Entrevista. Ángel Aparicio: "Todo en esta vida es cuestión de prioridades y de buscar aquello que te llena y te hace feliz"
Fotomontaje: Javi García - VAVEL España

Ángel Aparicio se inició en el mundo del deporte formativo en el Club Baloncesto Benicarló, aunque pronto despertó el interés del FC Barcelona, entidad a la que llegó en categoría infantil, vistiendo la elástica azulgrana durante un total de nueve campañas. En la temporada 2010/2011 jugó 25 partidos en Adecco Plata con promedios de 6.4 puntos, 2.6 rebotes y 4.1 de valoración, cifras personales que hicieron que el primer equipo valorase su inclusión en un Barça necesitado de jóvenes promesas que augurasen un futuro repleto de éxitos. 

Sus buenas actuaciones las campañas venideras propiciaron su debut en ACB en el año 2014 frente al Gran Canaria. Asimismo, esa misma temporada se produjo su debut en Euroliga, ratificando la decisión de Xavi Pascual, su técnico en aquel entonces y uno de los principales impulsores de la cantera del Barça. 

Emprendiendo una nueva aventura y dando por concluida su etapa en el FC Barcelona, Ángel Aparicio aterrizó en la D-I de la NCAA para incorporarse a las filas de los Toledo Rockets. Durante sus cuatro años de formación en EEUU, el jugador español se encontró un camino repleto de obstáculos: la primera temporada no pudo jugar por ser transfer, en su segundo curso en la Universidad de Toledo, el de Benicarló se rompió el ligamento cruzado y la tercera se basó en un largo y complejo proceso de recuperación. Finalmente y con la conclusión de sus cuatro años de formación en USA, Ángel Aparicio decidió colgar las botas. 

Ángel Aparicio durante un entrenamiento del Barça (izquierda del todo) | Foto: El Periódico Mediterráneo
Ángel Aparicio durante un entrenamiento del Barça (izquierda del todo) | Foto: El Periódico Mediterráneo

El que fuera canterano del FC Barcelona e integrante de uno de los mayores éxodos de jóvenes jugadores españoles rumbo al baloncesto americano en las diferentes divisiones de la NCAA, atiende a VAVEL España para contarnos su experiencia. 

Pregunta: Bueno Ángel, tal y como hemos podido saber, antes de iniciarse en el mundo del baloncesto, probó suerte en otros deportes como el fútbol, ¿qué recuerda de aquella experiencia y cómo se dio cuenta de que el fútbol no era lo suyo?

Respuesta: Sí, así fue. Supongo que inicié en el fútbol por dos factores, por mi hermano y por mis amigos más cercanos, ya que era el deporte que practicaban y supongo que el más popular entre todos. Sinceramente, la recuerdo bastante desastrosa, ya que cuando era pequeño era alto pero poco desarrollado, por lo que el físico y la velocidad no eran para nada mis puntos fuertes y me era imposible seguir el ritmo de los otros niños. Entonces fue cuando probé el baloncesto, ya que dadas mis condiciones físicas, me era un poco mas fácil.

P: Como en el caso de numerosos baloncestistas profesionales, también hemos podido saber que la pasión por el baloncesto le viene de familia, ¿qué consejo le dio su padre para que empezara a jugar a basket?

R: Así es, después del fútbol me fui directamente al baloncesto y fue en gran parte por mi padre. Es el deporte que él había practicado desde pequeño y supuso que se me daría alga mejor que el fútbol a partir de su propia experiencia. Siempre, el consejo de mi padre ha sido "pásatelo bien y disfruta" y la verdad sea dicha, me lo pasaba mejor en el campo de basket de lo que lo hice en el campo de fútbol.

P: Empezó en el baloncesto y pronto destacó; lo que propició que llegase al FC Barcelona con tan solo 11 años. ¿Qué le diría al Ángel Aparicio de aquel entonces y cómo vivió su fichaje por el conjunto azulgrana? ¿Cómo se gestó?

R: Mi incorporación se gestó después de haber asistido durante cinco veranos seguidos al campus de verano del FC Barcelona. El director técnico de las categorías inferiores estaba en contacto con mis padres y les comentó que querían incorporarme a las categorías inferiores una vez acabe la escuela primaria.

El fichaje lo viví con cierta tranquilidad hasta que llegue a Barcelona y me entre a vivir a la famosa "Masía", en ese momento fue cuando se me pusieron los pelos de punta y empiezas a vivir todo de una manera especial. En cuanto a que consejo me daría a mi yo de aquel momento... que disfrutara cada momento, aún mas de lo que ya disfruté, que no fue poco. 

Foto: FC Barcelona
Foto: FC Barcelona

P: Se podría decir que su fichaje por el FCB Basket se produjo gracias, en parte, a Miguel López Abril. ¿Puede contarnos como fueron sus primeras semanas en Can Barça y qué recuerdos conserva de aquella etapa?

R: Así fue. Migue Lopez Abril, más conocido como "Miguelito" fue el que impulsó mi fichaje por el Barcelona. Las primeras semanas las recuerdo tan extrañas como apasionantes por el hecho de que te separas de tu familia y amigos, pero al mismo tiempo estás viviendo en Barcelona, una ciudad espectacular, haciendo nuevos amigos y teniendo la oportunidad de ver en directo a estrellas no solo del mundo del basket, sino también de fútbol.

Por suerte, desde pequeño he llevado bien el tema de estar lejos de mi familia, por lo que eso supongo que me ayudó a vivirlo todo con mucha más tranquilidad y, al mismo, tiempo poder disfrutarlo al máximo.

P: Su aparición en la cantera del FC Barcelona fue una de las mejores noticias para el cuadro blaugrana, ya que incluso llegó a debutar en ACB y Euroliga. ¿Qué consejos le dio Xavi Pascual, el técnico que le hizo debutar, y cómo vivió sus primeros minutos oficiales con el primer equipo?

R: Creo que mas que sus consejos, lo que diferenciaba a Xavi Pascual era la pasión que transmitía en cada entrenamiento. Vivía cada entrenamiento como un partido y eso contagia profundamente a los jugadores, especialmente a los jóvenes canteranos que subíamos a entrenar con el primer equipo. Ver cada día la concentración y la disciplina que había en los entrenos era el mejor consejo. 

Los primero minutos los viví con muchísimos nervios, ya que en las dos ocasiones tuve la corazonada de que iba a debutar en ese partido porque la diferencia en el marcados era abultada y era un buen momento para hacerlo. Recuerdo que los DRACS, empezaron a cantar mi nombre, momento en el que me puse más nervioso. Y a los 30 minutos, Xavi Pascual me llamo para saltar a la pista. Un momento inolvidable sin lugar a dudas.

Foto: FC Barcelona
Foto: FC Barcelona

P: Concluyó su paso por la cantera del Barça y pusp rumbo a las División I de la NCAA para jugar en los Toledo Rockets. ¿Qué tal fue aquella experiencia y cómo recuerda el momento de separarse de su familia y de sus amigos? 

R: Me marché a USA a los 19 años y la verdad es que dar el paso fue más fácil de lo que me imaginé, supongo que el hecho de ya llevar 9 años lejos de familiares y amigos lo hizo mas llevadero. Mi experiencia fue realmente buena y, si hay gente que tiene la posibilidad de hacerlo, les diría que lo hicieran sin pensarlo.

Sí que es verdad que en el ámbito baloncestístico no fue mi mejor etapa debido a una serie de lesiones, pero todo en cuanto a experiencia de vida, no lo cambio por nada.

P: Tal y como muchos españoles que aterrizan en EEUU comentan, allí es mucho más sencillo compaginar el deporte con los estudios. En su caso, ¿qué estudió en la Universidad de Toledo y qué nos puede decir al respecto?

R: En EEUU lo tienen muy bien organizado para que puedas compaginar el deporte y la universidad, ya que puedes elegir qué asignaturas hacer y cuándo, entones nosotros entrenábamos por la mañana y luego, por la tarde, te lo montabas y elegías las clases que querías para ese semestre. Esa flexibilidad es clave para poder hacerlo todo. 

Yo hice un doble grado en comercio internacional y administración de empresas y pude graduarme con honores, ya que el modelo de enseñanza es "aprender y aplicar", más que memorizar, que es como lo tenemos en España. Pasé de ser un alumno de 6.5 ó 7, a un alumnos de 9.5'.

P: Las lesiones le dificultaron su progresión en el ámbito deportivo y empañaron su paso por el baloncesto americano. ¿Cómo recuerda esos dos años parado fruto de la rotura de ligamento cruzado y el proceso de recuperación que la misma requiere?

R: Muy duro. Ya venía de romperme el quinto metatarsiano del pie izquierdo tres veces en Barcelona y tardar en recuperarme un año y después vino el cruzado. Lo más duro fue que me lo rompí cuando me sentía mas en forma que nunca. Cuando se me dobló la rodilla ya sabía que algo no iba bien. El proceso de recuperación fue largo, diría que para volver a un estado "normal" tardé año y medio, pero lo bueno es que tuve muy buenos profesionales a mi lado y se me recuperó tan bien que nunca más me he vuelto a resentir de la rodilla.

P: ¿Qué le diría a todos esos jugadores de baloncesto, sobre todo jóvenes, que se lesionan y valoran la posibilidad de tirar la toalla?

R: Yo soy partidario de que si tienes la pasión por el baloncesto, aunque sufras una lesión grave, debes de recuperarte e intentar seguir. Pero yo, desafortunadamente, después de estar 3 años sin poder jugar y pasando momento duros, la pasión y las ganas se me desvanecieron y me empezaron a motivar otras cosas.

P: ¿Cómo se vive el deporte en general allí, en Estados Unidos, y en qué cree que se diferencia al de aquí, a la forma de practicarlo que se tiene en España?

R: La diferencia es abismal. En estados unidos, tanto en high school como en la universidad, todo se vive alrededor del deporte. Recuerdo que el primer partido que vi de la universidad me quedé impactado, no podía creer que hubiera casi la misma gente viendo un partido de basket de chavales de 20-21 años, que un partido de baloncesto de primera división de la liga española. 

Por otra parte, tienes a tu disposición acceso a todas las instalaciones las 24 horas del día y los últimos aparatos tecnológicos para estar continuamente mejorando. Hasta que aquí no implementemos algo así, nunca llegaremos a su nivel.

Foto: Toledo Rockets
Foto: Toledo Rockets

P: Una vez finalizado su paso por el baloncesto formativo de EEUU, decidió colgar las botas. ¿Qué motivó esa decisión? ¿Se le hizo duro tener que dejar una de sus pasiones por motivos ajenos a sus intereses?

R: El motivo fue, como he comentado antes, que perdí la pasión por el baloncesto. Tenía otros planes en la cabeza que me motivaban más que seguir jugando a basket. ¿Fue duro? Sí y no... Sí, porque le había dedicado mucho tiempo al baloncesto y había sacrificado cosas por ello. Y no, porque sabía que estaba haciendo lo que quería y me hacía feliz en ese momento y también valoré todo lo que me había dado el baloncesto, que había sido mucho.

P: En la actualidad, ¿sigue el baloncesto? ¿qué cree que va a ocurrir con la competición doméstica teniendo en cuenta todo lo relacionado con el COVID-19?

R: Pues, sinceramente, estoy completamente desconectado del baloncesto. Me voy enterando de cosas por algunos amigos que lo siguen, pero personalmente no estoy al día. En cuanto al COVID-19, esperemos que se resuelva pronto esta situación y se pueda volver a reanudar todo con normalidad.

P: ¿A qué se dedica hoy día y en qué considera que ha cambiado desde el momento en el que decidió dejar el baloncesto?

R: Ahora trabajo como Área Manager de una franquicia española. Creo que desde el momento que dejé el baloncesto o dejé de pensar tanto en él, se me abrió un poco mas la mente y vi mas allá. Se te abren nuevos proyectos y te involucras y aprendes cosas que a lo mejor si habría seguido jugando no hubiera podido hacer. Todo en esta vida es cuestión de prioridades y de buscar aquello que realmente te llena y te hace feliz. Muchas gracias por la entrevista y espero que sigáis teniendo mucho éxito. ¡Fuerte abrazo! 

Muchas gracias a ti, Ángel, por haber atendido a VAVEL España en tiempos de confinamiento y cuarentena total y absoluta. Te deseamos suerte en cada reto que afrontes en el futuro más cercano. 

VAVEL Logo