Chris Bosh: una oda a la persistencia
Foto: Getty Images 

Formado en la Universidad de Georgia y habiendo sido integrante de uno de los mejores equipos de los Miami Heat que se recuerdan, el adiós de Chris Bosh siempre será recordado por los cuatro años de lucha constante y continua que mermaron las aspiraciones de un pívot estadounidense que soñó hasta el último segundo con volver a pisar el parqué del American Airlines Arena. Un último baile que nunca llegó. 

El peor momento de la carrera de uno de los jugadores más queridos y arropados de los Miami Heat llegó cuando en 2016 se le detectaron dos coágulos de sangre ubicados en el pulmón y en el gemelo respectivamente; este último le llevó a debatirse entre la vida y la muerte. Sin embargo y tal y como se podía esperar tratándose de un luchador nato, Bosh peleó hasta los últimos minutos, pero su adiós se produjo en febrero de 2019 al no poder recuperarse de una enfermedad tan atípica como letal.

Inicios humildes y precoces

El ahora exjugador de los Heat se inició en el mundo del baloncesto en el Lincoln High School, instituto ubicado en Dallas, Texas. Allí pronto fueron conocedores de sus habilidades y aptitudes. Sus brillantes apariciones llevaron al equipo a ganar el Campeonato Nacional con un balance de 40-0. El cúlmen a su buena etapa en territorio tejano llegó con el galardón individual de Mejor Jugador del Año de Instituto o Jugador del Año en Texas. 

Etapa en Lincoln High School | Foto: SportsDayHS
Etapa en Lincoln High School | Foto: SportsDayHS

Dejando atrás su paso por High School, Chris Bosh siempre fue comparado con Kevin Garnett, el que en la actualidad es considerado como un histórico de la NBA. Su periplo en Dallas sirvió para que las comparaciones fuesen a más y aumentasen las expectativas de cara a su aventura universitaria. 

Llegada e irrupción en los Georgia Tech

Con la aventura universitaria encauzada y defendiendo los colores de los Georgia Tech, un todavía joven Chris Bosh continuó desplegando un baloncesto sensacional que despertó el interés de las grandes franquicias de la NBA. En su primera campaña en el Instituto Tecnológico de Georgia, el pívot estadounidense alcanzó la friolera de 15.6 puntos, 9 rebotes y 2.2 tapones de media por encuentro. 

Chris Bosh durante un encuentro con los Georgia Tech | Fuente: Georgia Tech Athletics
Chris Bosh durante un encuentro con los Georgia Tech | Fuente: Georgia Tech Athletics

Poniendo fin a su año como freshman, Chris Bosh decidió presentarse al Draft de 2003 luego de ser considerado como uno de los jugadores más trascendentes e impactantes de su generación, así como una de las promesas americanas con mayor proyección de cara al futuro más cercano. 

NBA: una trayectoria impoluta

Quizá pecando de imprudente y precipitado, Chris Bosh aterrizó en la NBA en 2003 al confirmarse la elección de los Toronto Raptors, que apostaron por el jugador estadounidense seleccionándolo en el puesto nº3. Sus atributos se convirtieron en el motivo principal de su precoz inclusión en la NBA, ya que el de Dallas siempre destacó por su movilidad, por su buen tiro y por una agilidad impropia en un jugador de 211 centímetros. 

Bosh durante un encuentro con la elástica de los Raptors | Foto: Yahoo Sports
Bosh durante un encuentro con la elástica de los Raptors | Foto: Yahoo Sports

Sus primeros años en Toronto le sirvieron para adquirir rodaje y experiencia en el baloncesto de élite estadounidense. Además, su esfuerzo y su trabajo se vieron recompensados con la llamada para participar en el All-Star Game de 2006 (Houston) como reserva. Un año más tarde, en 2007, Bosh fue de nuevo convocado para disputar el All-Star Game, esta vez como titular en el equipo de la Conferencia Este. 

Miami Heat: la reunión del Big Three

En la temporada 10/11, Chris Bosh aterrizó en la disciplina de los Miami Heat en busca de aspiraciones mayores en un equipo confeccionado para dominar la mejor liga de baloncesto del mundo. En las filas del equipo dirigido por Erik Spoelstra, el pívot de Dallas cuajó unas actuaciones sensacionales que avalaron su llegada a la franquicia. Asimismo y tras unos encuentros con altibajos, Bosh emergió como pieza clave de los Miami Heat tras lograr 24 puntos y siete rebotes en el quinto partido disputado por los suyos en el American Airlines Arena ante los Oklahoma City Thunder de Westbrook, Serge Ibaka, James Harden y Kevin Durant.

Chris Bosh se lanza al parqué para pelear un balón con Serge Ibaka y James Harden | Foto: Getty Images
Chris Bosh se lanza al parqué para pelear un balón con Serge Ibaka y James Harden | Foto: Getty Images

Su etapa en los Heat será siempre recordada por el Big Three. LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh hicieron soñar a una ciudad americana con influencias cubanas. La marcha de LeBron no influyó en la decisión el center nacido en Dallas, que decidió permanecer en el equipo que se lo había dado todo. 

Doble revés y una retirada gris

Dos años de malas noticias y cuatro de una lucha tan continua como constante. Ese podría ser el resumen de los últimos momentos vividos por Chris Bosh en el baloncesto de alto nivel. En 2016, hace cuatro años, al histórico jugador de los Miami Heat le detectaron dos coágulos: uno en el pulmón y otro en el gemelo. Pese a intentar volver una y otra vez, el 2 de junio de 2017 los doctores comunicaron al pívot de Dallas que no podría continuar jugando al baloncesto. No obstante y tras seguir inmerso en un proceso de recuperación destinado a ser largo y complejo, Chris Bosh siempre se mostró abierto a retornar a la NBA: "Todavía estoy aspirando a jugar en la NBA. Obviamente, si no pasa nada en los próximos meses, sin volverme loco, eso sería el fin. Pero en este momento, estoy tratando de hacer que suceda. Todavía estoy muy confiado. Es solo algo que quiero hacer. Mucha gente me pregunta el porqué. Supongo que la gente nunca lo entenderá a menos que esté en mi lugar. Es una pintura sin terminar" afirmó Bosh en una entrevista.  

Foto: Joe Skipper - AP
Foto: Joe Skipper - AP

"Tenía una obra maestra en mi mente, vi a dónde iba y tuve oportunidades. En mi último año en la liga, tuvimos un equipo estelar que pudo haber competido por el campeonato de la Conferencia Este e intentar llegar a las finales y competir. Quería ser ese tipo de líder para volver a esa etapa. Seré franco con usted, sin LeBron y competir contra él. Hemos estado compitiendo entre nosotros desde los 16, 17 años. Ese era mi objetivo en ese momento, y se cortó por cualquier razón. Pero el juego es el juego y es un juego hermoso. Siempre quiero competir y siento que hay más por hacer", agregó el pívot de 36 años. 

Finalmente, en febrero del 2019 dio a conocer su decisión de retirarse pese a haber intentado apurar todas sus oportunidades, incluso planteándose jugar los play-offs de ese mismo año. Con su adiós, los Miami Heat se quedaron sin el único y último de los integrantes del Big Three. 

VAVEL Logo