¿Tiene razones LeBron para molestarse?
LeBron James en un juego de esta temporada. Fuente: NBA

El pasado viernes, LeBron James salió a jugar contra los Denver Nuggets sabiendo que el premio al Jugador Más Valioso de la temporada regular (MVP) ya había sigo entregado, y él no había sido el ganador. Pero lo más llamativo del tema no es quién ganó, sino el cómo ganó. La NBA hizo públicas las cifras de las votaciones, así que se pudo saber que el jugador de 35 años apenas recibió 16 votos para ser el ganador del premio, de 101 votos posibles.

Esta fue la parte que el líder de Los Angeles Lakers ha afirmado que "me fastidió". No el qué, pero sí el cómo. Y es que, más allá de las opiniones personales y el favorito de cada persona para este galardón, a LeBron no le faltan razones para preguntarse qué pasa en estas votaciones. No tanto porque haya ganado Giannis, sino las contradicciones en los criterios de votación con respecto a años pasados.

2010-2011: Derrick Rose

Era el primer año del 'King' en los Miami Heat. En aquel momento, LeBron era el vigente defensor del MVP de la temporada regular, y lo había ganado por segunda temporada consecutiva. En 2011 estaba en busca de su primer anillo, pero también de su tercer galardón consecutivo, que lo revalidara como el mejor de la liga. Este año no lo ganaría, pero sí los 2 posteriores, por lo que, de haber sido elegido como el MVP en esta temporada, LeBron James se hubiese convertido en el jugador con más MVPs consecutivos (5) en la historia de la NBA.

Por otra parte, estaba Derrick Rose. Un muy joven base que cargaba en sus espaldas a unos Chicago Bulls que no veían la luz desde la época de Michael Jordan. Entonces ese año los Chicago Bulls fueron líderes de su conferencia, con 4 victorias más que el Heat de LeBron. Una pequeña distancia, pero distancia al fin.

En cuanto a estadísticas individuales, LeBron llevaba la delantera. Nuevamente una pequeña distancia, pero distancia al fin. El jugador con ahora 35 años era superior en puntos por partido (26.7 contra 25.0), porcentaje de acierto en tiros de campo (51% contra 45%), rebotes por partido (7.5 contra 4.1), robos por partido (1.6 contra 1.0), dobles dobles (31 contra 23), triples dobles (4 contra 1) y +/- (7.8 contra 6.2). Mientras tanto, Rose llevaba la delantera en cuanto a porcentaje de acierto desde el tiro libre (86% contra 76%) y asistencias por partido (7.7 contra 7.0).

Aquel año los encargados de votar al Jugador Más Valioso, se inclinaron hacia el lado del base de los Bulls. La decisión en gran parte se sustentó por el lado de la narrativa: ganando el premio, Rose se convertía en el MVP más joven de la historia, era el gran ídolo de Chicago desde Michael Jordan y en sí la historia de un joven batallando de cara a cara contra el jugador más dominante, era suficiente para que el populismo estuviese de su lado. Y es que es completamente entendible. La NBA se ha caracterizado siempre por vivir de contar o crear historias magníficas alrededor de sus integrantes. Sin embargo, estos códigos se ponen en duda cuando en 2020 el elegido como MVP es Giannis Antetokounmpo, sobre LeBron James, ya que, poniendo ambas historias personales en perspectiva, la narrativa del segundo a día de hoy se puede considerar como más llamativa y cautivadora: a sus 35 años y 17° temporada en la liga sigue dominando, con uno de los mejores físicos de la NBA (sino el mejor), además de llevar a unos Lakers a ser el mejor equipo de la Conferencia Oeste (la Conferencia más competitiva de la liga) en el mismo año en que fallece Kobe Bryant.

2012-2013: Marc Gasol

Tan impactante es este caso, que el mismo LeBron James lo sacó a la luz ayer durante la rueda de prensa. Esta temporada Antetokounmpo se convirtió en el tercer jugador de la historia en ganar el MVP (jugador más valioso) y el DPOY (jugador defensivo del año) en una misma temporada, y la realidad es que, aunque había otros jugadores que podían ganar dichos premios, el griego hizo méritos suficientes para conseguirlo.

Pero nuevamente es curioso, porque el 3 veces campeón de la NBA también pudo haber presumido de dicho logro. En la 2012/13, LeBron se llevó con autoridad el premio al MVP y también tenía muchas chances de llevarse a casa el DPOY. Sin embargo, volverían a haber unas votaciones (como mínimo) polémicas.

El elegido por los votantes para ganar el premio al Jugador Defensivo del Año terminaría siendo Marc Gasol, a pesar de que LeBron dominaría nuevamente casi todos los parámetros de medición: más rebotes defensivos por partido (6.8 contra 5.5), más robos (1.7 contra 1.0), menos faltas personales por partido (1.4 contra 3.2) y mejor +/- (9.5 contra 5.4). El único registro en el que dominaba el español era en bloqueos (1.7 contra 0.9).

Y la polémica no acabaría aquí. Aunque Gasol fue escogido como DPOY, el pivot catalán no fue incluido en el Primer Equipo Defensivo del Año, lista en la que LeBron sí estuvo.

Para concluir, cada persona tendrá su opinión y jugadores favoritos, lo cual es totalmente respetable. Cada quien podrá estar de acuerdo o no con el pensamiento y declaraciones de LeBron James sobre su baja cantidad de votos por el MVP, pero lo que es innegable es que este caso merece al menos un poco de atención y análisis. Desde hace años los jugadores de la NBA se quejan por el proceso de votación de los premios, por lo que no se puede descartar un cambio de sistema pronto, y la verdad es que es muy necesario.

VAVEL Logo