El Madrid supera todos los obstáculos y gana al CSK
@ChusMateo

No pudo haber mostrado más coraje el Real Madrid. Si una cosa tiene el equipo de la capital es garra, y ya se sabe lo que pasa con los animales salvajes, que cuanto más se les ataca, más salta, y el equipo español lo ha hecho coronando una de las victorias más épicas de la Euroliga, no tanto por el partido en sí, sino por todas las circunstancias que lo rodeaban.

Un total de seis jugadores disponibles tenía el Real Madrid para medirse contra el CSK de Moscú. Un brote por coronavirus del que no se ha escapado casi nadie ha provocado que la situación se lleve al límite, pues ni Pablo Laso ha conseguido evitarlo, con Chus Mateo al frente del equipo.

A perro flaco todo son pulgas, y a brote de covid todo son infectados. Esto debía pensar el pobre Chus cuando Hanga, a pocas horas del partido, era el octavo jugador de la plantilla en caer, que se sumaban a los tres lesionados (Alocén, Abalde y Thompkins) y obligaban el técnico a elaborar una convocatoria más que de circunstancias, con Vukcevic, Rudy Tocado y tres júniors.

Eddy Tavares quiso la victoria

Fue Eddy Tavares quien más quiso la victoria de los diez jugadores que pisaron la cancha en el pitido inicial, y fue el africano quien la obtuvo. Simbolizó a todo un madridismo que creía en la victoria y terminó el encuentro con 15 puntos, 10 rebotes, 4 tapones y un 28 de valoración. No estuvo solo, y es que todo el equipo arrimó el hombro, sobre todo un Williams-Goss muy acertado, un Llul más inteligente que nunca y un Rudy al que parece darle igual con quien se tenga que pelear un rebote o una defensa.

@RMBaloncesto
@RMBaloncesto

No se equivocó Chus Mateo con los tres júniors a los que decidió subir, y es que Sediq Garuba hizo gala de una intensidad defensiva que por momentos volvió locos a los atacantes rusos, mientras que el esloveno Klavzar se dedicó a lo que mejor parece que se le da, tirar y encestar, con 10 puntos en 5 tiros muy valiosos.

71-65. Este es el resultado que se le tardará unos cuantos meses en olvidar a todos los que estuvieron en el Wizink Center para ver al Real Madrid coronarse una vez más, esta sin título, como uno de los grandes de Europa. Hizo gala de la casta y el coraje, y no solo se presentó a un partido “perdido”, sino que encima tuvo el valor de ganarlo, mientras Dimitris Itoudis cabreado no daba crédito a lo que veían sus ojos. Ya se sabe, nunca puedes dar por muerto al Real Madrid, porque parece especialista en revivirse a sí mismo.

VAVEL Logo