloncesto de su carrera. Tanto es así que recientemente ha sido nombrado jugador de la semana en la conferencia este. Serge Ibaka ha tenido que asumir el papel de pívot titular debido a la baja de Marc Gasol y está promediando los mejores números de su carrera. Casi cada noche consigue un doble-doble.

Ibaka, Anunoby y Terrence Davis | Foto: Raptors.com
Ibaka, Anunoby y Terrence Davis | Foto: Raptors.com

Además de estos 3, también han ido apareciendo otros como OG Anunoby, Chris Boucher, incluso el Rookie no drafteado Terence Davis quien ha dejado varios partidos de 30 puntos. Increíble la capacidad de (otra vez) Nick Nurse de sacar lo mejor de todos los jugadores de la plantilla.

Y digo esto de Nurse porque ha tenido que lidiar con un número de lesiones surrealista. A primera vista podemos ver que Marc Gasol se ha perdido casi 30 partidos, Powel otros 20, Siakam y Lowry 11 y VanVleet ha estado fuera 16. Además, muchas de estas lesiones han coincidido en el tiempo por lo que los Raptors han tenido que adaptarse constantemente a las circunstancias.

Lo han hecho hasta tal punto que daba la sensación de que no tenían ningún problema de lesiones. Han competido en todos los partidos y no han bajado los brazos nunca. Y por supuesto, han seguido ganando. Tremenda la historia de su temporada. Da para novela.

Los Raptors, como ya hemos dicho, han llegado a este parón por el Coronavirus como segundos en la conferencia este. Ya consolidados. Con un récord de 46 victorias y 18 derrotas. Una temporada a la altura (o mejor) de la del año pasado, pero sin Kawhi Leonard. Increíble pero cierto. Nadie sabe lo que va a pasar con la NBA, pero lo que sí sabemos es que si se reanuda estos Raptors de Nick Nurse van a seguir dando guerra y van a pelear cada encuentro hasta quedar eliminados o, quien sabe, repetir título de campeón.

VAVEL Logo